Narváez lleva al límite su espíritu solidario: rescata un empate milagroso y alimenta a Baraja

📷Alfonso Reyes

Narváez agarró por las solapas al futuro inmediato que ya se escribía, de destitución y crisis profunda, para rescatar, con dos cabezazos agónicos, un empate milagroso en el añadido de un partido cuya crónica resultó imposible adelantar. Llegó a su minuto 90 con 0-2 a favor del Girona y con Baraja eligiendo el ramo de flores para su funeral… No lo habrá, parece, por ahora. Démosle las gracias a Juanjo.

Llevándolo al delicado terreno de la poesía, y sin pretender frivolizar ni lo más mínimo con un detalle grandioso y con una realidad terrible, diremos que el colombiano le dio continuidad, en este epílogo increíble, a la campaña solidaria que activó durante la semana a través de las redes sociales, donde invitaba a que le contactaran privadamente quienes estuvieran pasando hambre y necesitaran comida, además de intentar implicar en la causa a otros deportistas. 

El Real Zaragoza y Baraja estaban cerca de desfallecer por inanición 458 minutos después de no llevarse ni un mísero gol a la boca. Y el cafetero, anoche único punta durante dos tercios del choque…, llegó justo a tiempo para evitar una nueva derrota de un equipo que, pese a terminar con una alegría que puede resultar revitalizante, cada vez da más síntomas de frustración y de impotencia.

Ahora que hemos pasado al cuarto párrafo y estamos en familia, reconoceremos que no sólo hubo solidaridad por parte de Narváez. Quizá el descuento pudo estar patrocinado por Cáritas directamente… El 1-2 se revisó por un posible fuera de juego posicional del Toro, que merodeó la trayectoria de la pelota e hizo por jugarla.

Dio una cierta impresión de misericordia el momento y pareció que si hubiese sido un gol que hubiera supuesto un empate -lo hizo, en diferido-, o en otro minuto anterior -la acción tuvo lugar en el 91-, quizá el árbitro habría ido a revisarlo al monitor y, quién sabe, puede que lo hubiera anulado. Porque el Toro estira la pierna para intentar desviar al otro palo el remate cruzado de Narváez.

Hubo una segunda acción, en el escaso margen de dos minutos que separó ambos goles, donde el colegiado mostró una desacostumbrada magnanimidad. Ni siquiera señaló con falta un atropello a Bárcenas de Guitián, ya con amarilla y muy superado físicamente por el duelo desde hacía rato. Quizá tomó esa decisión por no tenerle que expulsar, porque se entendía que el encuentro ya languidecía y que bastante agonía llevamos ya encima.

No se señaló la infracción, Guitián zafó, la acción continuó y, unos segundos más tarde, Narváez conectó un frentazo imperial a un centro desde la banda izquierda, que resultó todo un enigma para Bernardo y Juan Carlos. Ambos se pasaron el domingo por la tarde resistiendo ataques en Almería y salvando ahí un empate a cero heroico, por lograrlo hasta con tres jugadores menos.

De ese conmovedor ejercicio de resistencia pasaron, en apenas tres días, a que el segundo Real Zaragoza de mayor sequía goleadora de su historia -458 minutos entre el tanto de Adrián al Málaga y el primero de anoche de Narváez- fuese capaz de empatarles un 0-2 en poco más de dos minutos. El fútbol es siempre un enigma y, pese a tantos pesares, todavía es capaz de firmar epílogos tan fantásticos.

Mucha más fatalidad que fantasía tuvo el conjunto aragonés durante los 90 minutos anteriores. El partido arrancó para internarlo en un centro de salud mental. Zanimacchia, solo ante el portero en el primer minuto, Atienza se rompe el aductor derecho a los cinco, Aday Benítez se marca un Toro en Anduva casi a continuación, Bermejo astilla la cruceta…

Los golpes parecían intercambiarse, al mismo ritmo que los resbalones y las imprecisiones, hasta que Sylla dio uno de verdad. De físico rotundo, atacó, a la espalda de Francés y sin la menor oposición de Guitián, un centro con toda la ventaja desde banda izquierda, para adelantar al Girona y volver a proyectar la película de terror de siempre en este detestable cine sin público.

El Girona vino con poco, incluso tuvo que improvisar a un chico del filial en el doble pivote, y sólo disponía de dos futbolistas del primer equipo en el banquillo. Pero lo que trajo fue suficiente para atisbar la diferencia de calidad física, técnica y táctica entre un muy probable candidato al ascenso y un opositor a hacerse el menos daño posible de aquí a junio.

Baraja siguió tensando las fibras de los cinco o seis de siempre y le tocó a Atienza la bala en esta anunciada ruleta rusa, que todavía puede salpicar en Tenerife a Tejero y Guitián -ahora, verdaderamente, porque ya no hay más-, Chavarría, Narváez y Bermejo. Ojalá sigan zafando y lleguen sanos a una semana completa para entrenar y recuperarse de tanto, y tan poco gestionado, sobresfuerzo.

