Fuera de foco

La Roca

El Real Zaragoza consigue un valioso punto en el Nuevo Las Gaunas, a pesar de jugar con el colmillo poco afilado. Zapater sale a un nuevo rescate y la pólvora de Narváez permite no estar en vela hasta el jueves

Volví a ver La Roca la semana pasada. Por enésima vez. Es la típica peli que, si te sobra tiempo para zapear un poco, acabas encontrando siempre en alguno de los infinitos canales que ofrece hoy en día la pequeña pantalla. Yo la he visto ya en Telecinco, Gol TV y National Geographic… Pasa lo mismo con Pretty Woman, Grease, Ghost y otros tantos clasicazos del siglo pasado: te pongas como te pongas, te los van a meter con calzador un par de veces al año, al menos. El caso es que la película tampoco me entusiasma demasiado, pero es verdad que engancha y entretiene. Francis Hummel, veterano héroe de guerra, asalta la antigua prisión de Alcatraz y amenaza con lanzar quince misiles, cargados con un gas mortífero, sobre la ciudad de San Francisco. La cosa pinta mal, así que Gobierno y FBI deciden enviar a la isla a dos individuos un tanto peculiares para salir del embrollo: Stanley Goodspeed, especialista en armamento biológico, y John Mason, el único hombre que ha sido capaz de fugarse de la famosa prisión. El plan, al estar cogido con pinzas, se tuerce sobre la marcha, pero Sean Connery acaba salvando los muebles, una vez más. Como bien dice el refrán, más sabe el diablo por viejo que por diablo.

Estoy seguro de que el Real Zaragoza saltó al césped del Nuevo Las Gaunas con un plan en la cabeza, pero me temo que, después de ver cómo se desarrollaron los acontecimientos, nadie logró descifrarlo del todo… Estoy seguro de que queríamos ganar, faltaría más: lo que ya no sé es cómo pretendíamos hacerlo. Puede que la consigna primera girara en torno a las urgencias del enemigo, ligeramente superiores a las nuestras; pero me cuesta creer que, después del trabajo y sufrimiento que llevamos acumulados en los últimos partidos, el día propicio para dejar a un rival directo herido de muerte sacáramos a pasear el reloj de arena en lugar de la navaja suiza. El proyecto conservador se fue al traste en el minuto quince, cuando el Logroñés se puso por delante en el combate y en la clasificación. Tuvimos que cambiar de plan demasiado pronto. Y tuvimos que hacerlo con un equipo diseñado para manejar el timing del partido con el viento a favor, pero al que se le ven las costuras cuando las circunstancias le obligan a crear fútbol en las inmediaciones del área rival. Emergió entonces la figura del eterno capitán. Zapater se dio cuenta de que hacía falta retocar alguna página del guion para endulzar el drama, así que se disfrazó de extremo —como ya hizo en Vallecas—, abandonó su centro de operaciones y emigró a la banda para servir una nueva asistencia. Ojalá le respete el físico al ejeano: su clarividencia a la hora de leer el juego y encontrar soluciones se antoja imprescindible en el último tramo de la temporada.

4 comentarios en “Fuera de foco. LA ROCA”

  1. César García Lahoz

    Hola amigos:
    Está claro que Zapater fue nuestro Sean Connery en la «Prisión de Las Gaunas», pero recordemos también que en uno de los papeles más recordados de Connery, encarna a un guerrero español e inmortal… Veremos.
    Aúpa Zaragoza!

  2. «El día propicio para dejar a un rival directo herido de muerte sacamos a pasear el reloj de arena en lugar de la navaja suiza».
    Claro, conciso, rotundo y elegante resumen del evento.
    Se dejó el entrenador, creo yo, un par de herramientas de la navaja suiza sin utilizar (Adrián y Azón) que considero aptas para intentar acceder al cofre del tesoro de los tres puntos.
    Saludos

Deja un comentario

Ir arriba