¿NOS PREOCUPAMOS YA POR EL DESCENSO?

El Real Zaragoza concluye una irresponsable semana de filtraciones sobre su presunta venta inmediata, cayendo en Butarque y entrando por la ventana en la pelea por la salvación. JIM agota su crédito y debería ser destituido

🐾 Javier Hernández (@SepiaHdez)

📷 Archivo Alfonso Reyes (@Futbolgrafo)

Mientras quienes quieren que todo cambie ya -para que su todo siga igual…- han dedicado la semana a abusar de la ansiedad colectiva, tensionando con sus altavoces una venta que ahora no debería ser más preocupante que el descenso, el Real Zaragoza sigue ladera abajo en la clasificación y ya es oficialmente el quinto equipo de la categoría que va a luchar, en el último tercio de campeonato, por zafar una de las cuatro plazas de descenso a Primera RFEF. Ojalá asome alguien más por el precipicio y ojalá ninguno de los cuatro últimos reaccione, pero así no nos vamos a salvar… No lo harán los demás. Deberemos hacerlo nosotros mismos y sólo lo haremos si empezamos a preocuparnos ya.

El conjunto aragonés ha entrado en parada en el peor momento posible, zarandeado además por un desatado y egoista huracán de intereses personales -y de allegados-. Quizá algún propagandista despistado todavía no se haya dado cuenta, pero estamos en la puerta de cuidados intensivos y no tiene pinta, en el mejor de los casos, de que el equipo vaya a poder salir de allí antes de mediados de abril… Guardemos silencio si el sonido va a ser tóxico y colaboremos responsablemente en la recuperación del enfermo. No consiste en cacarear nuestro zaragocismo, basta con serlo de verdad. Nos va la vida en ello. Y cuando nos salvemos, que se vayan todos. Sin doble fondo -americano-. Todos. De verdad.

¿Eres abonado a leonsepia.com y no ves la crónica completa? No olvides estar logueado en la web, con tu usuario y contraseña, para poder leerla. Si no lo eres, puedes abonarte AQUÍ.

Cuando una temporada nace de nalgas o sufre un parto con tantas complicaciones como el que hubo que soportar en verano -con un silencio alrededor, por parte del mismo sector dominante del periodismo, tan sonoro y perverso como lo ha sido la locura de voces cruzadas de esta semana-, nunca terminas de arrancar y la fuerza de la gravedad te termina haciendo caer al suelo. Al Real Zaragoza le sucede casi en cada encuentro… y en cada víspera del mismo. Es muy probable, aunque aquí escribimos unas líneas en el territorio de la hipótesis, que con Fran Gámez el equipo hubiera ganado en Ibiza y al Málaga, por lo que hubiera aportado en ataque -ante dos rivales débiles en las transiciones defensivas- y por lo que se hubiera mejorado con Francés en el eje de la zaga. Y ayer, con Álvaro Giménez sobre el terreno de juego -pese a que no se está mostrando como una garantía de gol-, cuesta imaginar que el conjunto aragonés no hubiera llegado al descanso por delante en el marcador.

Unas molestias de última hora en el sóleo dejaron fuera de combate a Giménez el mismo día que Sabin tampoco podía jugar, por imperativo legal. Azón fue el recambio natural y el Juego del Sepia acudió puntual a su costumbre de no hacer pleno en la alineación por un único error. Claro que si entran en la convocatoria jugadores lesionados, va a terminar siendo más sencillo acertar una quiniela… El resto fue lo esperado, con Eugeni arrancando como mediapunta en un 4231 y, muy pronto, reubicándose como interior zurdo en el 4141 que casi nunca se va y siempre vuelve.

El Real Zaragoza volvió a mostrarse muy superior a su rival de inicio, como ocurrió en Ibiza y contra el Málaga. Tampoco aquí supo rentabilizarlo. Francés, tras salida en falso de Riesgo, no conectó con la cabeza un balón de seda de Eugeni desde el córner y Azón descontroló inexplicablemente una asistencia magistral de Gámez, que sólo requería de un mínimo pie para encontrar portería. Ni siquiera pudo rematar… Aún le duró la fiereza unos minutos más al león, pero cuando se vive en estado de depresión, porque no se le gana a nadie o casi, ser tan inofensivo pisando el área rival libera a los fantasmas que has conseguido dejar encerrados de inicio en el vestuario.

