VA POR USTEDES

El Real Zaragoza, a lomos de unos imperiales Francés y Francho, se dedica su primer partido feliz en La Romareda y asoma desmonterado en los medios de la clasificación

✍️Javi Hernández (@SepiaHdez)

📷 Alfonso Reyes (@Futbolgrafo)

Debería estar prohibido que, ya desde jóvenes, no nos recuerden una vez a la semana que la mente es el músculo más poderoso del cuerpo. No es justo crecer sin manejar esa percepción y, en el mejor de los casos, tener que advertirlo siendo adulto y sin poder rebobinar la cinta de tu vida. El Real Zaragoza salió en Burgos, sin demasiada explicación futbolística, del laberinto anímico al que había caído tras nueve empates consecutivos y aprovechó la liberación para ventilarse a un Sporting de Gijón que sólo en los primeros 20 minutos pareció un equipo temible. La vida del león ha dado un feliz giro copernicano en menos de 72 horas. Dos triunfos consecutivos y primera victoria en La Romareda: por fin, todos son abrazos y ya no quedan traumas por superar. Doctor, denos el alta, por favor.

Sabemos pocas cosas, pero podíamos intuir que la primera victoria después de tanto tiempo llegaría -muy probablemente- con mucha más agonía que fútbol. Y que deshecho ese nudo marinero, volvería el caudal de juego perdido mientras la segunda alegría no se haría esperar. Así fue. Cuando la borrasca abandona tu cabeza y ningún fantasma te atormenta, te sientes capaz de casi todo… y es mucho más probable que logres cualquier cosa. Incluso dedicar a tu gente -y a ti mismo- una alegría en feudo propio, para terminar de levantarte del diván y mirar el futuro con la determinación y la confianza de los ganadores.

¿Eres abonado a leonsepia.com y no ves la crónica completa? No olvides estar logueado en la web, con tu usuario y contraseña, para poder leerla. Si no lo eres, puedes abonarte AQUÍ.

Hubo un factor mental indisimulable, pero el Real Zaragoza tuvo el mérito de ser sensiblemente mejor que uno de los rivales más potentes de la categoría, candidato claro a pelear el ascenso y que ya se divisa a sólo tres puntos de distancia. Quienes hace cuatro días se veían en Primera RFEF, porque este equipo no le ganaba a nadie -tampoco le ganaban, pero eso parecía que se lo estaban regalando-, ya estarán haciendo cálculos -con el pecho más inflamado que una paloma- sobre la distancia con el sexto y ensayando argumentos para defender que sólo un futuro nos espera: el playoff. Y ojo no aflojen el Almería y el Eibar…

LEONSEPIA ha nacido como jarabe para este tipo de virus, que sólo enloquecen y crean monstruos en la cabeza tan peligrosos como el que hemos sido capaces de superar en estos tres últimos días. Seamos estables y constructivos y estaremos más cerca del éxito. Es muy probable, por tres motivos monumentales -llevamos 12 jornadas sin perder, somos el equipo menos goleado de la categoría, junto al líder Almería, y el sexto mejor visitante- que asomemos arriba más pronto que tarde si cerramos con llave La Romareda. Sirvan estos dos meses -ya que los nueve años que llevamos no han parecido contribuir- para mantener la estabilidad emocional y saber que una temporada atraviesa varias veces las cuatro estaciones.

Estamos empezando a pensar que un ayudante de JIM se ha abonado a esta dehesa zaragocista y le hace llegar nuestras intuiciones en la previa, porque no es normal acercarse tanto a la alineación final cuando se juegan tres partidos por semana. Reconocemos nuestro pico de forma en esta suerte y sabemos que llegarán las jornadas en las que anticiparemos la titularidad de Cristian y pocas más, pero seguirá el Juego del Sepia porque nos hace pensar. Y quien piensa, evoluciona, aunque todos conocemos no pocos casos que niegan la teoría.

