Pablo Díaz Stalla

REAL ZARAGOZA 98-04. CAMPEÓN Copas Del Rey 01, 04

TRES PUNTOS MÁS, UN PRESIDENTE MENOS

¿Eres abonado a leonsepia.com y no ves la columna de Pablo Díaz completa?
No olvides estar logueado en la web, con tu usuario y contraseña,
 para poder leerla. 

Recta final de una serie de suspense e intrigas

Desde la distancia geográfica y la proximidad afectiva, se aprecia una moda mediática más pendiente en anticipar la fecha del fin de la noticia que en compartir cuál es la situación completa de la misma, en sus dos vías aparentemente posibles. Así nos anunciaron la semana pasada la posible venta del Real Zaragoza al final de la misma, luego que sería durante el fin de semana, más tarde a principios de la actual y ahora -salvo que se sucedan más novedades, en el escaso tiempo que transcurre entre que estas líneas son escritas y ven la luz- ya será a mediados de marzo. Parece, éste último, un plazo más razonable: la venta de un club de fútbol, incluso en su recta final, no debe de ser tan sencilla como gustaría a muchos. Además de la compra de las acciones que permitan controlar la sociedad, está el análisis profundo de una deuda gigante todavía, sus préstamos y avales… Lo principal es que haya alguien que quiera comprar y que los propietarios quieran vender. Ambas condiciones, ahora sí, parece que se cumplen, con hasta dos grupos interesados en adquirir la propiedad. Queda que los actuales dueños se pongan de acuerdo sobre qué opción aceptar y, para ello, aún faltan algunos capítulos que esta serie de intrigas, ya con demasiadas temporadas encima.

Un equipo responsable que no se hunde, pese a tanta mar gruesa

Con un estruendo ensordecedor y poco responsable, desde el punto de vista deportivo, llegábamos a un partido demasiado importante como para que nada, incluida la posible venta del club, distrajera del objetivo único: conseguir una victoria ya inaplazable, que nos diera un poco de aire, confianza y tranquilidad clasificatoria por unos días. Hay que felicitar al equipo, no sólo por la victoria, sino por competir y seguir a flote como lo están haciendo, con toda la mar gruesa que hay alrededor de ellos, dando sentido a la palabra profesionalidad. Ver el compromiso individual de todos los componentes del grupo inspira confianza y será la base para conseguir más buenos resultados. Faltaba concretarlo en una alegría y, por fin, llegó el sábado pasado, contra Las Palmas. Un giro del destino quiso que, de un muy claro 1-2, pasáramos al definitivo 2-1. Quizá en el momento más delicado y en el que el Las Palmas se encontraba mejor en el partido. Quizá un minuto que puede marcar toda una temporada y permitir una salvación.

Marcar primero y hacerlo tan pronto: la  salida de todo laberinto

El inicio del encuentro nos recordó a casi todos los anteriores: ideas claras, presión arriba, personalidad y ganas de imponerse al rival. Pero hubo un valor añadido diferencial, que faltó en las últimas jornadas -con la excepción de la visita al Ibiza-: empezar adelantándote y, si puede ser, marcar lo antes posible. Lo hizo Jaume Grau, con un muy buen gesto técnico de su depurada zurda, pero la jugada del gol nos dejó más detalles positivos. Qué gran servicio al área, desde el córner, de Eugeni… ¡Cuánto ha mejorado la estrategia del equipo con su llegada! También es meritoria la acción de Jair, su toma de decisión especialmente: al no poder rematar, intenta -en una posición no muy cómoda- asistir a un compañero para que él pueda hacerlo. Y ahí ya sí Grau nos demostró que él también tiene un gran golpeo de balón, especialmente con su pie izquierdo. Se trata de un futbolista muy zurdo, incluso a la hora de perfilarse, y debe trabajar el otro perfil para que su influencia en cada acción del juego sea aún mayor; pero cuando el balón le cae a su lado bueno, todo da la impresión de ser mucho más fácil de lo que realmente es… Incluso hacer un pase a la red con un balón, botando y sin dueño, que pretendía escapar del área.

Un minuto puede marcar toda una vida

Una vez por delante en el marcador, el Real Zaragoza, cuando no lograba robar en su primera presión, replegaba líneas y defendía en campo propio. Poco a poco, el rival se hizo con la posesión. Un dominio del balón, eso sí, muy alejado de Cristian, sin profundidad y sin apenas crear peligro. El decorado de la segunda parte cambió por completo. El Las Palmas salió más decidido, más intenso, e imprimió mayor velocidad al balón para conseguir ser más profundo. Así llegó el empate, aunque ya llevaba un rato acosando al equipo aragonés, que desde el primer momento hizo una mala digestión de la modificación ordenada por JIM al descanso. Vayamos con el empate. Un disparo desde fuera del área, que Cristian no logra blocar -ni despejar con la contundencia necesaria-, llega a Maikel Mesa -habilitado al no sostener Lluis la línea del fuera del fuera de juego-, quien dispara a quemarropa y marca. Poco después llegó LA JUGADA. O, mejor dicho, EL MINUTO. Entre Jair y Francho se lían de tal manera que Jesé recupera, conduce una contra desatada hacia el área aragonesa y, a puerta vacía, Hernani falla cuando de 100 veces… mal se le tenía que dar para no marcar las 100. Un 1-2 ahí habría puesto punto y final al partido y no quiero imaginarme a cuántas cosas más… Sólo un minuto más tarde, el recién entrado Álvaro Giménez gritaba su primer gol como zaragocista en La Romareda. Y qué gol. ¡Cuánta alegría y cuánto alivio trajo! Victoria vital. Tres puntos más, un presidente menos…y, de momento, los mismos dueños.

2 comentarios en “TRES PUNTOS MÁS, UN PRESIDENTE MENOS”

  1. «Desde la distancia geográfica y la proximidad afectiva,
    Con un estruendo ensordecedor y poco responsable,
    Hay que felicitar al equipo, no sólo por la victoria,
    Un 1-2 ahí habría puesto punto y final… y no quiero imaginarme»

    Pablo cada día está más sembrado: ahora el resumen en verso.
    Y el jueves en directo…

Deja un comentario

Ir arriba