Stuani nos despierta a cabezazo limpio

El eterno goleador uruguayo empata, al final y sin oposición, un tanto de Vada, cuando un Real Zaragoza alternativo por obligación soñaba con escapar de esta prisión con forma de X

✍️Javier Hernández (@SepiaHdez)

📷 Archivo Alfonso Reyes (@Futbolgrafo)

Si en el futuro un futbolero de otra ciudad amaga con disertar sobre que hay empates y empates, echadle el alto y decidle que sois aficionados del Real Zaragoza: entre septiembre y octubre de 2021, nuestro equipo fue capaz de enlazar ocho igualadas consecutivas. Sólo si el suyo es el Orihuela, el Badajoz o el Leganés entenderá la desazón. Después de cortarle las ganas de lucimiento, decidle que tiene razón -eso siempe hermana- y que es cierto: no es lo mismo empatar contra la Ponferradina en La Romareda, viviendo un absurdo pacto de no agresión durante toda la primera mitad, que hacerlo visitando al Girona, reducidísimos por los descansos obligados y logrando abrir el marcador por primera vez en toda la temporada. Stuani, eterno goleador, salió media hora de su sarcófago para empatar, llegando al 90, un muy buen gol -colectivo- de Vada. Suplente y cambiado de vuelta por molestias a los 20 minutos de entrar, así de condicionado afrontó el encuentro el conjunto aragonés.

El empate volverá a valorarse como una derrota en tribunas y foros y, aunque dolió como tal -porque ya se sentía muy cerca la alegría que tanto se necesita y resiste-, no debería perderse en el fango destructivo que nos rodea el mérito de rozar el triunfo en casa de un rival diseñado para pelear el playoff y de hacerlo sin tu mejor goleador, sin tu mejor defensa, sin tu mayor corazón y sin tu mejor pie en el mediocampo. Sin mucho, pero con todo lo demás. Centrándose en lo que tienes y en quienes pueden estar. Mientras fuera unos cuantos preferían irse lamentando por adelantado, el Real Zaragoza compitió, amenazó, resistió, dominó, sufrió, golpeó y sólo cedió la victoria ante uno de los mejores goleadores del fútbol español de los últimos 15 años. Para quienes sólo les interesa resultado y clasificación desde la primera jornada -no se espera a ninguno por aquí, en todo caso-, que calculen cómo estaríamos en la clasificación con una derrota en lugar de con un empate…, por doloroso que éste haya resultado.

¿Eres abonado a leonsepia.com y no ves la crónica completa? No olvides estar logueado en la web, con tu usuario y contraseña, para poder leerla. Si no lo eres, puedes abonarte AQUÍ.

Estamos empezando a tener un porcentaje de acierto en los posible onces de JIM impropio de nuestra errática trayectoria en esta suerte. Hasta ocho novedades introdujo el técnico respecto a la alineación anterior y en la trabajada previa de leonsepia se anticiparon siete. Adrián, por un Vada que luego también se reveló al límite en lo físico, escapó a la predicción. La gran sorpresa en todo caso fue la suplencia de Francés -a quien aquí lo esperábamos de lateral- y que no jugó ni un minuto. Si no lo hizo tuvo que ser porque no pudo, como Eguaras, porque al equipo le hubiera dado un oxígeno vital que disputaran el cuarto de hora último.

Un Girona que venía encontrándose entró mejor en el partido que un Real Zaragoza muy alternativo y obligado a las rotaciones. Era un desafío saber mezclar de inmediato, porque un rival que penaliza las pérdidas te iba a obligar a ello, y el equipo fue creciendo en seguridad con el paso de los minutos. Jair, algo menos ubicado siempre que no le acompaña Francés, perdió la espalda en dos ocasiones casi consecutivas antes de entonarse y volver a completar otro notable partido: primero el demonio Samu Sáiz lo desaprovechó asistiendo a un poco hábil Bustos, para que marcara en fuera de juego; y, apenas unos minutos más tarde, Álex Baena hace un pase de la muerte que milagrosamente no encontró rematador en el área pequeña aragonesa.