Borja Sainz jugó en lugar de Adrián, pasando James al interior y Nano Mesa a la banda izquierda. Petrovic sustituyó a Eguaras, Giménez a Azón, Nieto a un exhausto Chavarría, y la entrada de Fran Gámez por Lluis López devolvió a Francés al centro de la defensa. ¡Qué soberbio partido firmó el canterano! Algo más tibio -tanto de lateral como de central- desde que regresó de la última citación con la sub21, aquí se comió crudo a uno de los delanteros más imponentes de la categoría. Djurdjevic, igual que ocurrió con Borja Bastón, pareció un delantero menor y ya daba muestras de desesperación antes de llegar al descanso. Da la feliz impresión de que Francés es todavía mejor defensa cuanto mejor delantero tiene delante.

El partido arrancó desatado y las ocasiones se alternaron de área en área, en un intercambio de golpes que no parecía una gran noticia para quienes no tenían un ogro en punta. Giménez, estorbado por Babin, no pudo empujar un pase de la muerte de Sainz; Bogdanovic le quitó las malas hierbas a la base del poste derecho de Cristian -por suerte, por fuera-; James tuvo dos muy claras cerca del punto de penalti: con derecha no encontró portería y con izquierda se topó con Mariño. Y el Puma Rodríguez, compatriota de Yanis, también cruzó en exceso un cómodo disparo. En ocasiones la igualdad era indiscutible, pero el Real Zaragoza parecía más cómodo sobre el terreno de juego y demostraba haber recuperado muchas de sus constantes vitales: la presión alta de Francho y de James, reforzada por el alma de piraña Nano Mesa sin balón y por el esfuerzo infatigable de Giménez, ahogaba la salida del Sporting y permitía a los locales establecerse en campo rival.

Un gol no suele llegar en mal momento, pero es difícil que lo haga con una puntualidad tan revitalizante como lo hicieron los dos que en este partido celebró el Real Zaragoza. Borja Sainz, algo desconectado de sus compañeros en los primeros minutos, robó un balón enfrente del banquillo visitante, le propuso a Gragera un duelo al sol del que salió vencedor y, subido en esa ola de adrenalina, se atrevió con un disparo cuando Álvaro esperaba la asistencia en el otro palo. Gol. 1-0, cuarto partido consecutivo en el que abrimos el marcador.

El Sporting, que llegaba de tres derrotas y un empate, no supo metabolizar el golpe y apenas mostró poder de reacción antes del descanso. Sólo en el añadido, donde Petrovic vio la quinta amarilla y se perderá la visita a Las Palmas, rondó la portería de Cristian. En este tramo -y en todos- brilló Francho. Hace ya mucho rato que el canterano es mucho más que piernas jóvenes o el escolta de otro compañero. Si nos ponemos rigurosos, el Real Zaragoza se cayó futbolísticamente con su lesión con la Rojita y se ha venido recuperando con los cuatro soberbios encuentros que él ha sido capaz de completar en apenas dos semanas, tras recuperarse del sóleo. Jugador imponente en tu mitad de campo y en la contraria, sin balón y dominando el mismo, su recuperación en una carrera desatada del Puma Rodríguez y el taconazo que dejó solo a Borja Sainz -anulado por posición adelantada- son apenas dos postales deslumbrantes de una nueva actuación sobresaliente.

La segunda parte nació sin cambios -sorprendente en el Sporting- y con las pulsaciones mucho más bajas que la primera. Un rapto de poca -de ninguna, en realidad- deportividad visitante, al no corresponder el gesto de Petrovic minutos antes de tirar el balón fuera cuando un rival se dolía en el suelo, incendió a la grada y fue resuelta por Nano Mesa como podía temerse: patada destemplada a un rival y quinta amarilla. Tampoco estará en Gran Canaria. Dos minutos después, el canario corre al espacio un pase profundo de Francés y bate a Mariño en aparente fuera de juego… Nadie en la grada lo reclamó, porque en directo pareció evidente la posición adelantada, pero el VAR le dio a Mesa la misma alegría que ante el Mirandés. Aquí, por algún milímetro más, el talón de Bogdan lo habilitó. 2-0. Desde la temporada pasada, no nos veíamos en otra así.

