El Real Zaragoza llega tarde a su confirmación y no le alcanza con la fe exhibida tras el descanso

📷Alfonso Reyes

El fútbol es un desafío incomparable para el cronista que no busca cobijo en el resultado. Si el Real Zaragoza opositó a la derrota durante casi todo el choque contra el Albacete, para celebrar un triunfo imprevisto en los minutos finales, ayer no canjeó con ningún punto una versión para la esperanza tras el descanso, al que llegó con dos navajazos del Málaga de muy mal pronóstico.

La tarde que se imaginaba de una cierta confirmación de un equipo capaz de emitir ciertas señales positivas, todavía muy intermitentes, pareció la prolongación del tramo final del domingo anterior; pero esta vez ante un rival que supo cómo incomodar y cómo dañar. El Málaga se protegía con tres centrales y lanzaba a la guerra a Chavarría, acompañado por los tambores de Rahmani y Quintana.

A los 25 minutos, Quintana madrugaba la espalda a Guitián y no encontraba la resistencia -antes milagrosa- de Cristian, para aprovechar una carrera al espacio de Chavarría con Atienza, que disparó todos los intermitentes de un central siempre sufriente cuando hay que correr hacia atrás. Fue el 0-2 y el aparente anuncio de que volvían aquellas insoportables noches de junio y julio. No fue para tanto, al contrario, aunque se acabase perdiendo.

Decimos que fue el 0-2, porque diez minutos antes el argentino Chavarría firmó una obra de arte colectiva, a la que el VAR estuvo revisando un rato al trasluz por un muy próximo fuera de juego. No lo fue por medio hombro. Hay goles que pueden intuir errores defensivos y aquí hubo muchos menos que en el de Quintana. No se aprecian, porque Rahmani controló de maravilla un excelente cambio de juego de Luis Muñoz, centró cómo desenfundaban los mejores en el oeste y Chavarría, el suyo, dio un frentazo de primeras, imparable e indefendible.

El nuestro, el lateral, no fue ni lateral ni centrocampista, como se dudaba en la previa. Baraja, en una decisión apenas entendible -una de las dos que tuvo de inicio- apostó por Nieto y Zanimacchia para una banda izquierda que, parece, siempre va a echar de menos el filo punzante del catalán. Cierto que sufrió en defensa contra Álvaro Jiménez la jornada pasada, y que Quintana podía ser un desafío inquietante, pero el Zaragoza se queda tuerto con él en el banquillo.. Salió en el 80, al menos, 35 minutos tarde.

La otra decisión de difícil digestión, siendo justos con el rendimiento de ambos en el último partido, fue insistir con la apuesta de Larra por banda derecha. El vasco continúa impreciso, inconexo, obtuso en casi cada decisión, desarmado si el rival espera y mezcla mucho peor con Tejero de lo que lo hace Bermejo. Bermejo y Vuckic salieron tras el descanso. El esloveno apenas trascendió, aunque cose el equipo con su hilo recio; mientras que Bermejo tuvo un impacto inmediato y sostenido.

Zanimacchia, acaso de lo más rescatable en una primera mitad para abrazar la depresión, fue uno de los dos sustituidos -el otro fue Larra-, con la única explicación razonable de querer desplazar a Narváez a banda izquierda y juntar así a los tres delanteros ante la situación desesperada del marcador. La injusticia con el italiano, tampoco deslumbrante pero sí una luz en la tiniebla, recuperó una buena versión de Narváez: al colombiano, sin ser un hombre de banda, le sienta bien arrancar e influir desde la zona izquierda. Cuanto más interviene en el juego, más crece en el partido.

Quizá un primer gol más temprano hubiese resultado el acelerador de una hipotética remontada o, cuanto menos, de un probable empate. El 1-2 no llegó hasta el minuto 80, cuando un Adrián mucho más entonado que hasta ahora, afilo su principal virtud para llegar al área pequeña y hacer lo que el buen pase -desde derecha, todo sea dicho- de Narváez pedía: empujarlo a gol. Nieto, Papu y, en la primera mitad, Zanimacchia avisaron sin concretar previamente.

El Zaragoza, a lomos de sus laterales, frescos los de Chavarría y ya cocinados los de Tejero, empujó con cierta intensidad e indudable fe en los minutos finales, aunque la gran ocasión, que permitiese celebrar el empate -porque hubiera sido un empate para celebrar y estar orgulloso de él- nunca llegó y el Málaga terminó llevándose un triunfo, que arrancó contundente y terminó apurado.

Jair ya iba a debutar en Leganés el jueves, por la lógica del reparto de esfuerzos y minutos, pero una buena actuación en su estreno podría actualizar su estado y convertirlo en el titular que todos esperábamos con su fichaje y que, su lesión muscular en pretemporada y un firme nivel de Guitián y Atienza hasta ahora, le han negado. Guitián parece el principal candidato a intercambiar roles con el imponente portugués.

Además de las anotaciones ya diseminadas a lo largo de la crónica (Chavarría debería rotar lo justo, Bermejo merece ser titular, Narváez mejora partiendo desde la izquierda, Zanimacchia sigue buscando y terminará encontrando), Baraja debe revisar con absoluta urgencia el plan para el doble pivote. Eguaras y Ros volvieron a demostrar ser una pareja de difícil convivencia y el Zaragoza se desangra por su doble dificultad para construir y contener.

