El Real Zaragoza sólo sabe perder, entra en coma profundo y su estado amenaza con ser irreversible

📷 Archivo Alfonso Reyes

Esta vez fue Jair, cayendo ridículamente de nalgas en un salto contra Zlatanovic, que debió tenerle como ganador y ni siquiera llegó a producirse. Ya quedó retratado con el juego de cintura de Darder en Cornellá y, aún más, cuando Isi agitó la segunda mitad del Rayo y cerca estuvo de anudarle las piernas. Qué importa. Si no fuese él, habría sido otro. Cuando sólo pierdes, no sabes hacer otra cosa. Da igual el rival y da igual el lugar. 

Eres capaz de hacerlo en el campo del peor equipo en casa de la competición, hasta el momento, pese a plantearle a semejante potencia una defensa de cinco durante una hora… Y también puedes completar tu obra no marcando ningún gol -ni estar cerca siquiera- al segundo conjunto más goleado del torneo. Ambos títulos los ostentaba el Castellón. La salvación ya está a cinco puntos: tres menos de los que hemos sido capaces de sumar en estas quince infaustas y vergonzantes jornadas. 

Confiemos en que la dirección deportiva ya sienta un cierto cosquilleo. Es gente calmada. Por suerte, la propiedad sigue trabajando con discreción y consenso para buscar la mejor solución…, aunque nunca podrán compartir la preocupación del zaragocismo por la trayectoria del equipo. Sólo un despreocupado es capaz de permitir y sostener un proyecto deportivo tan aberrante. Estaremos atentos al siguiente comunicado de profundidad adolescente, de todos modos.

No conozco un oficio más lejano a mi vocación que la de forense. Y no imagino a uno redactando la misma autopsia cada tres días. Sólo el compromiso con la confianza recibida por todos aquellos que habéis accedido a leer este párrafo, me impulsa a escribir una nueva crónica que desearía evitarme con todas mis fuerzas. Casi nada de lo que pueda escribir significa nada. Hace demasiado.

Al quinto partido, a la quinta derrota, habrá que empezar a mirar a Iván con la severidad que sus contradicciones merecen. Llegó con la prioridad de aumentar las llegadas del equipo al área, y se va a ir proponiendo 60 minutos con cinco defensas en casa del peor local de la Liga y limitando las llegadas al área a los balones que Francho, Zapater y Azón pudieran recuperar en la calamitosa salida de balón del rival durante el primer cuarto de hora.

Repetir la propuesta del domingo, con las únicas entradas de Narváez y Vigaray por Fernández y Tejero, resultó un despropósito previsible, por la inapelable razón de que la distancia entre el potencial del Castellón y el Espanyol se mide en años luz como unidad oficial. Cierto es que en Cornellá el Zaragoza se encontró cómodo y protegido por este sistema, porque ahí sabía que jugaría todo el partido al resto. Aquí había que proponer, apenas se tenía con qué, se fue erosionando la confianza, temblaron las piernas, nos caímos con la rabadilla por delante y vivimos un nuevo funeral, con todavía seis meses que malvivir.

El Real Zaragoza sería un equipo respetable en la categoría si los partidos durasen 20 minutos. Se ha convertido en una macabra costumbre acumular los mejores momentos en el tramo inicial, para no tardar en diluirse y terminar devorándonos a nosotros mismos. En este caso, nos avivaron de inicio las pérdidas acumuladas por un Castellón que también llegaba acosado y reducido por múltiples miedos: había sumado cuatro puntos de los últimos 30…

Apenas un tiro cruzado de Vigaray, magistralmente habilitado por Francho -de lo mejor, de nuevo- y mucha lucha intencionada de Azón, a quien se buscaba incluso en los numerosos córners obtenidos durante ese tramo. Cualquier inspección de trabajo nos sancionaría por darle tanta responsabilidad a todavía un menor de edad.

El Real Zaragoza actual parece poco más que Francho y Azón, dos chavales que suman 36 años entre los dos. Narváez apenas emite señales de vida, con fogonazos de dignidad y rebeldía, demasiado inconexos para tratarse de la figura de esta pintura abstracta. Hasta Chavarría, que parecía inagotable, pasó de puntillas por el duelo. Todo se gasta si se abusa de su uso.

