TORO ACUÑA (parte I, 28′). Septiembre

Entrevista con TORO ACUÑA. Parte I (28')

¡UPS! ¿No encuentras, debajo de este párrafo, la primera parte (28′) de nuestra entrevista exclusiva con TORO ACUÑA?
No olvides ABONARTE a LEONSEPIA.COM para ello. Y si ya lo estás, acuérdate de acceder a tu cuenta, con tu usuario y contraseña,
para que aparezca debajo de este párrafo. 

Este contenido (párrafo de texto, archivo de audio o de vídeo) sólo está disponible para nuestros suscriptores. Abónate AQUÍ a LEONSEPIA

Este contenido (párrafo de texto, archivo de audio o de vídeo) sólo está disponible para nuestros suscriptores. Abónate AQUÍ a LEONSEPIA

2 comentarios en “TORO ACUÑA (parte I, 28′). Septiembre”

  1. Cuentan que José Luis Garci se empeñó en producir una película especialmente para ganar el Óscar de Hollywood. Pensó que el camino más directo era remover las emociones del jurado, mayoritariamente compuesto de veteranos rayando la ancianidad, y por ello el guión estaba repleto de frases concluyentes acerca del sentido de la vida. Para dejar un retrogusto agradable, el corolario principal tenía que lanzar un mensaje optimista remarcado en el propio título: que nunca es tarde para… volver a empezar.

    Si bien la vida es cambio permanente, es duro volver a empezar un nuevo proyecto, más aún una nueva vida. Pero eso no cuenta para la especial historia que nos relata Roberto Acuña, la cual es un continuo devenir de diferentes vidas sucesivas, que parece ser caben todas en una.
    La teoría dicta que quien no arriesga no gana, pero esa es la teoría, que no la práctica mayoritariamente aplicada. Por tanto, el hecho de jugársela una y otra vez denota una extraordinaria fortaleza mental tanto para confiar en uno mismo hasta el final como para inferir que las cosas siempre van a salir bien. Y nos desvela cuáles han sido sus motivaciones e incentivos.
    Para él trabajar con su padre, de albañil, era lo máximo. Para su familia lo era que él cumpliera su sueño de ser futbolista, creyendo en él antes que él mismo lo hiciera: la vacuna definitiva para andar por la vida venciendo al miedo y confiando en el futuro, centrándose solo en aquello que es controlable por uno mismo y disfrutando del esfuerzo en cada momento.
    En una serie de decisiones de cambio que sospechó y considera acertadas, sea para volver a Independiente, elegir al Real Zaragoza de Europa, dedicarse al fútbol playa o acabar comprándose hasta el agua, el energizante y las vendas para poder seguir jugando cerca de la cincuentena. Sin esa prisa o temor de quedar fuera de los circuitos de entrenadores que suelen condicionar la rápida transición de los futbolistas que pretenden desempeñar ese otro oficio.

    Acuña es nobleza y honestidad.

Deja un comentario

Ir arriba