El Real Zaragoza busca perimetrar la depresión general con una sorpresa feliz en Miranda

Cómo estaremos -dicho con tanto respeto al rival como a quien aún encuentra motivación para seguir leyendo estos textos-, para que un posible triunfo del Real Zaragoza en Miranda se eleve a sorpresa en el titular de su previa… Mi admiración con quienes amanecen en esta profesión, algo desnortada desde hace tiempo, en esta travesía desértica y sin aparente final. Feliz, al menos.. Sospecho que lo hacen por apenas haber conocido otra realidad y ahí sólo puedo añadir mis más sentidas condolencias.

En realidad, puedo y debo añadir más. El recuerdo vivo de lo que casi siempre fuimos y la indesmayable esperanza en que lo seremos de nuevo. Pese a casi todo y pese a tantos. Y hacerlo, como podemos y debemos hacerlo todos -cada uno desde su lugar, sea cual sea-: aportando la visión y la reflexión más constructiva que posible. Porque hemos llegado a una esquina en la que nos reconstruimos -de nuevo- entre todos o quizá, no muy tarde, nos hayamos destruido para siempre.

Ocurre que ser constructivo no implica ser impuntual con la realidad o, al menos, con las sensaciones que ella transmite. Mucho menos permite agitarnos en una coctelera emocional, en la que despellejemos al equipo en cada crónica, con la bufanda bien apretada al entrecejo, porque supuestamente no hay nada que rescatar… Y a la vuelta de tres días, exijamos un triunfo inaplazable en la previa siguiente. Si se está tan mal, es muy difícil pasar tan rápido a estar medianamente bien. Incluso quienes no hemos cruzado ninguna depresión, debemos ser capaces de intuirlo.

Quizá no estemos tan comatosos, pero sí demostramos una tenebrosa incapacidad para ser competitivos más de 20 minutos por partido… ¡en nuestros mejores partidos! Desde ese punto, y habiendo estado siempre comprometido con las posibles mejoras en cada crónica, si queremos respetar el sentido común, sólo podemos entender que el resultado más improbable en Miranda -por supuesto, posible-, por mucha urgencia que exista, es el triunfo. Y más si, como parece, se van a proponer pocas más modificaciones que unos cuantos nombres. Nada mínimamente estructural.

Algo nos acerca. Se trata de un rival de mucha menos exuberancia futbolística que la que tenía la temporada pasada: ya sin talentos descollantes, como Merquelanz, Guridi, y con otras salidas notabilísimas, como las de Malsa y Marcos André. Los cuatro, hoy, en Primera. También perdura el recuerdo de su ex entrenador, claro: Iraola, ahora en el banquillo del Rayo. El Mirandés firma un muy buen inicio de temporada… fuera de casa. Como local, apenas ha sumado tres puntos (tres empates) en cuatro partidos. Ahí y, claro, en una sensible mejora de sus prestaciones, pasan las esperanzas renacentistas del Real Zaragoza.

La confusión que nos habita, donde cada partido es más un borrón que una cuenta nueva, sumado a lo endemoniado de un calendario que nos cita cada tres o cuatro días, vuelve a convertir el ejercicio del posible 11 inicial en el laberinto del Minotauro. Aprovechemos la expresión para forzar un juego de palabras y señalar la muy factible vuelta a la delantera titular del Toro uruguayo: Gabriel Fernández.

Poco más se intuye, acaso una novedosísima suplencia de Eguaras, precisamente en el jardín de Anduva, donde menos suelen abandonarle sus caprichosas musas. Quizá Atienza o Tejero, por este orden de probabilidades, se tomen un respiro ante la carga de partidos … y de los que vienen (Mallorca, Girona, Tenerife); y quizá también lo hagan Vuckic, Bermejo y Chavarría. El sistema no parece que vaya a cambiar, no vaya a ser. Ojalá sí lo haga la actual dinámica de resultados y el Real Zaragoza abrace en Miranda ese triunfo, algo sorprendente, que perimetre la actual zona de depresión general.

📷Alfonso Reyes

Posible 11 inicial

2 comentarios en “Jornada 9 Liga Smartbank. Mirandés – Real Zaragoza”

  1. Estimado 🐙:
    Ojala esa predicción de 11 titular esté errada. Espero que tanto Bermejo como Chavarria y Vuckic sean de la partida, y no por ser unos talentosos fueras de serie..sino por el miedo que da cualquier otra opción.Por cierto, que a Raí y Francho (que ojo, si lo veo por la calle no se quien es), ya les podia dar una oportunidad. Para perder con los que estamos perdiendo, perdemos apostantando por algo nuevo.
    Saludos.

    1. Javier Hernández Aguirán

      Ojala, Josevi!
      A nadie más que a mí le gustaría que el probable once incluyera un importante número de desaciertos
      Aporto el matiz de que nunca es el once, ni el dibujo, que yo pondría, sino el que intuyo que el entrenador puede sacar.
      Abrazo!

Deja un comentario

Ir arriba