La siguiente acción ofensiva, una contra con muy buen aspecto, también la desperdició el canterano. Quizá porque no se fio de su zurda para habilitar al espacio a Borja, aunque dio la impresión de que nunca se lo llegó a plantear. Y ahí ya no hablaríamos sólo de la necesidad urgente de pulirse en lo técnico, para poder sostener una carrera profesional; sino también de un progreso táctico, de toma de decisiones. Es imposible no querer a Azón, ni apreciar su juego con el alma por delante, pero las miserias deportivas de estos últimos proyectos aceleraron su aterrizaje al primer equipo y el periodismo de bufanda se apresuró a exagerar su verdadero nivel actual. El chico sufre una falta de recursos que esta categoría penaliza y que habrían llegado en un proceso previo más horneado. Ojalá la reflexión se lea con la empatía con la que se ha querido transmitir.

Con un Francho algo tibio anoche, mermado por un tobillo todavía maltrecho, Eugeni cogió las llaves y condujo casi todas las acciones… hasta que un plano corto mostró a los servicios médicos del conjunto aragonés diciéndole a un futbolista del Real Zaragoza y, cuando el realizador pinchó la cámara máster -así se llamaba a la principal cuando lo estudié: el siglo pasado-, se vio a Eugeni sentado y alertando de una probable lesión muscular… El corazón dio un doble tirabuzón. Perder un mes a uno de los mejores pies de los últimos años era una invitación al consumo colectivo de estramonio. Por suerte, como mejor noticia que deja el encuentro, pudo recuperarse y seguir jugando sin mayores problemas. Y con una frecuencia de apariciones muy notable.

Si hubo una segunda buena noticia, además del postrero gol de Azón, fue la actitud y el fútbol determinado de Narváez. El colombiano parece haber regresado de su limbo casi infinito y se muestra como un martillo por la zona izquierda del ataque. Omeruo se cruzó ante un disparo marca de la casa suyo al cuarto de hora, que tenía toda la pinta de entrar triunfal por el segundo palo de la portería del Leganés; le sacó una amarilla a Nyom -sustituido al descanso-, se asoció con constancia y criterio con Chavarría y Eugeni, y quiso ser importante para el equipo hasta el final. Parecería que la llegada de Sabin ha servido para espolearlo. Bienvenido sea, porque la salvación puede depender mucho de ello.

Y de nuevo, sin previo aviso: un apagón. Aquí no supuso que el rival se adelantara en el descanso, como contra el Málaga, aunque fue gracias a un muy buen achique de Cristian. El argentino despejó un disparo muy dentro del área de Arnaiz, a quien le había llegado el balón tras un afortunado rechace. Omeruo, temerariamente solo por no recibir una marca individual, remató cruzado  una falta lateral en el último minuto de la primera mitad, que sólo existió por otros apagones -mentales- que tiene Jair cuando no está en un momento óptimo. No fue el primero, tuvo otro inexplicable en la acción del segundo gol del Leganés. Enseguida llegamos. 

Pese a que el Leganés pudo llegar con mejores sensaciones al descanso gracias a esos últimos diez minutos, Nafti reconoció la superioridad aragonesa, con un doble cambio al descanso: uno natural y otro táctico. Sustituyó a toda su banda derecha, tras el festín gozado por Chavarría y Narváez durante la primera parte, y dio entrada en el centro de operaciones al talentoso Gaku Shibasaki, desplazando a Cissé a banda derecha. El Real Zaragoza pareció salir enchufado de nuevo tras el descanso, con Borja Sainz amenazando a la contra y forzando la amonestación del único central del Leganés sin amarilla. Cuando mejor pintaba todo y nada hacía presagiar un gol en contra, el azaroso fútbol dejó en buen lugar a Nafti: Gaku crea en campo rival, el balón llega al pico derecho del área grande aragonesa, Chavarría tropieza desafortunadamente con Arnáiz… y no llega a tiempo de tapar el disparo cruzado, raso y preciso de Cissé. Puños de algodón de azúcar y mandíbula de cristal. Con esta mezcla es casi imposible ganar un combate.

Cissé volvió a probar desde la frontal, Omeruo cabeceó con peligro un saque de esquina, Cristian tuvo que salir muy lejos de su área para sofocar una contra, Petrovic tozó contra Rober Ibáñez y vio una de sus clásicas amarillas… El Leganés era algo parecido a un vendaval y el Real Zaragoza acusaba el golpe. No había demasiados recursos ofensivos en el banquillo -sin Sabin y sin Álvaro-, pero había que hacer algo con urgencia y se sabe que ese es el escenario más incómodo para un JIM, al que el motor se le ha terminado gripando por pasarse casi toda la temporada abrazado al freno de mano. Jaume Grau y un poco estilizado Nano Mesa sustituyeron a Francho y a Petrovic, y ocurrió lo mismo que la última vez que se tomó esa decisión, en Almería: el rival anotó el segundo en una contra. Aquí Jair protagonizó una toma falsa -verdadera, por desgracia-, que no recuerdo haber visto de un modo tan flagrante… Estando un par de metros metido en campo rival, quiso dejar en fuera de juego -dando un paso adelante- a Qasmi. Al reglamento se le resbaló una lágrima. Qasmi condujo, Arnáiz encaró a Cristian y terminó marcando el 2-0, que pareció definitivo.

