Lugo – Real Zaragoza. GANAR O REZAR (J.30)

18.30h. Movistar Liga y Amazon Prime

GANAR O REZAR

El Real Zaragoza visita al muy hundido Lugo -penúltimo, un punto y dos goles en 2023…- en busca de un triunfo que lo distancie de la creciente amenaza del descenso. Vada por Puche y, quizá, Grau por Zapater asoman como novedades

✍️ Javi Hernández (@SepiaHdez)

📷 Daniel Marzo (@DMarzoFoto)

El campeonato entra en su trimestre final. 12 jornadas -una vez se dispute ésta- para alcanzar o no el objetivo final que, en el caso del Real Zaragoza, por tercera e insoportable temporada consecutiva, vuelve a ser asegurar la permanencia y no despeñarse a la categoría de bronce -fundido- del fútbol español. Si miras la clasificación, algo se desanuda la garganta: todavía se conservan cinco puntos -más average- con la Ponferradina. Y si eres consciente de que la categoría te exige entre 45 y 50 puntos para poder gritar salvado, estás obligado a volver con los tres en juego en el Anxo Carro, frente al casi desahuciado Lugo, antes de afrontar un próximo mes y medio de complicadísimo calendario. Jair, con molestias durante toda la semana, será de la partida si no lo impide el muy poco saludable viaje de nueve horas en autobús en la víspera del choque.

La recuperación del central portugués, cuya renovación por dos años continúa a la espera de confirmación oficial, supone una protección de primer orden ante un rival cuya amenaza más clara reside en los balones colgados al área. Evitar córners y faltas laterales en contra en la proximidad de nuestro área está subrayado en rojo en un plan de partido, que apenas contará con novedades en la propuesta y en la alineación. El regreso de Vada, con alguna molestia lumbar antes del partido contra el Burgos, parece el cambio más probable.

La rueda de prensa de Escribá previa a este partido sirvió para consultarle por qué, desde la lesión de Mollejo y mientras Azón se recupera de su última lesión muscular, no se ha probado todavía a jugar con tres centrocampistas centrales: la única zona del terreno de juego donde los activos abundan en la plantilla. Para sostener un 442 hace falta un par de delanteros puros y, con la enfermería actual, o se aceleran los plazos con Pau Sans, o se cree en el milagro de recuperar a Gueye o la estructura chirría quejosa, porque ni Puche ni Vada tienen la capacidad de acompañar a Simeone como un igual.

EL JUEGO DEL SEPIA

El entrenador reconoció que se trata una posibilidad que el cuerpo técnico se ha planteado, pero que tienen la impresión de que les restaría amenaza y llegada al área contraria. Tampoco hay mucho que perder, pensaría en voz alta la sorna aragonesa. Aquí creemos que ese cambio nos ayudaría a gobernar los partidos y, además, aproximaría a zonas más influyentes a Bebé y a Bermejo, de manera que Simeone tendría dos socios cerca en lugar de uno… Quizá Alarcón sea la clave del enigma: si el chileno mostrara el nivel que se le presupone, él y Francho podrían hacer de interiores de ida y vuelta, con un pivote a sus espaldas. Sin el andino, ninguno de las otras opciones –Molina y Grau– parecen adaptarse a ese rol.

El Real Zaragoza seguirá ordenándose en un 442. No se esperan cambios en defensa, con Nieto asentado en el lateral izquierdo, Luna sin la competencia del sancionado Gámez en el derecho y Jair disponible. ¿Francés por Lluis? Siempre es una opción, aunque era más lógico que ocurriese ante el Burgos y no sucedió. Con Bermejo -pese a su pobre nivel de los últimos encuentros-, Bebé, Vada y Simeone como aparentemente claro cuarteto ofensivo, una ligera interrogante planea sobre la identidad del acompañante de Francho... Si nos tuviésemos que jugar un euro, lo pondríamos en Zapater, claro; pero Escribá dijo a la conclusión del último partido que Grau está más cerca de lo que parece de volver a ser importante y podría ser la gran sorpresa del once.

Pasar nueve horas dentro de un autobús el día anterior no parece la mejor manera de preparar un partido que puede marcar la recta final de tu temporada, resulta del todo ilógico en un proyecto que se ha dejado 25 millones en desinflamar la deuda estructural de la entidad y es veneno para varias espaldas dolientes que acumula el vestuario aragonés: la del capitán Zapater, la primera. Francho está recuperado de un golpe sufrido en el gemelo durante el entrenamiento del jueves y Escribá volverá a contar con Gueye si el partido lo requiere. Sabemos que en el Anxo Carro se ven fenómenos improbables. A estas alturas, imaginar un gol del senegalés está a la altura de aquel cabezazo salvador de Cristian hace dos temporadas. No queda otra que ganar, aunque vuelva a ser con un remate ganador del de Rosario. O volveremos, también en autobús, con un rosario en cada mano.

Acércate al partido con nuestros Directos más recientes en TWITCH

Deja un comentario

Scroll al inicio