ALFONSO REYES @futbolgrafo

EUGENI ES NUESTRO VALDERRAMA

La historia -ya no tan- reciente del Real Zaragoza tiene mucho de letra de ranchera. Tristeza, melancolía y dolor por un club, que se nos va llevando la vida mientras sus dirigentes miran a otro lado: a una distancia exacta entre su bolsillo y su ombligo. Es muy posible que la protesta con mariachis no venga por esta asociación musical, sino por la información creciente -adelantada ya a finales de junio por mi amigo @SepiaHdez en LEONSEPIA– del interés del Grupo Orlegi por hacerse con el club. Pero a mí me evocó ese otro vínculo también y la primera FUTBOLGRAFÍA de este nuevo álbum no podía ser otra.

Podíamos creer que la tarde en los banquillos sería más tensa para Natxo González, porque el Málaga llegaba en  caída libre (0-5  contra el Ibiza y 3-0 en Miranda) y porque su intempestiva salida al Deportivo de La Coruña no dejó el mejor recuerdo; pero esta imagen -de comienzo del encuentro- evidencia que el banquillo local es mucho más tenso e incómodo que el visitante esta temporada. Natxo parecía estar esperando el inicio de una película en el cine… y es posible que no quedara un músculo sin contraer en el cuerpo de JIM.

El 10 y el  8, incluso en el fútbol actual, nunca han sido dos dorsales menores en la historia de ningún club. Sabin y Eugeni fueron las principales novedades en la alineación ante el Málaga y los números que lucen en la espalda ya hablan del peso que se pretende que tengan en el equipo. Sabin estuvo discreto, quizá algo desubicado, y sin poder demostrar sus virtudes; pero Eugeni fue Valderrama y sí dio pinceladas de su calidad exquisita en el golpeo.

Me gustó esta imagen, captada durante un ataque del Real Zaragoza. Demuestra el partido particular que un portero juega durante los 90 minutos, estirando y tratando de tener a punto su físico para cuando el juego le exija su mejor reacción. Todo ello con la inmensidad de la grada al fondo, sin prestarte atención alguna, pero sabedor de que en algún momento todos esos ojos le mirarán a él.

El lateral derecho volvió a quedar huérfano, al no recuperarse a tiempo Fran Gámez, y Francés volvió a ocupar una posición que no es donde ofrece su mejor rendimiento. En esta ocasión, sólo podemos elogiar su rendimiento -defensivo y ofensivo- contra el Málaga. Impasable atrás, cargó con el peso del ataque durante toda la segunda mitad.

Sólo la presencia de Francho -retirado por un golpe en el tobillo- y de Eugeni, ambos sustituidos antes de comenzar, sitúan esta FUTBOLGRAFÍA al final de la primera parte y no al acabar el encuentro. Lamentablemente, es una composición de salida muy frecuente en una temporada en la que ya se acumulan 15 empates en 26 jornadas.

Volvieron las protestas contra el palco en La Romareda, en el minuto 32 de cada mitad, y cada aficionado lo hizo como mejor consideró. Quise fijarme en este doble mensaje, cuyo rostro no entra porque seguro que representa a más de uno: mensaje escrito sujeto con la mano izquierda y otro, mucho más contundente, dibujado con la derecha. Zaragoza merece más y no puede más.

Esta imagen me gusta especialmente y me resulta muy simbólica, al mismo tiempo. Con la luz atravesando la pelota e iluminando a Narváez, durante un muy buen control de éste. El colombiano, tanto en Ibiza como cuando salió al descanso contra el Málaga, parece haber escapado de la oscuridad que ha envuelto su rendimiento desde la segunda parte de la pasada temporada. Ojalá sea capaz de recuperar su versión más diferencial en lo que queda de la actual, porque será una ayuda de primer orden para asegurar una permanencia que hoy se prevé ardua.

En una acción, que quizá haya desaparecido de nuestra memoria, Jair peinó un centro que parecía mejor dirigido para el remate de Francés. El canterano así lo sintió y la FUTBOLGRAFÍA captura el instante exacto de su lamento y desesperación,  mientras el esquivo balón desaparece bote tras bote.

El empate llegó de penalti y el penalti tuvo su intrahistoria. Eugeni cogió la pelota nada más sancionarse; Álvaro Giménez, quien fue sujeto del mismo -nunca mejor dicho- reclamó lanzarlo… Ahí JIM intervino para que fuera Valderrama el encargado y me pareció más que correcto que el entrenador asumiera ahí la responsabilidad. A Álvaro no le sentó bien, pero luego fue el primer compañero en acercarse a abrazar al goleador.

Sirva esta imagen de cierre para subrayar que el balón parado tiene un nuevo dueño en este equipo y éste es Eugeni Valderrama. Podríamso decir, en una referencia a quienes vivimos el fútbol de los 90, que Eugeni es nuestro Valderrama. Su golpeo en faltas y saques de esquina es una garantía de peligro ante la portería rival y no hay duda de que el Real Zaragoza es hoy mucho más amenazante en esa faceta que antes de que se abriera este último mercado de fichajes.

2 comentarios en “EUGENI ES NUESTRO VALDERRAMA”

  1. La metáfora de las rancheras: melancolía y orgullo con un tono de lamento, por ese amor-desamor que funde el pasado con el presente.
    Así explica Alfonso la primera de las fotografías como previa al reportaje del partido en cuestión. En este caso una introducción que resume casi dos décadas con una sola imagen centrando el tiro en lo mollar, para ir luego a lo cotidiano: la pasión compartida por Francés, lo que antaño pesaban el 8 y el 10, la soledad y la caldera, ese contraluz en la cara de Narváez…

    Me parece un lujo visionar unas fotografías explicadas por el profesional respecto a la motivación al hacerlas, su intuición, o lo que su ojo interaccionaba con su cerebro en esos momentos. Incluso una reflexión posterior conectándolo con lo anterior.
    Se puede pasar por la vida sin entender de arte, como es mi caso, pero no impertérrito cuando te muestran La Columna de Apeles de Botticelli y te explican lo que significa. Fuera de pedanterías, a partir de aquel día se te abre un cuarto ojo a la hora de degustar el trabajo del artista (no escribo un tercero porque queda peor) más allá de los trazos maestros.
    A quienes no somos conocedores del arte de la fotografía nos descubre algunos básicos, y es también por eso que pocos comentarios pueden adjuntarse a su excelente sección. Salvo observar y disfrutar.

    Valga por tanto este por tantas Futbolgrafías pasadas y futuras a las que hemos dedicado y dedicaremos observación y disfrute. Desde ese habitual silencio contemplativo que hoy rompemos para reconocer su valor, más aún incardinado en ese sentimiento zaragocista que nos reúne a todos en torno al autor.

Deja un comentario

Ir arriba