19.00h. Vamos y Movistar La Liga

Terapia de choque

El Real Zaragoza, con varios chakras bloqueados por esta interminable racha de empates, visita Burgos con la certeza de vencer -por fin- el choque como única terapia. JIM refrescará el once: el poderoso Sporting espera en menos de 72 horas

✍️ Javi Hernández (@SepiaHdez)

📷 Alfonso Reyes (@Futbolgrafo)

La mente crea monstruos y si no los destruye rápido, éstos la secuestran y hacen su prisionera. De las crisis -y de las terapias- se sale… si eres capaz de identificar las causas y enfrentarlas. Cuando el periodismo podía elegir entre decir que el Real Zaragoza llevaba cinco partidos sin ganar o seis sin perder, escogió fatigar irresponsablemente la primera opción. Varias semanas después de esta cantinela insufrible, y de seguir sin ganar -y sin perder-, el conjunto aragonés convive con el vértigo y los bloqueos propios de quien ha estado tiempo escuchando que no vale para algo y que nunca será capaz de conseguirlo. Es muy probable que si se hubiera preferido enfocar lo que se venía haciendo bien, esta insoportable racha de empates se hubiera roto felizmente hace tiempo y que al Girona y al Mirandés -ya sin ese yugo- se les hubiese sostenido el marcador favorable. ¿Pero para qué ser constructivos cuando dividir siempre ha sido el negocio de las almas sin luz? ¿Cómo desaprovechar la ocasión de ir prefabricando la atmósfera necesaria para que si el futuro próximo se va complicando, se pite al campo y no al palco? Por suerte, las encuestas hablan de lo que el núcleo duro de nuestro gremio prefiere inhibirse: el 74% de los aficionados creen que destituir a JIM no es la solución (El Desmarque) y el 67% piensa que la directiva es la principal responsable de la situación actual (El Periódico). Nunca fue una idea saludable que club y la prensa principal de la ciudad compartiesen -directa o indirectamente- propiedad. Al menos -sabemos que el consuelo no compensa…- sirvió para que naciera LEONSEPIA y cientos de leones nos encontremos por aquí.

¿Eres abonado a leonsepia.com y no ves la previa completa? No olvides estar logueado en la web, con tu usuario y contraseña, para poder leerla. Si no lo eres, puedes abonarte AQUÍ.

JIM, consciente de que las llamas del incendio provocado ya calientan su puerta, trató de rebajar algún grado la tensión en la víspera rescatando las virtudes que este equipo menguante ha ido ofreciendo. Por muy buen comunicador que seas,  las palabras ya apenas aspiran a no alimentar la desazón. Sólo una victoria en Burgos sería capaz de ralentizar la bola de nieve ladera abajo en la que se ha convertido el análisis oficial de este proyecto deportivo. Para ello, más que en una sala de prensa donde suele estar impecable, el técnico tiene dos deberes pendientes: variar un 4141, que no le permite al nueve llegar a tiempo al área en la mitad de los ataques, y estar más acertado en los cambios durante el tercio final de cada encuentro.

Aquí se le conserva tanto respeto y agradecimiento a JIM como poca confianza en que varíe su 4141 de cabecera. No lo hizo la temporada pasada, cuando la irrupción de Peybernes invitaba a protegerse en una línea de tres centrales, ni lo ha hecho esta temporada, en la que el actual sistema y sus automatismos de juego siguen alejando al único delantero de cada escena de remate. Sí lo hizo ante la Ponfe, cuando apostó en la primera mitad por un 442 que pretendía presionar arriba con dos atacantes y a Narváez se le despistó el guion sin balón… Sin activos diferenciales por fuera, esta plantilla parece pedir reunirse por dentro con un rombo y dos delanteros, dando vuelo y profundidad por fuera a los laterales. O tabicarse con un doble pivote formado por Francho y Petrovic y apelar, delante de ellos, a los cuatro jugadores ofensivos que estén más encendidos en cada momento. Es muy probable que nos equivoquemos, pero no parece que vaya a ser el partido de ninguna de las dos alternativas.

El posible 11 de JIM

Se pide clemencia de antemano con el campito compartido. Nunca hemos ocultado que aquí aplicamos un método deductivo, porque creemos en las previas que intentan meterse en la cabeza del entrenador y no en los azulejos del vestuario. Hay ocasiones en las que convicciones te complican la tarde… El Real Zaragoza vive un presente que hace que su alineación sin susurros resulte indescifrable. Se advierte vivir un cambio de guardia en el mediocampo: con la irrupción de Petrovic, la recuperación de Francho, el paso adelante de Adrián y el enésimo amago de resurrección de James. Sin dejar malas sensaciones, al contrario, el no haber podido alcanzar la victoria con ellos en los dos últimos partidos -pese a estar más que cerca en ambas ocasiones- alarga sombras muy consideradas, como Eguaras y Zapater. Jugar de nuevo apenas 67 horas más tarde y que varios jugadores acabaron en las lonas contra el Mirandés –Igbekeme, Mesa, Gámez…- convierten la próxima alineación en un ejercicio de funambulismo mental.

Quizá sea el partido adecuado para que Eguaras y Zapater regresen a un once del que parecían inamovibles hace menos de dos semanas. Petrovic y Francho vienen de jugar un par de encuentros completos después de llevar un tiempo inéditos -por puesta a punto y por lesión, respectivamente- y contar con ellos en la última media hora del partido en Burgos los oxigenaría de cara al durísimo partido del domingo contra el Sporting -los asturianos llegarán al duelo con casi cinco días de margen y los aragoneses, con menos de tres-. Perdiendo el factor aéreo de Petrovic y con James exhausto tras 80 minutos contra el Mirandés, Adrián -sustituido al descanso, quizá precipitadamente- gana opciones para repetir titularidad si nuestros razonamientos, por ahora, siguen las huellas correctas.

Azón, en su columpio particular con Giménez, sería el elegido en esta ocasión y las alas que lo intenten alimentar son una incógnita principal. Borja Sainz y Nano Mesa fueron sus escoltas en Lugo, pero Bermejo y el canario lo han sido en las dos ocasiones posteriores -ante el Oviedo y el Girona-. Una opción a tener en cuenta, ya que ninguno de los tres -tampoco Yanis– parece adaptarse bien por izquierda, podría ser recuperar el denostado doble lateral y situar a Chavarria por delante de Nieto. Parece poco probable, porque afectaría el ánimo de varios soldados, pero no puede descartarse su vuelta si ningún centrocampista de banda se impone por ese costado. Un último factor a considerar: Gámez y Mesa están apecibidos y convendría, especialmente en el caso del lateral, que no viese la quinta amarilla contra el Sporting, porque le haría perderse por sanción la salida a Las Palmas -ahí tampoco estará Francés, por coincidencia con la sub21…-. Nano Mesa, en cambio, sería una ausencia más sensible este domingo contra los gijoneses, ya que Vada podría estar ya recuperado para el encuentro insular. Por ese motivo y porque viene de no poder terminar los dos últimos encuentros, no veríamos hoy con malos ojos su suplencia, aunque tras marcar su primer tanto es más que factible que continúe como titular. El Burgos viene de caer con estrépito en Tenerife tras un gran mes de octubre y su técnico Calero recuperará al afilado Juanma García, mientras se plantea abandonar el sistema de tres centrales que ha utilizado durante toda esta buena racha. Una racha, no tan buena e histórica, que quiere romper el Real Zaragoza con un suspirado triunfo que sería toda una terapia de choque, porque ganar el próximo choque -por fin- es la única y mejor terapia.

Revive los últimos directos de nuestro canal

Deja un comentario

Ir arriba