ALFONSO REYES @futbolgrafo

LA ELECTRICIDAD EN EL HOGAR SE DISPARA

En una noche desapacible y llegando el encuentro en una escalada de mensajes cruzados entre los distintos actores de una venta que -por fin- parece llegar a su último capítulo…, La Romareda continuó con sus protestas en el minuto 32 y supo distinguir qué se estaba dirimiendo sobre el terreno de juego: acercarse a una salvación ya casi definitiva y ganarse el derecho a soñar con una sexta plaza al final de la temporada. En eso estamos gracias a una victoria inolvidable, envuelta en un carrusel de sucesos y emociones durante la primera mitad, que electrificó la grada y recuperó el ambiente de cuando se sabe que el Real Zaragoza puede estar para más de lo que se suponía.

El Real Zaragoza, como se apuntó en LEONSEPIA a lo largo de la semana, fue capaz de reducir a un Sadiq monstruoso a través de ayudas y permutas constantes. Cada vez que el nigeriano entraba en acción, un ejercito perfectamente coordinado de rivales le rodeaban y contenían su decisiva influencia en el juego. Una vez más, hay que detenerse ante un imponente Francés. El canterano volvía después de su partido de sanción en Gijón y lideró, casi siempre por anticipación, las maniobras defensivas del conjunto aragonés. En esta FUTBOLGRAFÍA no anticipa, pero sirva para simbolizar el peso en la resistencia de su equipo que representa un central ya de primerísima categoría.

Fue un encuentro de muchos nombres propios y de un primer protagonista excluyente: el VAR. Protagonizó casi la mitad de los primeros 12 y arrancó con esta primera consulta, para contrastar si la posición de fuera de juego de Sadiq, sancionada en directo por el asistante, lo era o no. La repetición confirmó que Chavarría habilitaba al nigeriano, aunque pareció valorarse menos -por no recomendar al colegiado ir a revisarlo al monitor- si Cristian tocaba más balón que delantero en su desesperada y casi salvadora salida.

Francés, Lluís y Francho se dieron a la celebración y al agradecimiento con Cristian, después de que el rosarino le negara dos veces a Sousa: en el propio lanzamiento de penalti y en el rechace del mismo. Seguramente, la euforia por el momento se desató demasiado rápido, porque se dio por hecho que el despeje lateral de Lluis López había salido fuera de banda. Pero Narváez entendió que ese balón no debía salir, la recuperó un futbolista del Almería y el centro encontró desordenada a toda la defensa del Real Zaragoza.

La pelota desfiló paralela a la línea de gol, tras ser mínimamente rozada por Sousa, hasta que Sadiq la encontró y remató con sus interminables piernas. Decíamos que la imprudente decisión de Narváez sorprendió a la línea defensiva, pero esta captura demuestra cómo la intensidad y concentración fue masiva hasta que la pelota entró, agónica, en la portería local.

Si agónica resultó la acción del gol del Almería, no lo fueron menos los minutos siguientes. El colegiado se resistió a autorizar el saque de centro, porque desde la sala del VAR, presuntamente, estaban confirmando si el balón ya había salido antes del esfuerzo contraproducente de Narváez... Cuando aquello quedó descartado, saltó una gran sospresa: Sousa rozó el balón, adelantado por milímetros, y el tanto andaluz quedó finalmente anulado por fuera de juego. Dos minutos más tarde, Francho anotó el primero, con la colaboración inexplicable del portero Fernando; pero el primer estruendo, como si de un gol a favor se tratase -quizá porque lo fue-, se vivió con la anulación del golpe bajo de Sadiq.

Sadiq apenas anduvo suelto durante el encuentro. Quizá esta cabalgada por banda izquierda, tras hacerse con la pelota justo delante del banquillo del Real Zaragoza, fue de los pocos instantes en los que el nigeriano pudo respirar algo de aire limpio a su alrededor. JIM pareció salir al corte, como si de un quinto defensa se tratara, para evitar su progreso. Por suerte no lo hizo, ni tampoco terminó siendo necesario.

Sousa fue una pesadilla habitual para la defensa del Real Zaragoza. En esta FUTBOLGRAFÍA se dispone a picar la pelota ante Cristian, para terminar encontrando el travesaño. El poder de la imagen se concentra en la mirada desesperada de Francho, en uno de los pocos momentos en los que fue superado. El canterano, de quien no se habla demasiado y puede ser el único mediocentro -supuestamente- defensivo que recibe más patadas de las que da, volvió a firmar un partido completísimo y se reafirma como una piedra angular del equipo. Grau también estuvo soberbio y su mezcla resultó mucho más influyente de lo que el muy bien recibido Eguaras fue capaz de transcender en el juego del Almería.

Narváez ha vuelto. Ya hace varios partidos que da una sensación mucho más saludable, en lo físico y en lo mental. Dejando atrás los distintos problemas que han azotado su cuerpo casi desde el inicio de esta temporada, ya no se preocupa por desafiar a los árbitros ni por encararse con los rivales. Aquí el colombiano se lamenta por un mano a mano errado por muy poco ante Fernando, tras una muy brillante acción ofensiva con Akieme. Quizá fue sustituido antes de tiempo, pero La Romareda supo reconocerle con una merecida ovación. Y él devolvió ese afecto con aplausos a la afición.

