Pablo Díaz Stalla

REAL ZARAGOZA 98-04. CAMPEÓN Copas Del Rey 01, 04

EL NIÑO QUE TODO LO ENTENDÍA

¿Eres abonado a leonsepia.com y no ves la columna de Pablo Díaz completa?
No olvides estar logueado en la web, con tu usuario y contraseña,
 para poder leerla. 

Lasure: la mejor noticia para el zaragocismo en muchísimo tiempo

Permítanme comenzar con un gran protagonista del encuentro, aunque no jugara ni un minuto durante el mismo: Dani Lasure. Le conocí cuando él tenía 10 años y yo daba mis primeros pasos como entrenador en la Unión Deportiva Amistad. Aparte de las condiciones futbolísticas que tenía, que eran muchas, siempre me llamó la atención su inteligencia, su capacidad para asimilar rápidamente cualquier instrucción técnica, táctica o estratégica que le dabas. Se quedaba mirando, te escuchaba y el brillo de sus ojos te demostraba que lo había entendido. Su total recuperación del cáncer testicular es una alegría inmensa para todos, hace unos días tuve la oportunidad de decírselo en persona. Una vez recuperado, inscrito en la competición y dentro de una convocatoria, ya sólo necesita coger ritmo para poder ayudar al equipo sobre el césped. De haberlo tenido, ya en Ibiza podría haber entrado por Narváez, por ejemplo, cuando éste empezó a notar cansancio. Sin duda, es la mejor noticia en torno al Real Zaragoza en muchísimo tiempo.

Paco Jémez, el mejor antídoto contra la sequía… propia y ajena

Vamos al césped. ¡Qué buena primera parte jugó el conjunto aragonés! Si algo tenía claro antes del comienzo del partido, era que el resultado no sería un empate sin goles, por más que los de JIM llegaban con casi 500 minutos de sequía ante la portería contraria. A Paco Jémez le gusta que sus equipos asuman la iniciativa del juego y, para ello, suele aceptar y proponer muchos riesgos. Una filosofía con la que venía de lograr tres victorias -¡y 13 goles!- en los últimos tres encuentros. Pero el Real Zaragoza salió en Ibiza con las ideas claras y consiguió que, durante la primera parte, el rival ni se acercara a la portería de Cristian. Muy compacto en defensa, con continuas ayudas y anticipaciones, presionando la salida de balón local. Así llegó nuestro primer gol, donde un -por fin- reconocible Narváez roba el balón cerca del área rival y permite que marque Francho, tras una fenomenal finalización con la zurda.

Una primera mitad con las mejores sensaciones de toda la temporada

El equipo parecía otro en ataque, recuperando sensaciones que sólo ha tenido en los mejores partidos de esta temporada -Las Palmas, Sporting, Eibar-: cómodo con el balón, con la intención de correr tras robo y llegando al área rival con distintas opciones y buenas intenciones. También era previsible que el marcador final no fuese el mismo que el que lucía al descanso, porque el Ibiza iba a arriesgar aún más buscando más de un gol; pero estaba convencido de que seríamos capaces de aguantar y hacer daño en alguna contra. De hecho, las ocasiones las tuvimos y ahí pudimos sellar la victoria. La más clara fue un disparo cruzado de Borja, desde dentro del área, tras otro robo en el centro de Petrovic. Antes también pudo llegar: con un disparo de Azón desde la frontal del área, que no exigió demasiado al guardameta local y que quizá hubiera sido más peligroso de conectar con el desmarque de Narváez por derecha o de Vada por izquierda.

Una remodelación profunda para que JIM trate de arrancarlo

A partir de ese momento, el Ibiza se fue arriba a por todas, mientras el Real Zaragoza se hundió demasiado en defensa y ya le costó mucho robar. Cuando lo hacía, perdía rápido y no conseguía crear el fútbol de ataque que caracterizó los primeros 50-55 minutos de encuentro. Es una pena y nos deja una desazón imposible de disimular que, después de tanto bueno hecho, un mal despeje en el centro del campo y una estrategia no muy bien defendida eviten una victoria cada vez más necesaria y que, por las ocasiones creadas durante buena parte del encuentro, hubiera sido justa. Una hora después de este empate de sabor amargo, se cerró el mercado de invierno de fichajes y lo hizo con una rescisión (Yanis) y un fichaje en propiedad (Sabin Merino) casi sobre la bocina. El centro del campo se lleva casi todos los cambios de la profunda remodelación diseñada por Torrecilla, con seis salidas y cuatro incorporaciones en total. Si funciona o no, lo iremos viendo, pero no se puede negar que la dirección deportiva ha hecho una apuesta fuerte y ha cambiado la fisonomía de una plantilla que -a veces por falta de gol y a veces por no ser capaz de sostener marcadores favorables- no termina de arrancar.

2 comentarios en “EL NIÑO QUE TODO LO ENTENDÍA”

  1. Es un hecho muy común el de haber entrado alguna vez a una sala de cine sin saber algo o nada sobre la película que te dispones a ver.
    Hace muchos años me pasó con la inglesa “Sentido y Sensibilidad”, que creo se exhibía en el cine Palafox antes de dividirse en las salas actuales. Supongo que iría acompañado, pues no suelo acudir sólo, pero no recuerdo de quien.
    Lo que sí recuerdo es esa agradable sensación que se obtiene cuando entras sin mucha expectativa y sales del cine convencido de haber recibido una sorpresa positiva. Que después me llevó a conocer la estupenda novela en la que se inspira y a descubrir a su reconocida autora, Jane Austin.

    Y aplico lo dicho al artículo de nuestro respetado autor Pablo Stalla.
    Rezuma su escrito el sentido suficiente como para aliviar, desde el conocimiento y una vez más, nuestro juicio de aficionados para indultarlo de ingenuidad al comprobar que coincide con su diagnóstico.
    Contiene la suficiente sensibilidad como para declarar su cariño a aquel niño que todo lo entendía y que hoy, como hombre, ha pasado por un delicado momento del que todos hemos estado pendientes. Lasure vuelve a su profesión, es decir, a su vocación desde al menos sus diez años. Y junto a Pablo lo celebramos, somos más felices por ello y nos encanta proclamarlo alto y fuerte.

    Con los artículos de Pablo me pasa siempre lo mismo: son tan naturales, directos y claros que, aún sabiéndolo de antemano, cada vez que los lees…
    … ya saben, esa agradable sensación de haber recibido una sorpresa positiva…

    1. Javier Hernández Aguirán

      Qué sepas Rubial que yo tuve las mismas sensaciones con esa película: antes de entrar al cine, mientras la estaba viendo y una vez vista
      Pablo, como los grandes de verdad, nunca se da importancia y siempre supera las expectativas
      Abrazos

Deja un comentario

Ir arriba