LAS PALMAS 0-0 REAL ZARAGOZA. El cachirulo se alzará (J.1)

el cachirulo se alzará

El Real Zaragoza, en un partido creciente y con Narváez muy mejorado, regresa con un notable punto de Las Palmas. Cristian sacó una mano de piedra soberbia en los minutos finales y Simeone pudo dar el triunfo en una gran cabalgada

🐾 Javi Hernández (@SepiaHdez)

📷 Archivo Alfonso Reyes (@Futbolgrafo) y Dani Marzo (@DMarzoFoto)

Quien sólo mire el resultado final o quien haya seguido el partido con interés distante creerá que estamos ante el mismo Real Zaragoza de la temporada pasada y que nos aguarda otro curso lleno de pena y vacío de gloria. Poco que ver con la realidad. Hay mucho mérito -y no menos esperanza- en este empate, firmado en casa de un claro aspirante al ascenso. Sólo los mejores no volverán de vacío de esta visita. ¿Qué hubiera ocurrido con Azón en el campo? Quién sabe. Narváez estuvo afilado como nunca, pero siempre se extraña el alma de bisonte del canterano: aún más con el deseado refuerzo en la delantera todavía por llegar. Quizá haya que esperar uno o dos encuentros más hasta poder reunir mayores amenazas arriba. Mientras tanto, sigamos compitiendo y sumando, porque… Ya lo dice el titular. 

Juanjo Narváez con el Real Zaragoza

Abandonado el 4141 de manera poco prevista, podemos afirmar que Carcedo ya sólo se asemeja a JIM en impedirle el pleno al Juego del Sepia por apenas un nombre. Puche fue la gran novedad de una alineación que se debatía entre Eugeni y Mollejo, con Francho apurando también sus opciones. Cero de tres. El técnico apostó por la opción más valiente -por ser el perfil más ofensivo y por tratarse del jugador con menos partidos en la mochila- y decidió ordenarse en un 4231, que no terminó de hacerse con el centro del campo ni de sentirse cómodo durante toda la primera mitad.

Juan Carlos Carcedo, entrenador del Real Zaragoza

El Real Zaragoza tampoco salió mordiendo el filo de ningún cuchillo, hay que decirlo. Los estilos los marcan los jugadores y por mejorado que se muestre Narváez, su espíritu discontinuo te impide sostener una presión alta de inicio a fin. El conjunto aragonés, algo reactivo en los primeros compases, se instalaba en un bloque medio, con Vada más cerca del colombiano que de los mediocentros. Puche y Narváez permutaron sus posiciones a la media hora y ahí sí se apretó más arriba, pudiendo sacudirnos unos minutos de cierta zozobra, con Álvaro Jiménez apurando a Chavarría y Viera esparciendo su veneno en la frontera del área.

Manu Molina no sostuvo su excelso rendimiento mostrado en el amistoso contra el Betis. Le costó influir y acumuló más errores de la cuenta, en ejecución y en toma de decisión. La fe que le profesa Carcedo es casi bíblica, tanto como para apostar sólo por dos mediocentros sabiendo que a sus espaldas iban a gravitar talentos como Viera y Moleiro. De algún desajuste en esa zona -ninguno de Grau, siempre atento y eficiente- nacieron las principales ocasiones de los locales, pero la firmeza física y la responsabilidad táctica aragonesa supieron sofocar los escasos conatos de incendio sufridos.

Narváez tardó apenas cinco minutos en cargar con tarjeta amarilla a un Sidnei con las bisagras ya muy justas para el fútbol de este nivel. Curbelo lo sostuvo en pie durante toda la primera mitad, mostrando un gran nivel en el centro de la defensa canaria, aunque el colombiano le dejó atrás en un esprín impropio de su pasado ya no tan reciente, que nos dilató las pupilas y obligó a bajarlo de urgencia. Los dos centrales amonestados al descanso. García Pimienta sustituyó ahí al brasileño por Coco y Narváez no tardó demasiado en firmar un hat-trick de cartulinas forzadas que no da puntos, ni le permite llevarse el balón a casa, pero que subraya su remarcable actuación e ilusiona con recuperar un jugador que parecía perdido sin retorno.

Gámez trataba de dar una profundidad que Chavarría no podía aportar desde su lado, por tener que estar con todas las luces enfocadas sobre Jiménez. Trató de asociarse con Bermejo, menos atinado que en estos últimos meses, pero que también supo cargar con una tarjeta al mediocentro Loiodice; y sobre quien el VAR revisó un penati, que pareció estar más cerca de serlo que el aprecio que mostró Milla Alveniz desde el primer momento. Jair, mientras, cerraba el espacio aéreo de su área y le firmaba la ceja en sangre a Alex Suárez, tras golpearla con su gruesa coleta.

El encuentro cogió velocidad en el arranque de la segunda mitad y ahí el Real Zaragoza trenzó sus mejores acciones con la pelota del partido. Curbelo se jugó el penalti derribando a Bermejo medio palmo antes de que éste estuviera sobre la línea del área y Gámez, siempre incisivo y profundo, adelantó demasiado un centro raso y cruzado. Vada lo vio pasar algún metro por delante suyo y se desesperó imaginando lo que podía haber sido. Cristian, quien ya le negó un buen disparo de cadera a Viera en la primera mitad, también supo rechazar un buen intento cruzado de Cardona y un nuevo aviso del capitán rival desde fuera del área.

