21.00h. Aragón Tv, GOL Tv y Movistar La Liga

Narváez vuelve a la isla y el Zaragoza, con la baja de Adrián, se exige un triunfo que sería un tesoro

La foto de portada de esta previa podría afilar maldades: así se le han encogido las porterías a Narváez en las últimas siete jornadas -no marca desde su balsámico gol en Logroño- o así de pequeñas las ve desde donde JIM le pide que juegue cuando el equipo defiende. No será Leonsepia el lugar en el que nos salpiquemos con ese humor -algo hiriente y, por momentos, autodestructivo- tan nuestro. La imagen  -Denominación de Origen Alfonso Reyes– preside porque convoca dos ingredientes que se imaginan protagonistas en el inminente duelo del Real Zaragoza: el delantero colombiano y el arco rival. Ojalá, aunque vaya a tener que ser con la sensible baja de última hora de Adrián, la visión ayude a cumplir la misión porque el Cartagena asaltó anoche la casa del Espanyol y costó conciliar el sueño.

El posible 11 de JIM

El encuentro, pese al escalofrío que todos sentimos al acostarnos, todavía se debería vivir con la siguiente leyenda: ganar como objetivo y puntuar como obligación. Vencer sería encontrar un tesoro en la isla y es un clamor que el equipo debe exigirse más ofensivamente, aunque no podemos confundir audacia con vértigo, ni fatiga con  impaciencia. Los 48 puntos siguen siendo una frontera vigente: los calendarios de Logroñés y Alcorcón conspiran a favor y, pese al diferencial triunfo de ayer, el Cartagena todavía tiene que puntuar en casa contra Almería o Girona para plantearse llegar más allá de esa cifra.

Podría parecer que estamos buscando que nos salven los demás. Al contrario, consiste en no condenarnos nosotros mismos por sentir que estamos aún peor de lo que en realidad estamos. Y no olvidar que si podemos apoyarnos en los empates es porque antes hemos sumado unas cuantas victorias. Seguimos surfeando un tsunami, llevamos más de siete meses haciéndolo y hay que resistir todavía dos semanas más. La calma, tensa pero calma, es la madre del mañana. Quien se atribule antes de tiempo será favorito para caer por el acantilado. Narváez lo quiso expresar con un malabar de difícil ejecución: «hay que estar tranquilos y con el cuchillo entre los dientes». La mezcla parece complicada, ciertamente. Los cuchillos se muerden en momentos de tan poca calma como cuando el capitán pirata ordena algún abordaje, pero sí es cierto que el presente es tan delicado que obliga a nivelar antagonistas, como son el nervio y la templanza.

El cafetero -algo descafeinado últimamente- era el claro hombre de la previa -por ser casi nuestra única esperanza goleadora y por regresar al que fue su campo la pasada temporada- hasta que el último entrenamiento nos sacudió con que Adrián causa baja en la convocatoria por unas molestias en sus traidores isquiotibiales -y pasa de inmediato a ser duda ante Castellón y Mallorca-. Titular indiscutible desde Fuenlabrada, su influencia en el juego era cada vez mayor, su liderazgo grupal parecía una garantía en un compromiso como éste y será imposible no acordarse de él si conseguimos un penalti a favor.

Daba la impresión de que JIM iba a hacer pocos cambios en la alineación, más allá de la casi segura entrada de Francés por Jair -más improbable sería que lo hiciese por Peybernes– y acaso el regreso de Francho en lugar de Eguaras, en uno de los pulsos internos más apretados que presenta la plantilla a día de hoy. El Toro cuenta también con opciones, reservando así la agitación de Azón para la segunda mitad y para el inicio frente al Castellón. En todo caso, la infeliz y sobrevenida detonación de Adrián sacude al plan en su centro de gravedad.

James asoma como el principal candidato a sustituirle. Ha sido su recambio habitual, como segundo punta, en la media hora final de los últimos partidos y, ante el poco tiempo de reacción, es difícil imaginar ajustes más estructurales. JIM tampoco es un aficionado a ello, se sabe. Podría ser una buena oportunidad para situar a Narváez como segundo punta y recuperar para la banda izquierda a Sanabria o a Chavarría. Y quizá, la más probable más allá del ingreso del nigeriano, sería recuperar el 4141 juntando a Eguaras, Francho y Zapater en un garantista triángulo central. Narváez deberá asumir la responsabilidad ante un hipotético penalti, ya que el soberbio nivel mostrado por Vigaray -desde su vuelta a la titularidad- hace  improbable que JIM apueste por Tejero.

Alegría, Atienza y Ros siguen sin entrar disponibles y el central canterano Javi Hernández entra en la convocatoria por el vacío de Adrián. Ni siquiera este movimiento alimenta la más mínima sospecha de que el entrenador maniobre apostando por salir con tres centrales. Recemos para que ningún apercibido –Narváez, Nieto, Bermejo y Jair– vea una amarilla y se pierda el decisivo duelo del jueves contra el Castellón. Parece que Pepe Mel -técnico del Las Palmas- va a apostar por un once muy ofensivo, acostumbrado como esta el conjunto canario a vivir entre la puerta grande y la enfermería. Digiriendo todavía el salto del Cartagena, la casa recomienda fijarse esta jornada en el Mallorca-Alcorcón y en el Leganés-Logroñés, ambos el domingo por la tarde. Ya profundizaremos en ello en cuanto pase nuestro partido, porque hoy sólo importa sumar -y, ojalá, ganar- en Las Palmas. Encontremos el tesoro en la isla, creemos que Narváez conserva los mapas.

✍Javier Hernández (@SepiaHdez)

📷 Alfonso Reyes (@Futbolgrafo)

Deja un comentario

Ir arriba