El todavía técnico del Real Zaragoza, felizmente salvado por Narváez sobre la bocina, tomó la poco ortodoxa decisión inicial de quitarle un delantero a un conjunto que completaba cuatro partidos completos sin marcar un gol… Y aunque se rozó en dos o tres ocasiones más que claras -la cuarta ya fue con el Toro en el campo mediada la segunda parte-, el movimiento no pareció un acierto, sobre todo porque Narváez no es un nueve y sería más si jugase de enlace junto a Bermejo, como ayer hizo Zanimacchia.

Narváez terminó siendo el héroe incontestable, pero fue Bermejo quien lideró la rebeldía de un equipo en construcción, de fútbol y de liderazgos internos. Anótese una variante táctica en ataque: el Zaragoza de ayer propuso un 3-4-2-1 con balón, con Nieto de tercer central, Tejero y Chavarría a la altura del doble pivote y un gaseoso Zanimacchia, junto a Bermejo, para conectar con el colombiano.

James decepcionó gravemente; Francho creció con el partido, pero rindió a menor nivel que en su estreno -parece soltarse más junto a Ros-; Francés demostró que estaba para rotar con garantías a los titulares en partidos anteriores, previniendo así rendiciones musculares, y Guitián da síntomas de agotamiento. No se entiende la renuncia a Vuckic -ayer, ni con 0-2 abajo se agotaron con él los cinco cambios-, ni tampoco que Eguaras haya pasado del exceso de jugarlo todo al defecto de no hacerlo ni un minuto. Seguirá el 4-4-2 sin balón mientras continúe Baraja y eso, pese a este milagro feliz, le condena a un final temprano, porque este equipo sólo aspirará a ganar cuando proponga tres centrocampistas centrales.

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Tejero, Atienza (Francés, 5), Guitián, Nieto; Francho, Igbekeme (Javi Ros, 58); Bermejo (Larrazabal, 85), Zanimacchia (Gabriel Fernández, 58), Bermejo, Chavarría; y Narváez

Girona: Juan Carlos; Calavera, Bernardo, Bueno, Luna; Gumbau (Monjonell, 82), Terrats (Pau Víctor, 87); Bárcenas, Aday (Valery); Bustos (Pablo Moreno, 69) y Sylla (Sánchez, 87).

Árbitro: Hernández Maeso (Comité Extremeño). Amonestó a Gumbau (46).

Goles: 0-1, min. 27: Sylla. 0-2, min. 53: Valery. 1-2, min. 91: Narváez. 2-2, min. 93: Narváez.

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada de Liga, aplazada con motivo del final tardío de la anterior temporada por parte de Real Zaragoza y Girona. El encuentro se  disputó en el estadio de La Romareda, a puerta cerrada.

@Sepiahdez @Leonsepia

6 comentarios en “Jornada 1 (Aplazado). Liga Smartbank. REAL ZARAGOZA 2- GIRONA 2. Narváez lleva al límite su espíritu solidario: rescata un empate milagroso y alimenta a Baraja”

  1. No he podido ver el partido por motivos laborales pero con la lesión de Atienza y teniendo en cuenta que Guitian y Tejero lo están jugando todo, ¿Quién crees que puede subir al primer equipo a echar una mano? ¿Hernández? ¿Álvaro? ¿Borge?. P.D. ¿Que pecado cometió Raí para no merecer ningún minuto en todos estos partidos?. Un saludo.

    1. Javier Hernández Aguirán

      Hola, Sergio!
      Mi pluriempleo diario me hace imposible ensayar una radiografía consistente de la realidad de los valores del filial. Imagino que Borge y Hernández podrían entrar en la siguiente convocatoria, sí. Francés demostró ayer, como lo está haciendo Francho (especialmente contra el Mallorca) que están para ser tenidos en cuenta, al menos, como suplentes de garantías y para evitar que un puñado de futbolistas se vean sometidos al irresponsable y titánico esfuerzo de tener que completar siete partidos en 21 días. Ojalá los músculos de Tejero, Chavarría, Bermejo, Narváez y Guitián resistan el domingo en Tenerife, porque todo indica a que se les seguirá exprimiendo.
      Quizá el pecado de Raí haya sido tener andares de gran futbolista en septiembre, mientras se recuperaba de una leve lesión, porque ahí se dijo que había convencido a Baraja y por eso se dio de baja a Kagawa, en un movimiento para los anales de la dirección deportiva… Como Francho y Francés, quizá no le dé todavía para ser un titular consistente, pero sí para ser un recurso a considerar. Si empezásemos a jugar con el 4-3-2-1, que aquí se comparte, podría ser un revulsivo por detrás del punta en los tramos finales.
      Abrazo

