Zapater nunca se rinde y su heroica rebeldía rescata al Zaragoza de la catástrofe en Logroño

📷Archivo Alfonso Reyes

El Zaragoza de JIM hace rato que es el Zaragoza de Zapater. Cuando ya menos se le esperaba, el capitán lidera la maniobra de rescate de un equipo que duerme cuatro puntos sobre el descenso y que podría haber caído en él sin sus últimas emocionantes exhibiciones, que nos generan un escalofrío a quienes lo conocemos desde que debutó y hemos sufrido a distancia su calvario con las lesiones. 

No hay un balón imposible para quien ha salido de tantos quirófanos y ha calentado tantas camillas de fisioterapeuta. Ayer peleó, con la bravura de quien nunca se rinde, una pelota con aparente poco futuro. Pugnó ganador con Olaetxea en línea de fondo y templó un centro al corazón del área pequeña, al que acudió de puntillas y mandó a guardar Narváez. Quedaba todavía media hora, pero el marcador ya no se movió. Empate. Se mantiene al Logroñés dos puntos abajo y se le gana el average. Pudo ser mejor… y pudo ser mucho peor. 

Una derrota contra el Logroñés habría desatado un seísmo negacionista en el ánimo general y podría haber activado el ventilador de la autodestrucción. Somos de extremar nuestras emociones y, en ocasiones, nos dan motivos para ello. El empate a uno, sumar apenas un punto ante un rival paralizado por su propia crisis, resulta decepcionante y escaso. Por el resultado y, aún más, porque no escapamos de la impresión de vivir en un cierto cuarto menguante: incapaces de mostrarnos superiores a nadie.

El partido estuvo sacudido por una nueva ridícula injerencia del VAR, incorporado hace unas temporadas con la intención de ser un notario que diera fe de acciones de peso que pudieran acontecer y que ha derivado en un ‘gran hermano’ cotilla y chismoso, que eleva a noticia y escarnio escarceos menores, hasta su irrupción inadvertidos por considerarse parte del juego. Es cierto que Jair termina pisando el tobillo de Nano Mesa, tanto como que resultó fortuito y se produjo cuando el balón ya había superado a ambos.

La imprudencia de Jair estuvo en no ser contundente en el primer contacto, hombro contra hombro, ante un delantero más pequeño y liviano. Mesa lo desequilibró por ir más rotundo a ese primer choque y el portugués se descoordinó hasta pisar, con más torpeza que culpa, al atacante. Andy batió a Cristian desde los once metros con una suficiencia que ya querríamos para nuestros penaltis a favor.

Aunque entraba en lo probable, JIM sorprendió dejando a Francés en el banquillo. Decidió premiar el muy buen estreno como titular de Peybernes ante el Mirandés, pese a que perfil de Mesa parecían reclamar un central de mejor movilidad lateral y cometió así una injusticia con el canterano: impecable desde la llegada del nuevo entrenador y muy responsable de la resurrección que se viene firmando desde principios de diciembre.

Nieto se lesionó en el calentamiento, por unas molestias -en el aductor- distintas a las que le impidieron entrenar el miércoles. Chavarría debió ser titular de urgencia. Francho sí regresó al once y el equipo se ordenó en un 4141, que pareció reforzar la zona central, pero con el que al Zaragoza le costó sentirse cómodo ya que Eguaras nunca lideró la salida de balón, los laterales desconcertaban con sus imprecisiones y el Logroñés se contraía con acierto cada vez que el equipo aragonés trataba de progresar por dentro.

El gol en contra nos nubló uno minutos hasta que Narváez tuvo ese rapto de influencia en el juego ofensivo que se le suele extrañar. Con él se firmó un amago de acoso a la miedosa portería del Logroñés, que parecía temblar con el más mínimo acercamiento, atribulada por una racha negativa tan prolongada. El momento del rival hubiera recomendado salir a por él, como hicimos en Albacete, a dentellada limpia. Subimos algo las líneas respecto al primer tiempo contra el Mirandés y llegamos al descanso con cinco disparos a puerta intentados, pero no somos de presionar arriba febrilmente.

En realidad, cuesta encontrarnos una fortaleza dominante. No se sabe si por falta de personalidad o de valentía, somos rehenes de una indefinición que nos hace navegar en marcadores ajustados y nos impide mostrarnos autoritarios ante nadie, ni siquiera ante un rival sumido en una soberana crisis de identidad. Y por barata que llegue a ser la salvación esta temporada, obligará a sumar una cantidad de puntos -pongamos 14, quizá alguno menos- todavía importante para quien tanto le cuesta sentirse superior.