Ahí Iván ha demostrado ser igual de irresponsable que Baraja. La realidad del calendario, y aún más el nuestro, obliga a rotar compulsivamente durante el primer trimestre, para escapar de lesiones y lograr otros beneficios colaterales: dotar de profundidad a la plantilla. Si no es brillante, que sea amplia, porque todos se sienten involucrados. Natxo González dejó escrito un manual sobre cómo hacerlo durante su primera vuelta en este banquillo. Lástima que ahora esté calzando alguna mesa que cojee.

Preferimos exprimir y dar bandazos. Que Atienza, Narváez, Eguaras, Chavarría, Francho, Guitián… jueguen hasta que se les salten los empastes, aunque atravesemos un vietnam de 19 partidos en tres meses. Y el resto que aparezca dos o tres partidos seguidos y luego estén semanas sin jugar. Un caso paradigmático es Buyla: titular aseado en los tres primeros partidos de Baraja e invisible hasta la media hora final de hoy. La naturaleza de la plantilla favorece que se socialicen los minutos y las oportunidades: casi nadie está para jugarlo todo y ni siquiera quienes puedan estar para no jugar nada, deben quedarse semanas sin hacerlo. En caso de entrenar con orejeras, te terminarás estrangulando solo.

En este sentido, incluso aunque el rival y el momento lo pidiera -obviamente, no era el caso-, carece de sentido insistir en jugar con tres centrales, porque todavía son los únicos tres que tienes sanos, y hacerlo apenas 72 horas después (75) de visitar al Espanyol. Yendo a lo fino, chirrió ver a Vigaray como carrilero y no a Tejero, mucho más punzante cuando se incorpora. La sucesión incesante de lesiones musculares han convertido al Vigaray actual en una versión muy reducida, casi irreconocible, de sí mismo.

Huérfanos de fútbol en el centro del campo, más allá del esforzado y criterioso Francho, quien firmó los mejores cheques al portador de la pálida noche zaragocista, Jamelli (Rubén Díez) y Mateu fueron imponiendo su talento, mientras emergía la rotunda y amenazante figura de Arturo por derecha. Zapater pareció no estar para dos esfuerzos en tan poco tiempo y Eguaras vive en estado de regresión y se acerca a la opacidad de su inicio de temporada.

Zanimacchia y Buyla entraron por Francés y Zapater a la hora para cambiarle el sistema al equipo. El Zaragoza pasó a un 4-1-4.1, con Azón por izquierda. Bermejo -ahora caído en cierta desgracia- tuvo que entrar casi de inmediato para corregir ese desajuste. No se sabe si lo hizo o si casi suponía uno mayor, porque Bermejo ha jugado su mejor fútbol esta temporada en banda derecha. Zanimacchia suele ser más adaptable al cambio de costado, aunque la mejor banda izquierda que podemos ensayar es Nieto de lateral y Chavarría por delante. Ahí Baraja tenía razón. No tuvo ninguna aceptando debilitarla con las inopinadas salidas de Clemente y Lasure, por decirlo todo.

Una autopsia más, el forense ha logrado llegar al decimoquinto párrafo. Sé que es un milagro que lo hayas hecho tú también, leyéndola… Si es así, te doy las gracias infinitas. Imagino que Iván cesará en su cargo en horas, quizá se produzca un acercamiento a Víctor, más como analgésico social que como convicción deportiva: y ahí veremos si Fernández le dice sí al Zaragoza. No descartemos alguna declaración pública de algún presunto responsable, podemos adelantar que no será desde la dirección general, y hasta puede darse alguna decisión de cierto calado. Nunca irá más allá de Lalo. Descarten más profundidad, sin ponerse nerviosos rápido y con la comunicada certeza de que se trabaja con discreción y unidad para encontrarle una solución -hace falta encontrar docena y media de soluciones…- a lo que va camino de ser la mayor vergüenza en la historia del deporte aragonés y una de las mayores de esta ciudad.