No lo fue el marcador, sí el signo del encuentro, porque el siempre dispuesto Azón llegó a tiempo a la sala de maquillaje para lograr su primer gol de la temporada, tras un muy preciso centro enroscado de Puche, quien había salido apenas diez minutos antes por Borja Sainz. Al mismo tiempo, también ingresó Vada, por un diferencial Eugeni. Hubo una última esperanza, en un descuento mínimo, cuando Gámez reclamó que le había derribado en el área una patada de Quintillá, aunque la repetición pareció desautorizarlo y el VAR confirmó la impresión. El Real Zaragoza, pese a ofrecer buenos tramos bajo la dirección de Eugeni y recuperar una versión muy saludable de Narváez, sigue sin saber ganar y esta derrota le mete de lleno en una pelea final por la salvación, mientras el zaragocismo no sabe si levantarse en armas o desconectarse del respirador. JIM, el entrenador que nos salvó la vida la pasada temporada y al que nunca olvidaremos por ello, no debería llegar al siguiente partido. Un encuentro a vida o muerte contra el Las Palmas, donde La Romareda ha de ser consciente de su decisivo peso para conseguir la permanencia y será su responsabilidad posicionarse con uno de los dos bloques que está intentando vender el club, para ayudar así a que el ruido ensodecedor de esta semana no vuelva a repetirse y podamos concentrarnos en salvar la vida. ¿Nos empezamos a preocupar ya por ello?

LEGANÉS. Riesgo; Nyom (Palencia, min.46), Omeruo, Javi Hernández, Quintillà; Pardo, Recio (Rober Ibáñez, min.60), Cissé; Randjelovic (Shibasaki, min.46), Bautista (Qasmi, min.69) y Arnáiz (Bárcenas, min.83).

REAL ZARAGOZA. Álvarez; Fran Gámez, Francés, Jair, Chavarría; Eugeni (Vada, min.80), Petrovic (Nano Mesa, min.69), Francho (Jaume, min.69); Borja Sainz (Puche, min.80), Iván y Narváez.

ÁRBITRO: Arcediano Monescillo (comité castellano-manchego). Mostró cartulina amarilla a Nyom (min.27), Omeruo (min.33), Javi Hernández (min.46) y Petrovic (min.65).

GOLES: 1-0, min.52: Cissé. 2-0, min.75: Arnáiz. 2-1, min.89: Iván.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la vigesimoséptima jornada de Liga, disputado en el estadio de Butarque. 8.000 espectadores.

8 comentarios en “Jornada 27. LEGANÉS 2- RZARAGOZA 1. ¿Nos preocupamos ya por el descenso?”

  1. Javier Giácomo Pais Iglesias

    Muy buena crónica Sr. Hernández, enhorabuena, escribes muy bien y muy bonito.

    Con puños de algodón de azúcar y mandíbula de cristal nos va a tocar sufrir hasta el final, y ya es triste…
    Dudo que destituir a JIM sea la solución. Si así se decidiera, apostaría por alguien de la casa, zaragocista de cuna, con experiencia y criterio: Emilio Larraz.

    Un abrazo

    1. Javier Hernández Aguirán

      Hola, Javi!
      Quizá no sea la solución, pero el equipo transmite esa sensación de habitar un laberinto del que no es capaz de escapar tan típica de cuando el cambio de entrenador es un movimiento obligado. No jugamos mal, por momentos lo hacemos más que bien, pero no somos capaces de ganarle a casi nadie y el bloqueo mental se nos puede llevar por delante.
      Yo apostaría por Muñoz, si hay que hacerlo por alguien de la casa. O si no, es muy probable que también
      Abrazos y a ganar, por fin, el sábado

  2. Como en LeonSepia no existe cláusula que impida disentir en cualquier momento ni tampoco tener opinión propia, pues disfruto hoy también de la siempre disección magistral de Javier respecto al último partido: el de Leganés. Más, en este caso, añado un matiz propio en relación a Iván Azón.