Tejero sustituyó al descanso a un desconocido Vigaray, pero nada varió demasiado. El escenario pedía dos relevos estructurales -Francés por Eguaras y Azon por Bermejo- y el titular de nuestra última previa ya aludía a la inhabilitante alergia de JIM a los cambios. Tres centrales, uno de ellos -Francés- con notable salida de balón, dos mediocentros para lo grueso y para lo fino; Tejero y Chavarría más adelantados, para potenciar su vuelo ofensivo; dos nueves mordiendo arriba y aprovechando sus centros; y Narváez siendo el verso libre que necesita ser. Muy poco de ello terminó ocurriendo, como era de prever.

Necesitamos definir nuestra identidad y decidir qué queremos ser de mayores. Nuestra propuesta de tres centrales ya se conoce sobradamente entre el pueblo leonsepia y ojalá JIM se anime a dar el paso. Mientras lo hace, o si no lo termina haciendo, debería afinar su propuesta situando a Bermejo en la mediapunta, acercando a Narváez de nuevo a Alegría y obligando a Eguaras a una labor única de sacar el balón jugado desde atrás. ¿Qué sentido tiene esta alineación si los centrales no dejan de pasarse el balón y Bermejo queda orillado en una banda?

Bermejo, centrado por la mayor profundidad de Tejero, tuvo más protagonismo e influencia en la segunda mitad. Apenas unos minutos después del empate de Narváez, remató -en una aparición que ya comienza a ser marca registrada- a quemarropa, anticipándose a los defensas en el área pequeña, un muy buen centro con zurda de Alegría que Miño sacó con pierna salvadora. Ya castigó al Logroñés en La Romareda y aquí estuvo muy cerca de repetir celebración.

El susto revitalizó al Logroñés, subido a lomos de Paulino: uno de los jugadores más talentosos de la categoría. Sólo la madera evitó que un soberbio disparo suyo terminase en gol. Justo antes, Peybernes robó limpio el balón tras un peligroso recorte de Nano dentro del área aragonesa. Eran los momentos de mayor acoso del Logroñés, pero pronto asomó Francho para enfriar el intento de revuelta local.

Sanabria ingresó por Zapater, con la misma intención, a falta de un cuarto de hora y el partido entró en una calma tensa -animada por un muy buen esfuerzo defensivo de Narváez- y pareció que si se hacía un cambio ofensivo, podía terminarse asediando el área del Logroñés. Lejos de eso, JIM sacó a Azón y a Larra por… Alegría y ¡Narváez! en el minuto 85. Justo cuando es más fácil que un gol llegue, en los momentos finales de un choque, quitas a tu jugador con más talento para marcar, en un partido donde ganar te da un impulso vital. ¡Uf!

Adrián volvió a salir para jugar el descuento -sorprendentemente corto, además- y sigue mostrando una profesionalidad reseñable para soportar esta costumbre que roza la falta de respeto con un futbolista de su bagaje y que da la impresión, además, de ser un lujo excesivo no exprimirle un rol mayor en esta plantilla. Volvemos al columpio y el jueves llega el enésimo partido a vida o muerte en La Romareda: contra el Cartagena, con cuatro puntos por encima y la posibilidad de alejarlo a siete más el average. Ya se le ha ganado al Logroñés y al Alcorcón y está igualado con Sabadell y Albacete. Un punto más y una jornada menos. Seguimos dilatando, lo vamos a conseguir. Somos el Zaragoza de Zapater y Zapater nunca se rinde.

Logroñés: Miño, Medina, Pérez, Bobadilla, Carraceda, Andy, Petcoff, Paulino (Martínez, min.86), Olaetxea, Sáenz y Mesa (Ruiz, min.80).

Real Zaragoza: Cristian, Vigaray (Tejero, min.45), Peybernes, Jair, Chavarria, Eguaras, Zapater (Sanabria, min.74), Francho, Bermejo (Adrián, min,90), Narváez (Iván Azón, min.86) y Alegría (Larrazabal, min.86).

Árbitro: González Esteban (comité vasco). Amonestó a Andy (min. 75) y a Petcoff (min. 84), por parte del Logroñés; y a Jair (min. 14), por parte del Real Zaragoza.