Castellón: Campos; Jaime, Delgado, Satrústegui, Víctor García; Arturo Molina (Gus Ledes, 92), Rubén Díez (Lapeña, 92), Señé, M. Mateu (Fidalgo, 78); Jordi (Zlatanovic, 66) y Cubillas (César Díaz, 78).

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Vigaray, Francés (Zanimacchia, 64), Jair, Guitián, Chavarría (Nieto, 87); Eguaras (Vuckic, 87), Zapater (Nick, 64), Francho; Narváez e Iván Azón (Bermejo, 72).

Árbitro: Ocón Arráiz (Riojano). Amonestó a Chavarría (26) y Vigaray (89).

Goles: 1-0, min. 84: César Díaz.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimosexta jornada de Liga, disputado en el estadio de Castalia, a puerta cerrada.

@Sepiahdez @Leonsepia

12 comentarios en “Jornada 16. Liga Smartbank. CASTELLÓN 1- REAL ZARAGOZA 0. El Real Zaragoza sólo sabe perder, entra en coma profundo y su estado amenaza con ser irreversible”

  1. Creo que la idea que a todos nos sobrevuela en estos momentos (muchos la verbalizan, otros no) es la de la desaparición de club por el descenso a 2B, que, salvo milagro, va a producirse.
    Yo soy de Huesca y lógicamente, no hay información de este tipo… pero vosotros que estáis ahí y algunos incluso tendréis contacto con gente de la entidad… se sabe si el club es viable ante lo que parece inevitable, o estamos abocados a desaparecer?

    1. Javier Hernández Aguirán

      Hola, Abel
      Hace años que intento tener el mejor contacto posible con gente de la entidad
      Supongo que la viabilidad rozará lo imposible en las manos actuales, porque requerirá de saber poder y querer.
      El Zaragoza ha sido tan grande que sigue resonando en muchísimos lugares, incluso al otro lado del Atlántico, y nunca se sabe quién puede acudir a un rescate inesperado
      Salvemos el presente, por ahora
      Abrazos
      PD: Ayer no llegamos ni a las dos ocasiones…

  2. Es curioso que de lo amargo de la situación para mi ha salido tu mejor crónica hasta ahora, enhorabuena y gracias. A los pasos que tu vaticinas seguirán los de la prensa «libre» que moverán el rebaño a su antojo hacia ribazos para que no puedan ver el verdadero culpable…. aunque muchos empiezan a ver peligrar sus «butacones de opinión» porque si se muere el equipo se les acaba el chollo. Lamentablemente la crítica por parte de esa prensa llega tarde, muy tarde. Un abrazo.

    1. Javier Hernández Aguirán

      Gracias, Luis!
      Me alegro mucho de que así te haya parecido.
      Ahora todo suena demasiado tarde y poco creíble. Se nos ha escapado la tortuga en la profesión, por desgracia
      Abrazo grande

  3. SERVANDO URCOLA LOPEZ

    Cuánto me gustaría poder disfrutar de tus atinadas y bien escritas crónicas en un ambiente normal y no en esta situación de desconcertante paranoia por culpa de unos gestores irresponsables e incompetentes (no sé que es peor).
    Desde luego, en esta caótica y vergonzante situación, lo mejor es la sufrida afición… y tus crónicas.

  4. Borja Duque García

    Partido difícil de mirar. Iván ha tenido la oportunidad que se le negó a Larraz por ejemplo y el resultado es tremendo. 5 de 5 dando igual el sistema, la alineación y el rival… Que pase el siguiente.
    A estas horas ya se han cepillado a Lalo. Más vale tarde que nunca y quizá con público en la grada hubieran caído antes Lalo y algún otro.
    Pasando página qué crees que habría que hacer? Quién pueden traer de entrenador? De director deportivo o secretario técnico?

    Un abrazo y ánimo a todos. Podemos estar histéricos (demasiado pronto según Lalo) pero no podemos dejarnos llevar hasta la desaparición cuando faltan 6 meses de competición.