    Es cierto que Azón controló mal, desperdiciando, una asistencia de Gámez. Y que cabeceó mal un remate que pareció ejecutar en modo despeje.
    Aparte de eso, para mí hizo un buen partido. Gol (inusitado) de área, por cierto. Superando a mi juicio las (supuestas) aportaciones habituales de Giménez en este esquema tan difícil para un delantero centro, sea este quien sea.
    Viniendo de la inactividad prolongada, sin disfrutar de los minutos que a otros les adjudican sin limitaciones. Valórese.
    Que Azón quizás debiera haber pasado por otras etapas antes de llegar al primer equipo (como defendía el otro día Alfonso) es muy probable. Que sin sus goles, penaltis provocados y su lucha constante para sus compañeros quizás se hubiera descendido en 2021… también muy probable.

    Estamos en febrero de 2022. En mi opinión, Iván Azón debería jugar más. Es listo y aprende rápido. Cada día es mejor, y hace mejores a los demás.
    Deseando que Sabin también aporte goles, que son muy necesarios. Por el bien del RZ.

    El equipo, está claro, se ha metido en un follón muy difícil de resolver.
    Un abrazo virtual para todos-as.

    1. Javier Hernández Aguirán

      Buenos días, Rubial
      No sólo no existe la clausula, sino que se fomenta la disensión
      La irrupción de Azón fue muy importante para no descender y, como aprende rápido, debimos procurarle una temporada de mucha participación en un recién ascendido o en un equipo puntero de Primera RFEF. Recordemos que saltó en vertical, de Tercera a Segunda División. Pero el periodismo alimentó la creencia de que Iván era ya una realidad y que estaba hecho. Y aquí nos encontramos ahora: pensando si darle minutos para que crezca, mientras el descenso nos amenaza, o si no dárselos por ese mismo motivo (y porque el resto de delanteros de la primera plantilla, nos gusten más o menos, están totalmente cocinados) y que se nos quede crudo por haber desordenado con él todos los tiempos.
      Rubio, por ejemplo, es el exacto caso concreto de Iván y si algún día le dan la oportunidad, nos daremos cuenta sin necesidad de explicarlo más.
      Abrazos mil

  3. Buenos días;
    Es bueno volver a leeros.
    En este huracán de negatividad, en este desastroso momento, en este «Titanic» zaragocista pocas soluciones se vislumbran ya y ninguna figura parece capacitada para coger el timón y llevarnos a puerto seguro.
    No se si los entrenadores de la cantera podrían hacerlo mejor que JIM, no se si Puche y Azón merecen mas minutos visto lo visto, no se si esta semana se va a vender el club tres o cuatro veces más, lo que si sé es que más vale que los de la planta noble empiecen a tomar decisiones o lo único que les quedará hacer será elegir las flores para el funeral.
    Ojalá este sábado devenga pronto en el próximo sábado, que sigamos teniendo el descenso a cinco puntos y que el león comience a rugir desde mucho antes de que el balón comience a rodar con la única voz legítima que nos queda, la nuestra propia, la de la afición.

    Un fuerte abrazo.

    1. Javier Hernández Aguirán

      Hola, Sergio
      Las decisiones de quienes tienen el 50’5% del club y son los únicos que pueden tomarlas por este mayoritario están tomadas: vender el club a Orlegi. Y Orlegi tiene la decisión tomada: comprarlo… si nos salvamos. Sólo queda salvarse y que nos preocupemos todos por conseguirlo
      Si lo hacemos, lo conseguiremos, y empezaremos ganando este sábado al Las Palmas. Tenemos bastante mejor equipo del que ahora mismo nos parece
      Abrazos y bienvenida tu vuelta!

  4. Buenos días. Da gusto leer crónicas y comentarios tan bien escritos y razonados. Respecto a Azón me gustaría saber cuanto han trabajado con él en la Ciudad Deportiva mejorando sus controles, regates y desmarques… El entrenador ha perdido el rumbo y el timón, hoy mismo debería estar Larraz al mando y no esperar a que pasen dos partidos más arrastrándonos. Esta historia ya se vivió con Iván Martínez y hay que tomar decisiones. Supongo que Larraz se fichó para ser un entrenador en la recámara.
    Abrazos resistentes.

    1. Javier Hernández Aguirán

      Gracias, Luis!
      He de reconocer que alguno no está mal, para estar escrito en plena madrugada… 🙂
      No sé si Larraz, quizá sí, pero JIM va a llegar al sábado porque el desgobierno del club así lo permite y porque no es tan fácil encontrar a un entrenador de garantías que sepa que si cumple la misión, llegará Orlegi (muy probablemente) e impondrá su estructura deportiva (muy probablemente)
      Ojalá ganemos el sábado, creo que podemos hacerlo, y aguante JIM hasta mayo, porque somos capaces de llegar a los 50 puntos con él
      ABRAZOS

Deja un comentario

Ir arriba