Goles: 1-0, min. 15: Andy. 1-1, min.62: Narváez.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo primera jornada de Liga, disputado en el Nuevo Las Gaunas a puerta cerrada.

@Sepiahdez @Leonsepia

10 comentarios en “Jornada 31. Liga Smartbank. UD LOGROÑÉS 1- REAL ZARAGOZA 1. Zapater nunca se rinde y su heroica rebeldía rescata al Zaragoza de la catástrofe en Logroño”

  1. Javier, me parece bien probar tu 3412 básicamente porque yo siempre podría los 11 mejores y me parece que hay jugadores más dotados para defender que atacantes solventes. Lo mismo me vale un 4312 metiendo tres centrocampistas puros que con Francés atrás te proporciona mejor salida de balón y la línea media de tres una protección adicional.
    Pero probando ya con ese 1-2 atacante.
    Que para mí deben ser Adrián con Azón y Narváez arriba, puesto que los tres a priori tienen gol . Y se gana en movilidad, partiendo de un equipo defensivo para jugar rápido arriba.
    Que Bermejo no las mete y Alegría tampoco.
    Y aquí no se trata de defenestrar a nadie. Pero sí, creo yo, de probar lo que aún no se ha probado. Siendo además muy probable que funcione. Con el aval de 250 partidos en primera de Adrián, lo que se ha visto de Azón y lo certificado por Narváez cerca del área.
    Que se están dejando de ganar partidos, sobre todo estos de 7 puntos, y faltan 5 victorias ¿se van a conseguir contra Espanyol, Mallorca, Almería, etc? ¿el entrenador va a dejar de experimentar hasta entonces cuando quizás vaya el equipo a la desesperada? ¿no será mejor investigar todos los caminos desde ya mismo?
    Saludos

    1. Javier Hernández Aguirán

      Hola, Ramiro!
      Hay tres partidos que son clave: Cartagena, Lugo y Castellón. Ganando ahí los nueve puntos, tendríamos un 80-90% de la permanencia en la mano. Y con siete puntos sobre nueve, también daríamos un impulso importantísimo y nos permitiría jugar con mucha más tranquilidad el calendario que nos queda.
      El problema es que cada partido parecemos ir a menos y nos hemos creído, muy peligrosamente, que el camino es el día del Mirandés y que planteando así un partido es más probable ganar que jugando como en Vallecas…
      Una vez decidido que preferimos contener y esperar, creo que tienes que atreverte a hacerte fuerte con cinco por dentro, dos por fuera y tres arriba.
      De los cinco por dentro, yo prefiero tres centrales y dos mediocentros a lo contrario, por el nivel de nuestros tres centrales. Si fueran tres mediocentros, yo jugaría con Zapater, Francho y Sanabria.
      Yo no quitaría a Alegría. Creo que el 3412 le favorecería. Lo juntaría con Azón y Narváez por detrás, o lo juntaría con Narváez y Adrián por detrás. En todo caso, Adrián y Azón jugarían mucho más. Y Vuckic, también.
      Esperamos verte mañana en la tertulia con abonados.
      Abrazo

  2. Cada día que pasa tenemos menos argumentos para creer, cada día se cometen más injusticias deportivas con jugadores y carta blanca para los de siempre. Cambia a Zapater por físico y deja a Eguaras? No saca a Francés, cambia a los dos delanteros a última hora… Por cierto, me gustaría poner en valor el juego de Alegría, se le achaca que no mete goles, y no creo que meta porque no le llega ni un solo balón, en cambio los melones que el baja si que los ofrece a compañeros y genera algo, o saca falta del contrario (muchas). El jueves esperemos que la flor de JIM siga y consigamos los tres puntos. El jueves santo te pone fácil el titular… espero que no sea ese. ç
    Un abrazo a todos

    1. Javier Hernández Aguirán

      Jajaja!
      Tenéis derecho a un descuento la próxima temporada si se me ocurre hacer alusión al jueves santo en el titular
      Totalmente de acuerdo con Alegría, Luis. Que Azón merezca jugar más no debería implicar ser injustos con el trabajo que hace Alegría, quien brillaria más con otro delantero cerca y a quien el 4141 no se le ajusta bien
      Creo que el sistema de tres centrales y dos nueves, a él también le vendría mejor. Ojalá JIM se anime con esta evolución, porque cada partido nos apagamos un poco más y un paso en falso contra el Cartagena puede ser decisivo
      Abrazo!

Deja un comentario

Ir arriba