A partir de un muy buen saque de esquina ensayado, que Chavarría estuvo a punto de facturar con una meritoria volea de izquierda -el balón golpeó desafortunadamente en Azón cuando Adrián se disponía a remachar el gol-, el Real Zaragoza comenzó a sentirse más confortable y a sostener la posesión en campo rival. Se regresó al 4141 de seguridad, como era de prever, pero Francho cada vez ayudaba más en el creación y Adrián se soltaba para convertirse en el necesario eslabón con la delantera. Un buen cabezazo suyo, tras progresión y centro por banda derecha, se marchó cerca de la portería de Juan Carlos.

Azón volvió a la titularidad y vivió un posgrado. No le ganó casi ninguna a los tres centrales del Girona, acaso una de las murallas más inaccesibles de la categoría, pero no se dejó de pelear una y la pugna vivida con Bernardo hará que su próximo marcador le parezca un regalo. Nano Mesa volvió a jugar por izquierda y una luxación en el dedo anular de su mano izquierda lo vitaminó en los minutos finales de la primera mitad. Firmó una conducción interior vertical de 30 metros que apenas pudieron parar al cuarto intento de derribarle y regaló un esfuerzo defensivo extraordinario, persiguiendo la misma distancia a Samu Saiz y robándole la pelota yendo al suelo y sin hacer falta.

Hubo un segundo gol anulado al Girona y de éste no sospechábamos salir indemnes… En la última acción previa al descanso, en lo que hubiera sido un golpe anímico durísimo para un Real Zaragoza que se estaba demostrando capaz de competir pese a las ausencias, Aleix García se lleva con el brazo un balón en la esquina izquierda del área visitante, antes de sacudir una volea imparable. En directo, no resultó sencillo de apreciar, pero Jair y Adrián se lo advirtieron al árbitro y el VAR atendió las alegaciones. Suspiro profundo y a vestuarios.

Se esperaba un regreso furioso del conjunto local, espoleado por el grito sordo de dos goles anulados durante el primer tiempo y atento a que el rival podía tener una mayor profundidad en su banquillo para el tramo final, pero fue el Real Zaragoza quien arrancó la segunda mitad con todas las luces encendidas. Azón centró un buen balón desde banda derecha, Bermejo hizo un control exacto y sólo un esfuerzo desesperado de Juanpe evitó que su zurdazo significase el 0-1.

Un cabezazo sin oposición del propio Juanpe a la salida de un córner y, justo antes, una muy buena conducción de Sáiz que Lluis López abortó -amarilla mediante- en la frontal activó al Girona, para que el partido entrara en un cierto páramo -apenas alterado por un disparo en fuera de juego de Mesa y por una arrancada de bisonte de Azón-, a la espera de la intervención de los técnicos con los cambios. Míchel recurrió a Stuani por Bustos y el efecto no fue inmediato. Sí se notó antes el doble ingreso decretado por JIM en el 67: Giménez empezó a ganar más disputas que Azón y Vada volvió a entrar iluminado desde el banquillo.

Le bastaron tres minutos para correr a celebrar que el Real Zaragoza abría por primera vez un marcador y se acercaba a un triunfo que amanse a las fieras. El gol fue un lienzo, para festejarlo así aunque no significara tanto: Petrovic filtra un balón a Mesa, que controla y gira sobre sí mismo como si fuera un discípulo de Nuréyev, para habilitar en profundidad a Gámez, éste centra atrás lanzándose al césped, Vada maniobra con la pausa de los que saben y le encuentra a la portería la anchura que tiene y pocas veces se le encuentra. Golazo y 20 minutos para salir de esta prisión con forma de equis.

Míchel reaccionó lo rápido que el drama le obligaba y agitó las bandas con Sarmiento y Ureña, quien estuvo a punto de encontrar el empate en una contra letal. El Real Zaragoza, bien anclado en el tranco lento y lleno de oficio de Petrovic e impulsado por la figura desbordante de Francho en la segunda mitad, supo contener las pérdidas en la zona central -salvo alguna excepción, claro-, sabedor de que el escuadrón de avispas que reúne el Girona en esa zona se alimenta de esas desatenciones. Con todo, era seguro que los locales, con las bandas renovadas y la pegada de Stuani -reforzado en los últimos minutos por el joven Pablo Moreno: máximo goleador histórico de La Masía…- iba a apretar en el ocaso del encuentró y ahí a JIM se le caló el motor.

