Baraja y su pensamiento circular dejarán en herencia un Zaragoza desorientado y malherido

📷Alfonso Reyes

Casi nadie aprende de las derrotas, dejemos de engañarnos. Somos seres de pensamiento circular. Nos instalamos en la primera idea que nos resulta seductora y pasamos el rato girando alrededor de la misma, secuestrados por la indudable creación de nuestro intelecto. Cuanto más se empeña la realidad en desautorizarla, más vueltas al ruedo le damos. Sabrá la realidad… 

Baraja, de apellido mentiroso y apenas capaz de repartir triunfos mínimos, debería estar a minutos de dejar de ser el entrenador de una plantilla muy mejorable, que él se ha ocupado de empeorar con su mezquindad y falta de vuelo táctico. Una plantilla, por más que lo intente, nunca será todo lo que puede ser si malvive encorsetada en la inflexibilidad propositiva de un técnico, cuya única ruta es la de la peonza: dar vueltas sobre sí mismo, hasta desfallecer y caer.

Estamos trabajando sobre una idea y no la vamos a cambiar, parece que dijo en la rueda de prensa previa al partido de anoche. Sólo porque no la he escuchado de su voz todavía, y no puedo asegurar que sea textual, no he titulado así esta crónica, que es más la de un velatorio que la de una derrota. Sería, en todo caso, un preciso epitafio de su catálogo costumbrista y reductor.

El partido, pese a jugarlo con esos colores excesivos, que obligan a ajustarle el brillo y el contraste al televisor, arrancó igual de bien que parecen hacerlo todos. Con un inicio gaseoso y estimulante, donde se generan varias ocasiones y todavía no se ha concretado ninguna. El Toro embistió sin bravura hacia la portería rival y Zanimacchia estrelló en la tibia de Wilson una meritoria anticipación tras asistencia de Bermejo.

El directo al mentón, que incluye el guion de cada partido, no tardó en llegar. El Tenerife, sabedor de que nuestro manual defensivo en los córners opta por situar a James sujetando el primer palo (lo defendería si tuviese una altura mínima para ello), propuso un centro que se peinara hacia el segundo, donde Sol amaneció a la espalda de Francés, cabeceó ganador y sólo la magia de Cristian pudo alargar unos segundos que el balón rebasara por completo la línea de gol.

Las googletecas (sic) indicarán que el Tenerife ganó con un gol en propia de Álvarez y será verdad sin ser del todo cierto… El meta argentino desafío a la física para ganarla de nuevo y negar un primer remate del delantero rival, que sólo podía ser gol o gol. La pelota quedó pegado a su espuela y, en la maniobra por incorporarse raudo, la tocó hacia su red leve e involuntariamente. El esfuerzo inmediato llegó algún centímetro después de que la esfera entrara por completo.

De no haberlo hecho, el VAR hubiera decretado penalti, y quién sabe si roja, de Francés, por patear la mejilla de Sol en su desesperado esfuerzo defensivo por negarle el remate. El chico descuidó la espalda y perdió la marca, pero poner un jugador defendiendo el primer poste inhabilita la protección del fuera de juego en una de las acciones defensivas más complejas para dar respuesta en un saque de esquina: un envío al primer pico del área que se peina al segundo palo. Si colocas a uno en el primero, has de poner a otro en el segundo. Primero de pizarra.

O se protege ese otro poste o se dedica a James a defender uno de los dos flancos habitualmente desprotegidos en el afamado laboratorio a balón parado de Baraja: un posible saque en corto o un hipotético rechace en la frontal. Lo cierto es que el nigeriano, en lo que a su fútbol respecta y después de una ilusionante irrupción en Miranda, va camino de completar su enésima decepción post Natxo.

Algo tiene que ver que sigamos viéndole capaz de jugar en el doble pivote, cuando es un futbolista de una sola versión: interior zurdo en línea de tres. Igual que Eguaras: pivote, con dos interiores escoltando sus vergüenzas defensivas, también en línea de tres. Por eso no se entiende, y lleva casi al insomnio, que Lalo apueste por un técnico cuyo innegociable 4-4.-2 conspira en contra de las dos grandes vedettes de la dirección deportiva: renovados, además, hasta 2023 y 2024, respectivamente. Otra cosa será que lleguemos si seguimos en las mismas manos. ¿En cuáles? En todas.

El campito de la previa de este partido trataba, como los demás, de meterse en la cabeza de Baraja -tarea que puede adelantarte la jubilación a la edad de un minero- y le ofrecía una solución ajustada a su ideario. James por izquierda, completando la línea de cuatro sin balón, para que se fuera al médio cuando el equipo lo tuviera, Francho ayudase a los centrales en la salida de tres y las bandas quedaran liberadas para Chavarría y Tejero: tus mejores -casi únicas- bazas ofensivas por fuera, pese a ser laterales.