JIM, tras varios partidos sin acierto en la suerte, movió el banquillo con diligencia. Eguaras y Bermejo sustituyeron pronto a Petrovic y a Mesa, para evitar segundas amarillas y para garantizar que volverán límpios tras cumplir un partido de sanción la próxima jornada. El Sporting hizo los suyos, pero pocó cambió. Francés siguió amargándole la tarde  a Djuka y Cristian sacó una muy buena mano a disparo de Berto. James se lio en un par de ocasiones -en una de ellas obligó a Jair a cargarse con una amarilla- y emborronó algo su muy buen partido. Azón y Zapater entraron por James y Giménez, mientras que Lluis nos abrochó con tres centrales en los ultimísimos minutos, entrando por Borja. Gámez también fue amonestado, en una decisión poco comprensible del colegiado, y -ahora sí- pasa a estar apercibido.

Los cuatro minutos de añadido se cumplieron sin sobresalto y La Romareda celebró su primera victoria de la campaña. No se jugó mejor que contra el Sanse, el Cartagena y hasta el Oviedo, pero se ganó y los resultados nos marcan la agenda. Bienvenida sea la victoria y bienvenidos sean estos tres días de alegrías que mejoran la vida. Un equipo que llevaba diez jornadas sin perder, no podía estar tan lejos de ganar, por más que nos quisieran convencer de lo contrario. Y un triunfo traería otro. El Real Zaragoza ha tirado abajo una puerta grande y ha logrado, por fin, dedicarse una victoria en su propia plaza. Va por ustedes.

REAL ZARAGOZA: Cristian Álvarez; Gámez, Francés, Jair, Nieto; Petrovic (Eguaras, 65), Francho, Igbekeme (Zapater, 84); Sainz (Lluís López, 88), Nano (Bermejo, 65); y Álvaro Giménez (Azón, 84).

SPORTING: Mariño; Bogdan Milovanov, Babin, Berrocal, Pablo García (Kravets, 78); Gragera (Berto, 63), Pedro Díaz; Gaspar (Nacho Méndez, 63), Villalba, Rodríguez (Campuzano, 78); y Djurdjevic.

ÁRBITRO: Iglesias Villanueva (Comité Gallego). Amonestó a Gaspar (25), Petrovic (45), Nano (59), Djurdjevic (67), Pedro Díaz (76), Jair (80) y Gámez (88).

GOLES: 1-0, min. 30: Sainz. 2-0, min. 61: Nano.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la decimoquinta jornada de Liga, disputado en La Romareda. 19.500 espectadores

4 comentarios en “Jornada 15. REAL ZARAGOZA 2- SPORTING 0. Va por ustedes”

  1. Buenos días a todos¡¡¡¡
    Como me gusta el párrafo del «juego del Sepia»… y su broche final… Ayer en el palco se celebró más el partido de Francés que la propia victoria… debían parecer el tío Gilito y familia. Partido espectacular de Francés y no menos de Francho que empieza a ser «el jefe», coincide con la ausencia de Eguaras y Zapater y la presencia «invisible» de Petrovic, que lástima no tenerlo con cinco años menos… Un jugador que parece que no está y que mantiene el equilibrio del equipo. Buena suerte en el siguiente «Juego del Sepia». Saludos a todos.

    1. Javier Hernández Aguirán

      Gracias, Luis!
      Manteniendo el espíritu constructivo que caracteriza a esta comunidad, dentro de no demasiado quizá podamos aspirar a futbolistas con la jerarquía de Petrovic y cinco años más jóvenes.
      El palco es un buen resumen social del broche final del párrafo del Juego del Sepia… Si han de vender a Francés, que sea por su clausula, porque vale de sobra esos 10 millones.
      Abrazo de gol. De dos

Deja un comentario

Ir arriba