Sería injusto señalarlos como el principio y final de todas nuestras imperfecciones actuales. No es así. Necesitamos escalones intermedios que permitan conectar líneas y no reducir la propuesta a un ida y vuelta, que casi siempre nos vuelve con más peligro de lo que empezamos yendo. Cuando vuelve, Ros no vive un momento de exuberancia física; y cuando vamos, Eguaras sigue lejos de su otrora finura en el pase. No nos sostienen las supuestas mejores piernas, ni la acordada mejor mente.

El ajuste que propone Baraja, por más que ayer dio un impulso inesperado a la zona, es siempre el mismo… El mediapunta llegador Adrián por Ros, para formar un doble pivote muy poco complementario con Eguaras. No parece la mejor solución ni, por supuesto, debería ser la única ofrecida hasta ahora. Quizá Buyla no sea del todo fiable en esa posición, tras su destemplada reacción en Alcorcón, mientras Zapater y Francho parecen muy poco y muy joven, respectivamente, para sujetar un edificio toda una temporada. Pero olvidemos todo el viaje y busquemos la mejor solución para la siguiente etapa.

Ver a Eguaras, e incluso a Adrián en pretemporada, como central zurdo para ayudar en la salida del balón provoca un derrame ocular. Si vamos a salir jugando así, tiene más sentido que pueda hacerlo el mediocentro posicional, que además quedaría encargado de las ayudas defensivas al intrépido Chavarría; mientras el organizador, más creativo, queda adelantado, como nexo escalonado hasta los atacantes y sus escuderos. Me parece.

En un pésimo inicio se nos derrumbó la ilusión de seguir sumándole puntos al proceso de construcción de nuestro juego y de nuestra identidad. Una lástima porque Leganés, donde habrá cuatro o cinco cambios en el once como mínimo, es un muy buen sitio para ir desahogado de puntos en la clasificación. No pudo ser, pero este Real Zaragoza de Baraja, al menos, demostró no estar todavía contaminado por las cicatrices y desilusiones del entorno. Demostraron creer en la remontada y en ellos. Y mientras lo hagan, los demás sólo podemos hacer lo mismo.

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Tejero, Atienza, Guitián, Nieto (Chavarría, 80); Eguaras, Javi Ros (Adrián González, 64) Larrazabal (Bermejo, 46), Zanimacchia (Vuckic, 46); Narváez y Gabriel Fernández (Papunashvili, 64).

Málaga: Soriano; Calero, Mejías, Juande, Escassi, Matos; Luis Muñoz (Lombán, 91), Ramón (Benkhemassa, 76); Rahmani (Jairo, 76); Caye Quintana (Jozabed, 91) y Pablo Chavarría (Cristian Rodríguez, 66).

Árbitro: Ortiz Arias (Comité Madrileño). Amonestó a Juande (33), Pablo Chavarría (61) y Tejero (94).

Goles: 0-1, min. 16: Chavarría. 0-2, min. 26: Caye Quintana. 1-2, min. 83: Adrián González.

Incidencias: Partido correspondiente a la sexta jornada de Liga, disputado en el estadio de La Romareda a puerta cerrada.

@Sepiahdez @Leonsepia

2 comentarios en “Jornada 6. Liga Smartbank. REAL ZARAGOZA 1 – MÁLAGA 2. El Real Zaragoza llega tarde a su confirmación y no le alcanza con la fe exhibida tras el descanso”

  1. Borja Duque García

    Lo de Eguaras en posición de central izquierdo para iniciar la jugada realmente daña la vista, es un sistema que aborrezco lo realice Eguaras o cualquier otro. Que recuerde no me gusta desde que Jiménez lo empleaba permanentemente con Apoño con resultado pésimo como ahora. O lo tienen muy claro o cada pérdida pilla al equipo descompensado.
    Ayer la defensa estuvo más exigida que otros día y se le vieron las costuras.
    Cristian no sé si entrará en las rotaciones pero quizá le vendría bien.
    La pareja de medios, ni crea ni roba. La creación mejoró bastante con Bermejo moviéndose entre líneas y dejando espacio a Tejero.
    Arriba creo que la pareja es Vuckic y Narváez. Toro puede ser útil pero de momento llegamos poco y es un delantero de área.
    Las próximas semanas con bastantes partidos son buen momento para ir viendo la medida de la plantilla y el entrenador.
    La falta de juego sólo se sostendrá con resultados pero es la primera derrota y tampoco hay que ser todavía catastrofistas.
    Abrazos

    1. Javier Hernández Aguirán

      Hola, Borja!
      Al centro del campo hay que darle una vuelta urgente y, seguramente, también al sistema. Necesitamos sostenernos mejor para, a partir de ahí, volver a impulsarnos. Bermejo y Chavarría están en un momento casi imprescindible. La necesidad de Narváez de aparecer desde más atrás y de Adrián de asomar por delante del doble pivote invita a renunciar a jugar con dos delanteros en paralelo arriba y escalonarnos mejor.
      Creo que Cristián ha perdido la magia con el confinamiento. Y estoy seguro de tres cosas: la recuperará, no habrá ascenso sin él y su nivel actual sólo sería un problema si estuviésemos jugando la Champions…
      Abrazos y a por el Lega!

Deja un comentario

Ir arriba