[Nano Mesa dijo basta en el 79 y pronto Vada también sintió molestias. Cierto es que dos de los tres cambios que quedaban estaban condicionados, pero no se entendió la entrada de James, por más que replegarse en un 442 tenía mucho de acierto. Quizá Zapater -que asomó en el 88, tras el empate de cabeza sin marca de Stuani- y Francés hubieran abrochado el marcador favorable entrando en los diez minutos finales y sus físicos habrían resistido. Lo mismo que Eguaras por Bermejo, en lugar de Borja Sainz, para proponer un impermeable 541 hasta el triple pitido del árbitro. JIM lamentó la falta de acierto a la hora de cerrar el partido, pero no ayudó -salvo que ninguno de los tres estuvieran para ese rato- introduciendo a los futbolistas más expertos y garantistas en sostener victorias apretadas. Volvieron a escaparse dos puntos y, en esta ocasión, se tenían en la mano. Dolió como una derrota, muchos seguiran queriendo enterrar en vida a este equipo, que lleva dos meses invicto -¡no pierde desde agosto!- y ayer rozó la victoria sin su mejor goleador, sin su mejor defensa, sin su mayor corazón y sin su mejor pie en el mediocampo. Sin mucho, pero con todo lo demás; demostrando que la plantilla es bastante más de lo que se dice y que hay vida más allá de Narváez. Hay empates y empates… El de ayer sólo puede indicar una cosa: la primera victoria en La Romareda está al caer.

GIRONA. Juan Carlos; Arnau, Bernardo (Ureña, 73), Juanpe, Jairo; Aleix García, Bueno, Álex; Samu Saiz, Borja García (Darío, 73′) y Nahuel Bustos (Stuani, 64′).

REAL ZARAGOZA. Cristian Álvarez; Fran Gámez, Lluis López, Jair, Chavarría; Petrovic, Francho, Adrián (Vada, 67′ (Zapater, 88′)); Nano Mesa (Igbekeme, 79′), Bermejo (Borja Sainz, 88′) e Iván Azón (Álvaro Giménez, 67′).

ÁRBITRO: González Francés. Amonestó a Lluis López (54′), Fran Gámez (90′), Alex Baena (90+3′), Samu Saiz (90+7′) y Stuani (final del partido)

GOLES: 0-1 Vada, 71′; 1-1 Stuani, 87′.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la duodécima jornada de Liga, disputado en Montilivi.

4 comentarios en “Jornada 12. GIRONA 1- REAL ZARAGOZA 1. Stuani nos despierta a cabezazo limpio”

  1. Buenos días.
    Petrovic le dió mucho empaque al equipo, tiene mucha calidad, no tanta para el aficionado que está acostumbrado al regate o a los goles, pero si para el futbol real, la recuperación de los últimos minutos a una contra del Girona es un claro ejemplo, fue veloz, robó y sacó el balón jugado como si nadie se hubiera enterado. Me la jugaría con él los próximos partidos.
    Saludos a todos.

    1. Javier Hernández Aguirán

      Hola, Luis!
      Hay un detalle revelador. Petrovic, lento y algo torpe para la crítica general, nunca fue acosado por la presión rival si tenía el balón en su poder. El rival lo detecta como lo que es: un futbolista que es más probable que te supere una línea con un pase si vas a por él que recuperarle la pelota. Ya ha logrado la forma física necesaria que dan los entrenamientos y ahora le queda terminar de afinarse con la competición. Si juega tres o cuatro partidos seguidos de inicio, aunque no sean completos, nos va a dar un físico y un poso en el medio que nos hará crecer como equipo.
      Abrazos

    1. Javier Hernández Aguirán

      A mí me gustó Adrián ayer, Javier, y me parece un futbolista que tiene que ser importante en los próximos meses del equipo. Quizá hubiera aguantado unos minutos más en cambiarlo, aunque hubiesen sido cinco o diez, porque no daba la sensación de estar fundido todavía.
      Si subiera a la Ciudad Deportiva como antaño, le pediría una camiseta firmada para regalártela, como merece su mayor fan en esta jurisdicción 😉
      Abrazo, tocayo!

Deja un comentario

Ir arriba