La moneda no salió cara y el Zaragoza suplica a JIM un cambio valiente antes de que sea tarde

✍️Javier Hernández (@SepiaHdez)

📷 Alfonso Reyes (@Futbolgrafo)

El miedo mata y hace descender. Te va matando por dentro, hasta dejarte sin vida por fuera. Poco a poco, como cae la arena del reloj que te avisa de que el tiempo se acaba. El cementerio está lleno de valientes, se nos ha dicho para disuadirnos de serlo y despistando la mayor: nadie, por muy cobarde que sea, escapa de él. Eso sí, el valiente puede descansar en paz porque se atrevió a intentarlo. El Real Zaragoza sigue vivo -decimosexto y tres puntos sobre el descenso, a falta de diez jornadas-, aunque se ha comprometido la salvación con dos empates que desvelan a una ciudad entera: se priorizó no perder, cuando se necesitaba ganar. Uno, al menos.

Debió hacerse en Logroño, en especial en la media hora final, cuando entre Zapater y Narváez igualaron el marcador. Una vez se aceptó ahí un insuficiente reparto de puntos, que cerca estuvo Paulino de dinamitar, ayer sólo valía ganar -aunque fuera por lo civil- para que se desinflamaran algo las cuentas que a todos nos vienen rompiendo la cabeza. Se quiso más que en el Nuevo Las Gaunas, pero muy lejos de la convicción arrolladora que una final necesita. Las finales se ganan, se dice, y nosotros seguimos jugándolas tirando una moneda al aire. Venía saliendo cara en La Romareda, ayer no lo hizo y obliga a sumar donde no entraba en los cálculos hacerlo. 

El Zaragoza, su jugadores y su afición, necesitan que JIM sea atrevido. No serlo denota una falta de confianza en lo tuyos que contagia y reduce. No hay equipo valiente con entrenador cobarde y podría decirse que funciona también en la dirección contraria. Quizá no nos salvemos si lo somos, pero parece claro que no lo lograremos si nos resistimos a serlo. Los cuatro equipos con más miedo a bajar terminarán haciéndolo y, a falta de una reacción corajuda que esperamos que se produzca, ahora somos uno de ellos. El técnico llegó con fama de psicólogo y reanimó a un cadáver, pero ahora la psique le está jugando en contra.

La noche en la que el Real Zaragoza debía comerse por los pies a su rival, marcándole la cancha desde el pitido inicial y haciéndole sentir que la victoria sólo tenía un dueño, el Cartagena -ocho puntos en las últimas 21 jornadas y equipo más goleado de la categoría- comenzó dominando, insinuándose por banda izquierda y Cristian tuvo que negarle un zurdazo de José Ángel con una soberbia parada, que evitó que el drama progresase a tragedia.

Chavarría jugó en el lugar de Nieto y Francés dio un respiro a Jair, legitimando nuestra teoría rotacional -ver última previa- de los centrales de cara a los próximos partidos. Ojalá no se siga cumpliendo, porque JIM dé el paso que ya se implora y junte, el lunes en Fuenlabrada, a los tres centrales: en un 3412 que optimice y sea eficiente.

Peybernes debutó como pareja de Francés y volvió a firmar una exhibición defensiva, pese a ser él quien tuvo que acomodarse al perfil zurdo. Llamó la atención ese detalle, ya que el canterano parece más dúctil a esos ajustes. Se entendió desde la lógica de alternar las alturas de la línea defensiva y por acercar al más rotundo de todos a la porosa espalda de Chavarría. Algo áspero con la pelota en los pies, sobrecoge su precisión para ganar cada mano a mano al atacante que le reta. Su presencia mejora nuestra mejor zona, no se me ocurre mejor elogio… ni tampoco un motivo que contraindique convertirlo de inmediato en el guardaespaldas de Francés y de Jair.