Iván ya fue ovacionado en su entrada al campo por Eugeni. La Romareda quiso agradecerle su heroico gol final en Gijón. Y lo que comenzó como un romance terminó en petición de boda, con toda una grada volviendo a corear el nombre de uno de sus futbolistas. Rendida ante el magnetismo de un nuevo héroe, que quizá no tenga todavía los mejores pies posibles, pero que cuenta con un corazón descomunal, capaz de recuperarse al instante de un mano a mano fallido ante el portero para -en ese siguiente córner- mandar a guardar un balón sin dueño en el área pequeña. Gloria y reconocimiento al 31. Ojalá sólo le queden una quincena de partidos para lucir el 9 que se está ganando con sudor y sonrisas.

2 comentarios en “LA ELECTRICIDAD EN EL HOGAR SE DISPARA”

  1. Gustan las noches de La Romareda. Hasta las fotos me gustan más.
    No es lo mismo en segunda, pero en este caso se pareció mucho a antaño.
    Además con fresco, cierzo, de ese que te jode.
    La Romareda de siempre.
    Habrá que levantar un estadio nuevo del siglo XXI.
    Pero mientras tanto… Bendita sea.

  2. Manuel Esteban López Lapuente

    Fabulosa selección de imágenes y emociones en una fría noche caldeada por una afición que nunca se rinde.
    Un equipo con «pitera» y un JIM que, como demuestra tu fotografía, «estaba encima», a punto de marcarse un Enrique Martín que, como bien comentas, no fue necesario.
    La suerte… que se mire bien en la sala del VAR, se le diga al árbitro y éste lo tenga en cuenta, bien en confianza de sus compañeros, o bien confirmándolo o no tras comprobarlo en la pantalla, es justicia. Aunque no está de más su colaboración en «los detalles» para que el resultado del partido nos acabe siendo favorable.
    Por tu posición, vistas las fotos, no era factible que hubieras podido captar el efecto que coje el balón tras el golpeo, que pareció defectuoso, de Francho, que provoca el error del portero al confiarse esperando un balón flojo y sencillo, y no asegurarse agarrándolo con ambos brazos y llevándolo contra el pecho para «matar» el efecto. Por televisión se pudo ver la rotación del balón y la cara de sorpresa de Fernando cuando el balón se le resbala y bota con efecto hacia dentro… pero seguro que es cosa mía y fue un «churro» como dice todo el mundo (que lo vio en el campo).

    Más zanahorias que palos. Casi todo el partido hubo más aciertos que errores (que siempre los hay), y ese ánimo para quien se esfuerza, se va recuperando y/o va mejorando sus prestaciones (en unos casos se esperaba y deseaba y en otros está siendo una grata sorpresa)… tal vez por eso están llegando los resultados, porque junto al esfuerzo individual está destacando el colectivo, con el refuerzo anímico de los resultados: esfuerzo con premio, y más justicia en el balance con la fortuna. También el JIM del sábado (haciendo cambios de posición, sustituciones en tiempo y forma según que se necesitaba (bien para contrarrestar o bien para anticipar y sorprender) es el que es capaz de maximizar la plantilla de la que dispone y dando uso a canteranos de rendimiento inmediato (quién tiene opción de demostrarlo), que podrían ser más si el culpable o culpables de que Azón y Francho no tengan desde enero dorsal inferior al 25 hubieran querido poner remedio a disponer de algo más de límite salarial (¡será porque no tienen empresas que publicitar cumpliendo las normativas!).

    Volviendo al partido y a tus fotografías… la de Francés aguantando a Sadiq (que si fuera «churro va» y sin ánimo de ofender, diría que se tira «a peso mierda», buscando ventaja en su diferencia de peso y poderío físico mermar las facultades de anticipación y recuperación de «nuestro baluarte defensivo» (aunque bien se vio, y dejas retratado para quien o no vio el partido o tiene más vista por «el ojo que o ve», que la defensa fue «coral», solidaria y de achique de espacios por ocupación de los mismos, buscando entorpecer el avance almeriense, recuperar y salir a la contra, despejar lo más lejos posible cuando no se podía jugar el balón, y ganar los rechaces… sin olvidar la vuelta del mejor Cristian con un superpoder añadido de «maripostes» (que así apodaban a Valencia en el Athletic cuando las que no paraba iban a los palos en un elevado porcentaje de ocasiones) y que defender defendían TODOS.

    Las fotos de anticipaciones de Lluis López y de Francés, que sorprendían por sus rápidas acciones, habrán sido difíciles de sincronizar sin anticiparse a quien se anticipa (seguro que tienes más de media docena de intentos). Un partido con tanta intensidad (física y emocional)… la «montaña rusa» que dices, hace difícil mantenerse con calma para captar el momento preciso… por eso tu trabajo es tan valioso (para que pidas aumento).

Deja un comentario

Ir arriba