16.00h. Vamos y Movistar Liga

DIGA TREINTA Y TRES

El enfermo Real Zaragoza necesita ganar para salir de cuidados intensivos; mientras su parte minoritaria, muy preocupada por su herencia, no respeta este momento crítico y se empeña en hacer ruido en el pasillo

✍️ Javi Hernández (@SepiaHdez)

📷 Alfonso Reyes (@Futbolgrafo)

Yarza -con su inseparable Forcén- tendrá que explicar, si encuentra grandeza para ello y halla a quien se lo quiera preguntar, por qué cuando se sentía al volante de la venta en verano, con la temporada sin comenzar y con Spain Football Capital tratando de encontrar algo de suelto para aterrizar de su mano, decretó el silenzio stampa en su conglomerado mediático; y por qué desde hace tres semanas, quizá por sentir que el avance de Orlegi es casi imparable por el otro sector, rocían de gasolina el día a día de un Real Zaragoza, que palidece con el paso de las jornadas y que nos debería obligar -a todos, incluso a los que siguen presumiendo de lo que demuestran no ser- a priorizar las preocupaciones: centrándonos en una permanencia todavía más que lejana. Existe un ya indisimulado interés personalista, por parte de los citados accionistas minoritarios, en desviar atenciones y situar el corazón colectivo cerca del precipicio: que se venda ya, porque sólo si se vende ya… se venderá al fondo que nos interesa. El Zaragoza será lo que quiera su gente, se dice con orgullo cierto. Y, ahora más que nunca, el león necesita que su gente demuestre conocer la selva en la que vive: ocupándose de salvarlo de una probable muerte deportiva y, si protesta, que no apunte al aire: sólo así se podrá silenciar este insoportable y egoísta ruido en el pasillo de nuestros cuidados intensivos.

¿Eres abonado a leonsepia.com y no ves la previa completa? No olvides estar logueado en la web, con tu usuario y contraseña, para poder leerla. Si no lo eres, puedes abonarte AQUÍ.

Hablemos de fútbol, que buena falta nos hace. La toxicidad del entorno no se ha limitado al vergonzante serial de la venta, que será revisado en unas décadas como uno de los tramos más oscuros y perversos de la historia de este club; también se ha querido especular sobre quién podrá ser el sustituto de JIM, en caso de derrota ante el Las Palmas. De mañana hablaremos mañana, me decía un amigo de juventud cuando se nos amontonaba la madrugada en la barra de algún bar. Mientras todavía no hayamos jugado, habrá que creer que vamos a ganar. El poder de la mente es limitado, por más que nos digan, pero siempre estaremos más cerca de lograrlo si llegamos convencidos de que somos capaces. Ya lo hicimos en la primera vuelta, por cierto. Ojalá no tengamos que preocuparnos por la destitución de JIM de aquí a final de temporada, querrá decir que nos hemos salvado. Y salvarnos supondrá, con una probabilidad alta si no nos creemos la mitad de lo que nos cuentan, que pasaremos a manos de profesionales contrastados y vírgenes de cualquier esclavitud con los poderes de esta ciudad. Ganar, salvarse y vender. Y si hay que protestar, que sea a los apellidos que están demostrando a diario merecerlo.

Con Álvaro recuperado y Sabin habilitado, JIM recupera a todo su arsenal ofensivo, aunque el concepto podría llevar a la mueca de circunstancias a estas alturas, cuando se alcanza el segundo tercio del campeonato. Lo cierto es que esta plantilla, y aún más con su tan contestado  diseño tras el mercado de invierno, tiene bastante más gol del que sentimos y estamos ante la mejor de las ocasiones para demostrarlo. Baste un dato. Si el once intuido por el Juego del Sepia es cierto -sabemos que la tradición es que incluya un error, pero algún día será el del pleno…-, esperaría en el banquillo tu máximo goleador esta campaña -4-. El mismo que fue Pichichi de la categoría hace tres temporadas… Álvaro Giménez. Además de futbolistas de marcado carácter ofensivo, como Azón, Mesa, Vada, BermejoPuche. Los goles llegarán, con una frecuencia sensiblemente superior, en cuanto se descorche una nueva racha con el primero y cuando JIM desafíe a su naturaleza conservadora y ordene al equipo volver a posicionarse diez metros más adelante y a morder la salida de balón del rival.

EL JUEGO DEL SEPIA

El -ya no tan- nuevo diseño de la plantilla sí ofrece otras lagunas. No sobran los mediocentros e interiores -más aún con la inoportuna lesión de Zapater– para poder ensayar otros dibujos -un rombo, por ejemplo- y tener las posiciones dobladas. Y, especialmente, tras la inopinada salida de Clemente, apenas hay recursos en el centro de la defensa para sostener inconvenientes venideros -los tres centrales siguen apercibidos- y puntuales caídas de rendimiento. Jair, por ejemplo, de notable muy alto durante toda la primera vuelta, atraviesa un cierto valle que, por el bien de todos, no debería prolongarse.

El Juego del Sepia, además de la alineación, se aventura con un probable regreso al aproximado 442, que ya se empleó contra el Valladolid y en Ibiza, con Bermejo jugando a la altura del punta sin balón y retrasando ligeramente su posición cuando el Real Zaragoza atacaba. En esta ocasión, salvo sorpresa mayúscula y siempre que se abandone el 4141 de cabecera, sería Eugeni quien desempeñe ese rol y un recuperado Bermejo -tras confirmarse que no saldrá al fútbol chino- podría asomar en el once como centrocampista por derecha. Imaginamos que quien juegue por delante de Gámez debe tener un musculado compromiso defensivo, porque Viera y Jesé -los dos genios del rival- tienden a caer por ese sector para diseñar sus diabluras.

Desde este punto de vista y atendiendo también al espíritu algo contenido de JIM, parece improbable reunir de inicio a Sabin, Narváez y Giménez -o Azón-, con Eugeni cerca de todos. Narváez puede estar viviendo su mejor momento del año, si exceptuamos su buen septiembre, y Merino es titular fijo, por lo que se deduce que Álvaro -recuperado esta semana de unas ligeras molestias en el sóleo- podría arrancar como suplente. Francho y Petrovic completarán el medio y este dibujo propuesto, además de acercar a Valderrama donde los buenos marcan la diferencia, permitiría a Serrano centrarse en la vigilancia y cuidado de una zona, donde el conjunto canario acostumbra a herir de muerte a sus adversarios. El Las Palmas tiene menos sabor propio desde la llegada de García Pimienta, paradoja lingüística. El nuevo técnico le ha dado un mayor orden defensivo al equipo y su mayor duda se centra en si seguir confiando o relevar al portero Raúl Fernández, muy desafortunado la jornada pasada. Dos vigas maestras, como Raúl Navas -en defensa- y Loiodice -en el mediocampo- son baja por sanción. El Las Palmas llega obligado a ganar, para no perder el paso del playoff. Ojalá tuviéramos nosotros esa presión, pero hay que saber jugar con la propia y con la del rival. Hay que acabar el partido diciendo treinta y tres, pidiendo un alta temporal de cuidados intensivos y acordarnos de quienes han estado toda la semana gritando en el pasillo, sólo preocupados por su herencia, durante todo este momento tan crítico.

Revive los últimos directos de nuestro TWITCH

2 comentarios en “Jornada 28. Real Zaragoza- Las Palmas. DIGA TREINTA Y TRES”

Deja un comentario

Ir arriba