Zapater y Narváez, acaso la sociedad ofensiva que puede procurarnos la permanencia, volvieron a encontrarse tras una carrera furiosa -con centro delicado de zurda sobre la línea de fondo- del capitán y muy imperfecto remate de cabeza del colombiano, quien llegó con toda la ventaja al impacto en la ventana del área pequeña. Era un 4141 algo mentiroso, con Francho defendiendo a la altura de Alegría en repliegue, Zapater pisando las baldosas del mediapunta con balón y Eguaras asumiendo mejor su responsabilidad en la salida del balón que contra el Logroñés.

Vigaray recuperó el tono perdido y taladró su banda con una potencia que nuestro ataque necesita, Chavarría parece mejorar pero sigue sin escapar de la tibieza y Alegría la va perdiendo con cada partido que pasa. De fibras lentas y pocas virtudes para el prototipo de nueve que la apuesta reduccionista de JIM pide, se diluye fuera de posición y llega tarde donde se espera que esté. Una asistencia desde la izquierda de Zapater, tras asociarse con Narváez, no lo encontró por la eternidad de una zancada. El 3412, por cierto, además de a los tres centrales y a Cristian, potenciaría a los cinco pasajeros de este párrafo.

Mejoraría a todos, en realidad. Incluso a Bermejo, a quien el gol esquiva, por centrarlo como enganche. En su bota derecha estuvo el triunfo a la hora de juego. Narváez, quien ejerció del líder que es durante todo el partido -y queda apercibido tras ver una amarilla por protestar-, supo controlar un servició preciso de Cristian y se deshizo de tres rivales en un brillante zigzagueo para habilitar y dejar solo a su compañero ante el portero. Bermejo llenó el balón de su pie menos hábil y lo envió muy por encima del larguero.

Al minuto se retiró Zapater, para seguir cuidando el desgaste de sus esfuerzos, y nos quedamos sin líder espiritual mientras nos tapábamos la cara con las manos por la clarísima ocasión perdida. Cuando debía venir el toque de corneta, llegó una cierta depresión. Rozaría el delito prescindir del capitán como titular en su plenilunio actual pero, si no es conveniente que juegue un partido completo, quizá podría salir al descanso y así acabaríamos los partidos con su ascendencia y dominio sobre el campo.

Lo sustituyó Sanabria, incisivo por izquierda y capacitado para ser titular cualquier día. Azón ingresó al mismo tiempo por Alegría, para avivar el debate y darle al nueve la exuberancia física que este 4141 -ojalá en retirada- necesita. No supo ser preciso en el giro de cuello en un buen centro de Zanimacchia, sustituto de Bermejo en el 79, pero resultó un demonio para una pareja de centrales, algo huérfana tras la lesión de tobillo de Datkovic justo antes del descanso. Adrián jugó algún segundo más de lo habitual. Te lo explican despacio y lo sigues sin entender.

No habrá muchos rivales, de aquí al final de la temporada, que concedan tantos espacios atrás como hizo el Cartagena, a quien la entrada de los temibles Rubén Castro y Gallar en los veinte minutos finales apenas revitalizó. Tampoco habrá muchos conjuntos más devorados anímicamente de lo que estaba el Logroñés el pasado sábado… Por eso todos nos acostamos anoche sintiendo que nos hemos dejado algo de la permanencia en estas dos últimas jornadas.

No negociaremos esos tres puntos, pero quizá ganar el partido contra el Mirandés -y el relato equívoco que se hizo de aquella victoria- ha hecho que no ganemos al Logroñés ni al Cartagena. Su falta de mordiente se tradujo en un disparo a puerta y nos generó una falsa sensación de comodidad. Creímos que en la resistencia encontraríamos la salvación, por pura decantación, y perdimos el colmillo que hubiéramos necesitado para atacar con decisión la permanencia en La Rioja y anoche.

