Aragón Tv. 21 horas

¿Otra ronda o toque de queda? La ola actual recomienda responsabilidad y confinarse en Liga

Es tentador -y algo tribunero- llenar esta previa con mensajes similares a que un club de la historia del Real Zaragoza no puede permitirse tirar la Copa del Rey, que siempre es una oportunidad para quienes menos juegan… JIM lo dijo, porque es lo que debe decir. No estoy tan seguro de que un periodista también tenga que hacerlo. No seré yo quien celebre una derrota de mi equipo, pero tampoco gritaré eufórico si un gol nos hace avanzar otra ronda. Y no lo haré por pensar en la historia propia, en la que debe seguir viviéndose a partir de junio de 2021. Porque es exactamente eso lo que está en juego, desde hace ya unos meses y hasta dentro de medio año.

Cada partido que se desvía de esas huellas supone uno o dos entrenamientos perdidos en un momento clave del calendario -porque el nuevo entrenador no ha llegado hace tanto y porque este mes esta repleto de duelos directos- y, por más que se inflamen las rotaciones, implica desgaste añadido y posibles lesiones de todo tipo. Es muy difícil que esta noche Nieto, por ejemplo, no se vea obligado a jugar los 90 minutos, en una plantilla sin apenas efectivos específicos en banda izquierda.

Avanzar hasta los dieciseisavos, en un torneo que -por nuestra realidad empobrecida- llevamos más de una década jugando con la única expectativa de descubrir hasta qué ronda llegamos, nos haría sumar otro partido a nuestro físico exprimido -por una primera vuelta tortuosa- dentro de diez días, en un fin de semana sin Liga y que serviría de puente largo entre los dos duelos próximos, ambos a vida o muerte: Logroñés y Albacete. Esos hipotéticos 15 días de trabajo sin partidos permitirían una suerte de pretemporada, que termine de atornillar la propuesta futbolística de JIM y rearme físicamente al grupo, de cara a los dos próximos meses, donde nos vamos a jugar -nada más y nada menos- llegar con vida y esperanzas al último tercio del campeonato. Y lo escribo con tinta sepia, puesto que en esta competición, hace ya casi 17 años, viví probablemente mi noche profesional más feliz. Nota al pie: Dudo si la imagen la tomó Oliver Duch o José Miguel Marco, ambos ex compañeros en Heraldo de Aragón. Ruego disculpen mi inicio de Alzheimer.

Sólo menos imposible que levantar la séptima Copa del Rey de esta historia nuestra, que debemos priorizar para que siga existiendo, es acertar el once de JIM. Apostamos por rotaciones extremas, aunque quizá no lo sean tanto: James y Bermejo, por citar una de las opciones, podrían jugar un tiempo cada uno para sumarle minutos a sus respectivas puestas a punto. Ratón será seguro de la partida al no viajar Cristián por oportuno moscoso.

Tejero, quien iba a ser titular, causa baja por dar positivo en Covid. Ningún otro compañero ha sido alcanzado por el virus. Y ahí, ante el descanso  muy recomendable de Vigaray -quien se queda fuera de la convocatoria, además de Álvarez, Jair, Chavarría, Adrián y Narváez-, se abre una incógnita principal en la alineación. Lo más ortodoxo sería que Francés fuese lateral derecho y Atienza y Guitián formasen la pareja de centrales. Si bien, el regreso de Guitián a una citación, tras varias semanas lesionado, puede desaconsejar su titularidad y ahí se genera una ocasión para el canterano tocayo,  Javi Hernández -sólo compartimos nombre y apellido, ningún parentesco más-, y hasta a soluciones algo más creativas, como ubicar a Larra de lateral y mantener a Francés de central. Larra de lateral y Hernández con Atienza como centrales -entrando Guitian por este último en el minuto 60- sería mirar con los dos ojos al Logroñés y, desde aquí, se aplaudiría.

El centro del campo es la línea con más nombres habituales en la convocatoria, apenas Chavarría se ha quedado fuera. Zapater y Buyla deberían tener minutos desde el inicio, mientras que James y Bermejo -como ya se ha comentado-, podrían repartírselos. Según quién de los dos esté jugando, Buyla podría ocupar la banda o el doble pivote. La banda derecha será para Larra, salvo que ocupe el lateral y ahí puede abrírsele un hueco a Raí.

Raí, Vuckic, Larra, y hasta Guitián, podrían estar ante su última oportunidad de jugar minutos con el Real Zaragoza. No se entiende demasiado la decisión de prescindir del central -por más que la opción de Peybernes reforzaría la solidez atrás-, porque se diría que la plantilla escasea más de efectivos-con Chavarría como centrocampista consolidado-, en el flanco izquierdo que en el centro de la defensa. Será difícil encontrar un delantero con mejor currículo que Vuckic, pero lo será menos que, quien pueda llegar por él, supere su pálido rendimiento en las escasas oportunidades que ha recibido. Así se llega a este partido -el Alcorcón lo hace igual o muy parecido-: con medio ojo en el mercado y uno y medio en el viernes, contra el Logroñés. No son noches de Copa, vivimos -para seguir viviendo- en toque de queda.

📷Alfonso Reyes

El posible 11 de JIM

Ir arriba