    1. Javier Hernández Aguirán

      Hola, Borja!
      La entrada de César en el club, y de la persona de confianza que pueda incorporar, convierten a Pedro Herrera en el director deportivo oficioso y externo. Viniendo de donde venimos, creo que la mejoría será palpable. Qué sea suficiente y llegué a tiempo, ya es otra cosa
      En mi Real Zaragoza ideal, Pardeza sería director general y Diego Milito, director deportivo, pero hablo de dos planos muy improbables: que el futuro pueda volver a encontrarnos con ellos y, todavía más, que en algún momento pueda ser decisión mía. Si algún día lo es, contad con ellos. Con mi intento por reunirlos.
      Creo que llevamos tiempo formulando mal la pregunta… No es tanto quién puede venir,sino quién todavía puede querer venir. No estamos para elegir, ni para que nos parezca mal casi nadie. Porque, como hemos comprobado hoy, muy pocos van a querer venir
      Me parece que sólo puede resucitar nos un perfil de entrenador que sea, al mismo tiempo, desfibrilador y pararrayos. Ahí pensé en el Mono Burgos hace días -Alfonso puede daros fe-, aunque mi primera opción sería Javier Aguirre y Poyet completaría la terna. Jémez era meter amonal en lo que ya es una explosión, me costaba imaginar que funcionase. Después de la tercera derrota, fundamentalmente…
      En cuanto a entrenadores aragoneses que hace tiempo merecen una oportunidad,creo que en la pole está David Navarro.
      Un abrazo, Borja! Mucho ánimo también

  5. Miguel Domingo Tolon

    La verdad es que hasta hoy no he tenido ganas ni valor para leer tu crónica. Duele mucho ver así a nuestro equipo y los partidos parecen el día de la marmota.
    La única luz que leo y me gusta sería la vuelta de Javier Aguirre como entrenador, necesitamos un motivador. El año pasado casi salva a un Leganés desahuciado.
    Una buena noticia sería la marcha de Cuartero y la entrada de capital necesaria para sobrevivir y dar un golpe de timón. Esta directiva no está dispuesta a invertir de verdad se conforma con mantener al enfermo en la UCI vendiendo cada año al jugador más destacable.
    Lo único que pido es que dejen de arrastrar este escudo y peleen, estamos a tiempo de salvarnos y sentar los cimientos para un proyecto de verdad ilusionante.
    Me niego a creer que aquella tarde contra el Deportivo en un lejano febrero sea la última vez que pisemos nuestra querida Romareda.

    1. Javier Hernández Aguirán

      Hola, Miguel!
      Gracias por el valor y el esfuerzo
      Insisto en que no estamos para elegir y a quien venga, si termina viniendo alguien, habrá que recibirlo sin ninguna mueca de disgusto, por poco que nos estimule, porque está viniendo a intentar rescatarnos de alta mar. Desde que decidimos que nos gustaba poco Txetxu Rojo y le pedimos a Acuña que fallara un penalti, por no hablar de lo que ha venido después del azotado Solans, nos empezamos a devorar a nosotros mismos
      Aguirre hoy es un sueño, cómo lo son el 9% de entrenadores cuyo nombre podría ilusionar. También lo es Muñoz, aunque su zaragocismo (mucho menos inflamado por el periodismo) le haría venir sin poner condiciones. No se lo ofrecerán, me temo, porque no creo que Cuartero se atreva a hacerlo. Y olvidémonos de que Cuartero salga nunca del club, mientras continúe la propiedad actual. Su estrechísima amistad con Yarza hijo lo hace imposible
      Abrazos!

      1. Miguel Domingo Tolon

        Considero imprescindible para salir de esta crisis y volver algún día a ser el club que fuimos acabar con estos amiguismos y enchufes. No puedes tener un presidente y un director general sin méritos ni preparación para ocupar dichos cargos.
        Necesitamos gente preparada y que entienda que es el REAL ZARAGOZA.

        1. Javier Hernández Aguirán

          Hola, Miguel!
          El problema va más allá de cambiar la cúpula de un club, porque es una réplica casi exacta de lo que hoy es la cúpula de la ciudad… Y vamos a tener que remangarnos todos mucho más de lo que nunca lo hemos hecho para lograrlo
          Abrazo grande

Deja un comentario

Ir arriba