Hemos de repensarnos y evolucionar la propuesta. No volveremos a repetir la nuestra para no generar fatiga ocular, pero no hay una sola razón que sostenga no hacerlo de inmediato. La temporada pasada todo encajó cuando, un mes después de que lo pidieran estas crónicas -cuanto todavía eran hilos en Twitter-, Guti abandonó la banda para formar un doble pivote casi perfecto con Eguaras. Víctor cambió su plan preferido y su Zaragoza despegó. Ya no hay tiempo para que JIM no lo haga. El equipo suplica tres centrales y dos nueves; dos carrileros, dos mediocentros y un mediapunta con gol: Adrián. Se lo merece, como gritó su padre contra Corea en Italia’90. Nos lo merecemos todos.

El Lugo se despeñó ayer en Gran Canaria -6 a 1- y se suma al baile alrededor de la hoguera. Logroñés, Alcorcón y Sabadell emitieron señales de vida, adelantándose para luego empatar en sus respectivos partidos; mientras el Castellón dejó herido de muerte al Albacete en el único duelo directo de la jornada. No podemos esperar que nadie nos salve, porque no va a ocurrir. Deberemos hacerlo nosotros: liberándonos del miedo, dejando de aguantar la respiración y de tirar monedas al aire, a ver si sale cara; atreviéndonos a cambiar, a ser lo mejor que podemos ser; y muriendo si hay que morir, pero desde la rebeldía audaz y no porque al reloj se le agote la arena esperándote. Seamos valientes y que el cementerio lo llenen otros.

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Vigaray, Francés, Peybernes, Chavarría; Eguaras, Zapater (Sanabria, 61), Francho (Adrián, 87), Bermejo (Zanimacchia, 79); Narváez y Alegría (Iván Azón, 61).

Cartagena: Marc Martínez; Antoñito, Andújar, Datkovic (Carlos David, 46), Forniés; José Ángel, De Blasis (Gallar, 70); Azeez, Cayarga (Teddy Sutherland, 81); Elady y Cristian López (Rubén Castro, 70).

Árbitro: Pulido Santana (Canario). Amonestó a Andújar (46), Narváez (54), Peybernes (73) y Cayarga (74).

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésima segunda jornada de Liga, disputado en La Romareda a puerta cerrada.

@Leonsepia

9 comentarios en “Jornada 32. Liga Smartbank. REAL ZARAGOZA 0- CARTAGENA 0. La moneda no salió cara y el Zaragoza suplica a JIM un cambio valiente antes de que sea tarde”

  1. Estoy asustado, muy asustado. No es una sensación nueva, llevo meses así pero es que queda poco, muy poco para que esto termine y no veo luz. En el fútbol todo es posible pero se me hace complicado pensar que vas a poder hacer en 10 partidos lo que no has hecho en toda la temporada, que vas a ganar a los de arriba cuando sufres tanto con los de abajo, esto ya lo he vivido antes y no tiene buena pinta. No entiendo porque sigue jugando Alegría, porque metemos tantos centrocampistas y no tenemos el balón, porque despejamos como si jugaremos en el recreo, porque Bermejo no la mete entre los tres palos y porque un rival foto nos hace tres ocasiones claras y tú apenas media. Espero que estéis mejor y nos animemos entre todos. Un saludo.

    1. Javier Hernández Aguirán

      Hola, Sergio!
      Me parece que todos estamos como buenamente podemos…
      El miedo es libre, pero un entrenador no puede transmitirlo y JIM lleva tres partidos haciéndolo. Por desgracia, en el primero le salió bien y nos ha salpicado en los dos siguientes.
      Hay un sistema que evolucionar y una mentalidad que recuperar. El reto es importante, pero sólo podremos superarlo -equipo y afición- con valor.
      Abrazos

