Zanimacchia y su balón parado para levantar la excesiva bruma semanal

El Real Zaragoza visita el campo de minas que suele suponer el Alcorcón en su feudo (con la feliz excepción del 0-3 de la temporada pasada), apenas con la novedad del extremo italiano Zanimacchia y envuelto en la excesiva bruma que provocó la decepción del empate final en el estreno, contra Las Palmas

Decimos excesiva porque, hasta que Baraja debilitó el equipo con los cambios -quitando a Vuckic, sobre todo- y se agotó, en el tramo final, una batería aún a medio cargar -con uno más, sí-, el conjunto aragonés mostró virtudes, inusuales pero evidentes, que apenas se han valorado durante la semana

No es defensivo quien no propone ganar la posesión, lo es quien está interesado exclusivamente en defender. Existe un océano entre ambas orillas y en él suelen nadar los ascensos. El Real Zaragoza de Baraja quiere la pelota…, pero la quiere el tiempo justo y en el lugar adecuado: en campo rival y siendo verticales tras robo.

El Alcorcón, ahora dirigido por Meré, es un notable representante de esta propuesta reactiva. Se imagina un duelo lleno de recuperaciones, es decir, de pérdidas. Quien mejor sepa lo que hay que hacer tras robar, estará cerca de llevarse un partido donde la X en la quiniela es casi innegociable.

La enfermería se vacía, a excepción del enésimo inconveniente muscular de James…, pero Baraja prefiere ganar días de entrenamiento con Bermejo y Jair -quien va convocado-, para no perderles semanas por una recaída. Intuyo sabrá -y eso le engrandece- que con él no tendrán la misma paciencia quienes aún sufren la conmoción de nuestro fatal verano.

En la semana del elegante adiós de Kagawa -elegante, el suyo-, de la arriesgada cesión de Clemente al Logroñés y de la llegada del misil diestro Larrazábal, parece que Zanimacchia -un muy buen lanzador de faltas, entre otras virtudes- por Nieto -pasando Chavarría al lateral- será la única novedad en el once inicial… Salvo que el técnico sorprenda con un cambio que busque robustecer el doble pivote.

El Toro Fernández, lejos de su mejor condición física el sábado pasado, seguirá como opción ofensiva para la segunda parte, en una visita que siempre es una piedra en el zapato y que ahora, todavía en plena construcción física y táctica, resultará un desafío de difícil comprensión para los paladares más exigentes y, a veces, menos selectos.

📷Alfonso Reyes

Posible 11 inicial

Ir arriba