El Frankenstein que diseñó a cambio fue para destituirlo al descanso, aunque él prefirió abroncar a los pocos jugadores que todavía aceptan escucharle, acaso más por profesionalidad que por convicción. Insistió en un doble pivote sin matices, juntando el valorable ocaso de Ros con la noche que no termina de James, y situó a Zanimacchia abierto como extremo izquierda, taponando, como orden consciente, las cabalgadas punzantes de Chavarría.

Este contenido es sólo para abonados. Abónate AQUÍ

Este contenido es sólo para abonados. Abónate AQUÍ

Este contenido es sólo para abonados. Abónate AQUÍ

Este contenido es sólo para abonados. Abónate AQUÍ

Tenerife: Ortolá; Moore, Wilson, Alberto, Álex Muñoz; Folch, Zarfino; Suso Santana (Jacobo, 62), Vada (Aitor Sanz, 62), Nono (Carlos Ruiz, 85); y Fran Sol (Jorge Padilla, 80).

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Tejero, Francés, Guitián, Chavarría; Igbekeme (Francho, 70), Javi Ros; Bermejo, Zanimacchia (Larrazabal, 46); Gabriel Fernández (Iván Azón, 46) y Narváez.

Árbitro: Muñiz Ruiz (Comité Gallego). Amonestó a Nono (25), Francés (43), Álex Muñoz (45), Vada (49), Folch (66)

Goles: 1-0, min. 14: Cristian Álvarez, en propia puerta.

Incidencias: Partido correspondiente a la undécima jornada de Liga, disputado en el estadio Heliodoro Rodríguez López, a puerta cerrada.

@Sepiahdez @Leonsepia

6 comentarios en “Jornada 11. Liga Smartbank. TENERIFE 1- REAL ZARAGOZA 0. Baraja y su pensamiento circular dejarán en herencia un Zaragoza desorientado y malherido”

  1. Julio José Esteban Ferrer

    Javier, yo creo que no puede seguir un minuto más por todo lo que has explicado, pero además yo creo que esta plantilla no es tan mala como parece, y cuando digo que no es tan mala es con el objetivo de salvarnos sin sufrir.

    1. Javier Hernández Aguirán

      Hola, Julio!!
      Muy de acuerdo contigo.
      Todos los palos aquí sujetan sus velas. Desde una propiedad más esforzada en que no haya otra que en procurar el máximo de los recursos para ascender por fin, hasta una dirección deportiva muy imprecisa en el diseño de la plantilla y no menos irresponsable en el capítulo final de salidas.
      Con todo, y atendiendo también a lo desfavorable de la pretemporada y del pesimismo ambiental heredado, a Baraja se le valora por su muy deficiente gestión de los recursos (por no muchos que sean) con los que cuenta. No encuentra la manera, se borra como voluntario a explorar nuevas vías, exprime hasta la lesión a varios de sus principales y va dejando cadáveres por el camino donde los recursos humanos no sobran.
      Nada profundo mejorará en este Zaragoza sólo con un cambio de entrenador, pero el actual entrenador no debe continuar un día más. Ojala su se acierte con el sustituto más de lo que se acostumbra.
      Abrazo grande

        1. Javier Hernández Aguirán

          Hola, Luis!
          El cóctel es complicado.
          Yo apostaría por Ramis, aunque llegaría con la falsa percepción de ser un técnico parecido a Baraja y sería otra resistencia que debería superar nada más llegar
          La opción de Víctor, más allá de lo urgente, serviría para airear direcciones deportivas y generales más pronto que tarde. Y quién sabe si alguna más, más tarde que pronto.
          Jémez es vivir con un cinturón de explosivos siempre puesto, pero quizá un electro-shock pueda salir bien en el estado cadavérico en el que nos hemos instalado
          Poyet también ha sonado y sería una opción estimulante, por carisma y determinación.
          Yo estaría entre Ramis y Poyet, entre las opciones que diría que podrían ser factibles, que tampoco son tantas
          Abrazo grande

  2. Buenos días, de este primer cuarto de liga se pueden rescatar tus excelentes crónicas y poco más. Acaso la aparición de Francho y el debut de Azón.
    Baraja se puede ir contento. Siendo un desastre de entrenador se va sin un pito de La Romareda. Habrá que seguirle la pista a ver si en su próxima aventura (si alguien lo contrata) es tan tozudo con el 1-4-4-2 como aquí.
    No sé quien vendrá pero da pánico si lo tiene que elegir el mismo que trajo a Alcaraz o Baraja. Y si el plan es recurrir a Víctor como entrenador e inmenso paraguas del club pues vale, pero entonces sobran Cuartero, Lalo, Barba y Lapetra como poco.
    Del resto que suenan pues ninguno me ilusiona salvo Poyet y más por su recuerdo de jugador que porque lo conozca como entrenador. Quizá ha llegado el momento de abandonar el habitual carrusel de entrenadores (seguro que tienen 30 ofrecimientos) y apostar por Emilio Larraz o por algún ex con la carrera en europa por hacer…

    Abrazos

Deja un comentario

Ir arriba