Chavarría Real Zaragoza

Ante la absurda permisividad arbitral, el Las Palmas quiso salir de su momento más apurado en lo futbolístico no tirando el balón fuera, con Narváez abatido sobre el punto de penalti, y queriendo hacer negocio de la poco responsable relajación de un Real Zaragoza que imaginaba un gesto más deportivo. Molina le reclamó a Viera y ambos fueron amonestados. Milla Albéniz se vino arriba poco después y, ahí sí, consideró penalti una toma falsa de desmayo de Loiodice ante Chavarría, que trataba de despejar con la ortodoxia justa. En directo ya lo pareció, la primera repetición lo confirmó y casi toma carrerilla Jonathan Viera antes de que el VAR le aconsejera verlo bien… Lo hizo y, con justicia, se desdijo.

Eugeni Real Zaragoza

Carcedo agitó su banquillo más tarde que García Pimienta y, aunque escaseaban los recursos ofensivos, los ingresos aportaron mayor vitalidad al Real Zaragoza. Eugeni y Mollejo sustituyeron a Puche y Bermejo. El catalán llenó de contenido el mediocampo, mejorando la circulación y siendo un imprevisto pegamento defensivo en más de una acción. A falta de diez minutos, Francho y Simeone entraron por Vada y Narváez, y ambos jugaron más adelantados en un 442 final. Giuliano le puso la fe de su padre y la zancada de Caniggia retando a Viera a una carrera de 50 metros por banda izquierda, para terminar entrando en el área, ganando línea de fondo y obligando a Vallés a despejar a córner su disparo final. Así son los Simeone. Nunca dejan de creer.

Petrovic quiso ser el último giro de la llave que cerrara el encuentro y sentó a Molina en los minutos finales. Pero lo terminó siendo el de siempre. Cristian, quien ya era uno de los destacados del choque, opuso una mano de granito a un violentísimo y muy exigente disparo de Curbelo desde más de 20 metros, que apuntaba cerca de la escuadra izquierda del meta argentino. Y todo necesitando competencia para elevar su nivel, según varios gurús que -oh, paradoja- quizá lleven tiempo necesitándola ellos. Con Cristian, por supuesto, con Carcedo, con esta plantilla, con los que aún vendrán y todo este zaragocismo de primera, más pronto que tarde, ya lo verán: La Romareda vibrará y el cachirulo se alzará.

LAS PALMAS: Valles; Álex Suárez, Sidnei (Coco, 46), Curbelo, Sergi Cardona; Mfulu, Loiodice (Fabio, 77); Álvaro Jiménez (Clemente, 70), Moleiro (Benito, 70), Jonathan Viera; y Marc Cardona (Ale García, 86).

REAL ZARAGOZA. Cristian Álvarez; Gámez, Francés, Jair, Chavarría; Grau, Molina (Petrovic, 86), Vada (Francho, 80); Bermejo (Eugeni, 64), Puche (Mollejo, 64); y Narváez (Simeone, 80)

ÁRBITRO: Milla Alvendiz (Comité Andaluz). Amonestó a Sidnei (7), Loiodice (43), Curbelo (45+2), Vada (61), Molina (67), Jonathan Viera (67), Coco (71) y Mollejo (76).

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la primera jornada de Liga, disputado en el estadio Gran Canaria. 16.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por José Ángel Zalba, ex presidente del club aragonés.

12 comentarios en “LAS PALMAS 0-0 REAL ZARAGOZA. El cachirulo se alzará (J.1)”

  1. Julio José Esteban Ferrer

    Me vuelvo a subir al carro de Leonsepia después de unas vacaciones zaragocistas necesarias por el desgaste que nos provoca este equipo, Carcedo me da buena vibra. A ver si este año sí.

    1. Javier Hernández Aguirán

      De acuerdo contigo en las tres apreciaciones, Miguel
      La inseguridad de Jair con la pelota cuando el balón le llega de una línea más adelantada hace que demasiadas veces termine en Cristian y el rival nos haga más daño del debido subiendo líneas
      Eugeni jugó muy buenos minutos, también sin pelota
      Abrazos

  2. Como siempre fenomenal crónica, yo también creo que este bloque será competitivo y que lo mejor está por venir. Para mi fundamental que los nuevos dirigentes no hayan cambiado 20 jugadores como los mismos gurus que dices que buscaban sustituto a Cristian pedían. Pues no, cuando hay recursos limitados y tienes un bloque joven que el año pasado sin llegar a la pomada encajó pocos goles y era difícil de doblegar, lo ideal es mantener bloque y centrarse en 3-4 refuerzos que eleven el nivel para aspirar a mas. Esperemos llegue un refuerzo arriba de calidad, para mi con un nueve suficiente. Narvaez lo vi mejor, otra cosa es ver que pasa si hay que fichar un nueve y hay que liberar límite salarial. Narvaez, Petrovic o Larra son los que liberarian más salario. Veremos, de momento tenemos derecho a ilusionarnos.

    1. Javier Hernández Aguirán

      Gracias, Norberto!
      Hay que pasar estas dos semanas que quedan de agosto lo mejor posible y confiar en que la plantilla se redondee con jugadores con gol
      Narváez está mejor que nunca fisicamente
      Abrazos

Deja un comentario

Ir arriba