  2. Si no fuera nuestro equipo y hubiéramos llevado otra camiseta , no crees que diríamos que dinos un claro candidato a luchar por no descender ? El mejor mediocentro sigue siendo Eguaras … y ya vemos como está …
    Lo mejor de todo el equipo es Chavarria, el próximo Guti…

    1. Javier Hernández Aguirán

      Hola, Luis!
      Si te fijas, la crónica incluye ese comentario. Quizá de un modo más literario («opositores a hacerse el menos daño posible de aquí a junio»), pero dice justo eso. Para mí, quien mejor está y quien entiende cada pelota como una oportunidad de ponerle rebeldía a la situación, todavía más que Chavarría, es Bermejo. Pero estoy contigo en que Chavarría es de los que mejor está desde que arrancó la temporada y que, en la lógica funcional de esta propiedad ya no tan nueva, será venderlos en verano al primero que junte dos monedas y llame a la puerta.
      El problema de Eguaras es que durante más de una temporada (con apenas alguna excepción, como Miranda o la vuelta de la promoción contra el Elche) ha parecido insustituible pese a que su fútbol estuviese a años luz de su leyenda. Su arranque de esta campaña ha sido dantesco: siendo su espalda una mina para los rivales y errando pases que daría bien casi cualquiera. Hacía meses que su fútbol pedía banquillo, pero las cosas no suelen funcionar pasando de cien a cero de un día para otro. Es probable que, tanto ayer como contra el Mallorca, debiera haber entrado en los minutos finales.
      Más allá de los nombres que, por supuesto, deben ser analizados, el equipo pide a gritos juntas a tres centrocampistas centrales: no para pelear el ascenso, no parece que vayamos a estar para eso en ningún caso, y sí para dejar de ser candidatos a luchar por no descender. Pero los banquillos profesionales están llenos de entrenadores que se pasan el rato dándole vueltas a una única idea.
      Abrazos

  3. Creo que la mayoría vemos la imperiosa necesidad de jugar con un trivote, aunque parece que la plantilla está confeccionada para un 4-4-2. El año pasado se jugó buenos partidos con James en izquierda y Soro en derecha y «dos delanteros». ¿Qué opción ves mas favorable a este equipo: 4-3-3 con un trivote, dos extremos y un delantero; 4-4-2 en rombo con Bermejo de enganche detras de los delanteros; el sistema actual de Baraja con Chavarría y Nieto en el doble lateral; o la opción que comentaba con James en la izquierda, ayudando al doble pivote, Chavarría en el lateral y Narváez cayendo a banda izquierda y por la derecha Bermejo (que no lo veo tan incisivo en defensa como lo era Soro)?
    Saludos 😊

    1. Javier Hernández Aguirán

      Hola, Eva!
      Te agradezco la pregunta tan de fútbol!!
      Yo no creo que esta plantilla esté diseñada para jugar un 4-4-2, por más que la has diseñado al mismo tiempo que contratas a un entrenador que sólo cree en esa manera de jugar. Y ahí es donde se provoca la disonancia que nos está hiriendo, partido tras partido
      No lo creo, porque hay un exceso de centrocampistas centrales, que podríamos optimizar mucho más si les damos tres plazas en el once y no solo dos. Y porque sólo tenemos dos centrocampistas específicos de banda (Larra y Chavarría) y uno es más lateral que otra cosa.
      A James, en concreto, el 4-4-2 le viene a contrapelo, porque ni es mediocentro en un doble pivote ni es banda izquierda en ese sistema. Me cuesta recordar partidos reseñables (en positivo) suyos la pasada temporada, más allá de un muy buen rendimiento en Miranda.
      Estamos ante la paradoja de que este sistema, muy del gusto de Baraja, es el que mejor le sentaba a la plantilla del año pasado de Víctor Fernández (con la cojera del centrocampista en banda izquierda que Burgui tampoco supo corregir, es cierto) y el sistema preferido por Víctor (4-5-1 sin balón y 4-3-2-1 con él) sería, a mi juicio, el que mejor le vendría a esta plantilla: dejando el carril a los laterales (Tejero y Chavarría) y situando a Narváez y a Bermejo (incluso a Adrián) como enlaces de un único punta.
      En esa semana final de salidas es donde nos estamos desangrando: terminaremos con un sistema de uno o dos medias puntas y renunciamos ridículamente a Kagawa; necesitamos laterales largos y prescindimos de Lasure, vamos a pasar dos o tres tramos de siete partidos en 21 días y pensamos que nuestro presunto cuarto central no va a tener minutos…
      En fin. Seguiremos en el intento. Porque sólo quien lo intenta, lo termina logrando
      Un saludo

Deja un comentario

Ir arriba