21h. GolTv y Movistar La Liga

El Zaragoza continúa su plan de fuga y repetirá once en la visita a un Sabadell de vida arlequinada

Están siendo días delicados para los supersticiosos. Felices, pero delicados. No se quiere mover nada de sitio, aún menos cambiar ninguna rutina que haya acompañado en las últimas dos semanas. O antes, porque en Albacete se cayó por un atropello que apenas -sólo en la puntuación- ha afectado al trance actual. El equipo viene tarifando y se sabe que los tres o cuatro próximos partidos -ganarlos todos o la mayoría de ellos- completarían un plan de fuga que a cualquiera nos hubiera parecido imposible hace seis jornadas. A cualquiera, menos a JIM: tres letras que dan nombre a un entrenador mayúsculo, con todo el abecedario del fútbol incorporado.  

Quizá porque nos hayamos empadronado en el trapecio desde principios de esta tormentosa temporada, la visita al Sabadell viene precedida de un redoble de tambores, mientras el altavoz retumba anticipando un ‘más difícil todavía’. Ya no se trata de ganar fuera de casa y de sumar dos victorias seguidas -en ambos casos, por primera vez en el campeonato-, como rezaba el desafío superado en Málaga. Aquí subimos la apuesta y hablamos de estrenarnos con dos triunfos consecutivos… lejos de La Romareda. Algo inimaginable hasta hace bien poco.

No parece la visita más complicada, ya que hablamos del peor local de la categoría… ¿O sí? Podríamos decir, retorciendo algo el juego de palabras, que la vida del Sabadell es arlequinada. Siempre lo ha sido por el diseño de su camiseta y, ahora también, por la doble realidad que converge en su presente: al título de anfitrión más amable para sus visitantes se une, en aparente paradoja, una racha notable de ocho jornadas sin conocer la derrota: dos victorias y seis empates.

Los números no siempre revelan toda la verdad. Ni ajena, ni propia. Del Real Zaragoza, por su parte, todavía dicen que es el peor visitante -igualado con el Castellón- y todos hemos sentido, desde la llegada del actual entrenador, que ya es capaz de competir con solvencia fuera de casa. Incluso antes de que lo lograra en Málaga. También fue el domingo una tarde feliz para el próximo rival, capaz de salir del descenso por ganar en Las Palmas: su adversario preferido de la categoría, le ha superado en la primera y en la segunda vuelta.

No lo será, ni en el peor de los casos, el Zaragoza. En pleno apagón del ciclo de Baraja, el equipo fue capaz de empatar a cero en La Romareda, pese a que, por entonces, el Sabadell venía de un fatídico cero de 15 en las cinco primeras jornadas de Liga… Sirva recordar aquel empate para tomar consciencia de que, quien gane, se llevará también el average particular de cara a un hipotético empate a puntos final. Todo suma y sirve cuando se huye de la muerte.

El Sabadell, igual que el Málaga, viene ordenándose con tres centrales, de la mano del ex zaragocista Antonio Hidalgo. Quizá sea el sistema que peor enfrente al 4-1-4-1 que propone JIM, ya que combina un exceso de celo atrás -ante un rival que apenas juega con un nueve- y parece desvestirse en la zona central, donde los movimientos circulares de Narváez y Bermejo crearán superioridades numéricas, para que Eguaras sepa filtrar pases que rompan líneas. Quizá en su espalda, donde se moverá el siempre peligroso Stoichkov, pueda concentrar su mayor peligro un Sabadell muy meritorio: por creer en un fútbol audaz y, sobre todo, por haber tenido la fortaleza mental y moral de seguir apostando por ella cuando los marcadores menos parecían legitimarla.

Ratón seguirá supliendo al lesionado Cristian -a quien se espera ya para el próximo partido, dentro de diez días, contra el Alcorcón- y todo hace indicar que JIM repetirá su última alineación. Bermejo, fatigado muscularmente, ha sido la principal duda en las horas previas, si bien pareció totalmente recuperado en el último entrenamiento. Vuckic, por fin, asoma en la convocatoria y se quedan fuera Larra, por decisión técnica, además de los lesionados Álvarez y Ros. Álvaro Vázquez, refuerzo invernal, apunta a titular en el Sabadell y tendrá una noche complicada si Francés y Jair sostienen su imponente nivel. Continúa el plan de fuga. Todo va mejor de lo previsto, pero hay que seguir enfocados en cada paso y no dejar de aguantar la respiración, al menos, durante los próximos cuatro partidos. Sólo habrá futuro si sostenemos este presente.

📷Alfonso Reyes

El posible 11 de JIM

Deja un comentario

Ir arriba