  2. David Ramírez Aznar

    Como ya hemos hablado muchas veces, a JIM hay que estarle agradecido por aceptar venir aquí y resucitar a un muerto que ya incluso olía muy mal.
    Pero el paciente está todavía en la UCI enganchado al respirador, y las constantes se le van parando cada día más.
    Sin duda que necesitamos un cambio de sistema. Da igual el nuevo sistema, porque lo que está claro es que a los rivales se lo ponemos en bandeja. Una alineación de libro, cambios telegrafiados antes de empezar el partido, y así no podemos seguir.
    Que la dupla del partido sea Zapater-Narváez, debería preocupar al más pintado… Al pobre capitán solo le falta que en el próximo córner, corra a cabecearlo, ya que todo lo demás ya lo está haciendo, muy por encima de sus posibilidades. ¿Quién habría imaginado una subida por banda izquierda y centrando con la zurda un balón perfecto para el remate?
    El sistema tiene que cambiar, más que nada porque ya no solo no suma sino que resta. Alegría no llego a entender por qué no manda todo a la mierda, porque cada día se está volviendo más intrascendente pese a hacer el fútbol que entiendo que querían de él al ficharlo. Adrián, ¿expediente X? ¿sólo está para 3 minutos más alargue?
    En fin, no quiero acabar sin volver a decir que Eguarás merece, desde hace mucho, un paso por la grada, porque ya vale vivir de un pase que da bueno cada vez que el cometa Halley se aproxima a la Tierra.
    Si yo, que de esto entiendo muy poco, veo que no funciona nada de lo que está pasando ahora, ¿no lo ve nadie cercano al vestuario o al propio entrenador? Nunca es tarde mientras haya vida… esperemos no tener que lamentarlo en unos meses.

    1. Javier Hernández Aguirán

      Hola, David!
      Esperemos… Aún hay margen para reaccionar, pero no va a ser fácil liberarnos del conservadurismo que nos ha paralizado cuando debíamos ir a por dos rivales directos.
      Es lícito ser conservador, pero no es muy saludable serlo cuando no tienes nada que conservar… Para poder jugar con el calendario y la ventaja, para que te puedan valer los empates de aquí al final, tenías que haber ganado antes al Logroñés y al Cartagena. A uno, al menos.
      A mí me da igual el sistema siempre que nos sostengamos a partir de los tres centrales y dos carrileros. Puede ser un 3412, 3421, 352; con Alegría o Azón, con Alegría y Azón; con o sin Eguaras, con o sin Adrián… Cada variante tendrá su matiz y te valdrá para un partido u otro, o para los distintos partidos que se juegan dentro del mismo. Pero la estructura de tres centrales y dos carrileros ya no puede esperar más. Y recuperar la valentía, tampoco.
      Abrazos

  3. Nunca me hubiera podido imaginar al Real Zaragoza defendiendo un 0-0 en La Romareda. Menos aún en segunda división. Menos aún sin servir para nada. Menos aún a 10 jornadas del final. Menos aún contra un rival directo. Y menos aún jugándote un descenso.
    Será que la realidad supera, de nuevo, a la ficción.
    Lo mismo que tampoco imaginamos que un virus domine a la humanidad con tal virulencia y velocidad.
    Ambas realidades se han intensificado hace ahora un año, la primera quizás consecuencia de la segunda.
    Hasta pronto

  4. Buenos días. Simplemente comprobar que no has hecho alusión a lo fácil que te lo pusieron y ver que no habrá descuento en la siguiente suscripción…. jjjjj
    Todo se ha puesto muy bien esta jornada y ya sabemos lo que pasa en esos casos…
    Suerte y salud a todos.

    1. Javier Hernández Aguirán

      Jajaja!
      Quizá lo hubiera hecho si no me lo llegas a advertir previamente… Gracias por obligarme a tener las luces encendidas
      Vamos a ensayar también el camino contrario, a partir de ahora. Quien caiga en miedos comunes, pagará un suplemento en la próxima 😉
      ABRAZOS

      1. Hecho, pero creo que tenemos tantos miedos que muchos serán comunes… Ojalá disfrutemos esta noche y mañana sea un remanso de paz y felicidad. Por si acaso no pongas mucho suplemento… jjjj

        1. Javier Hernández Aguirán

          Jajaja! Ok
          En todo caso, tened en cuenta que algo habrá de cara a la próxima temporada…
          Estamos sosteniendo las tarifas iniciales, de cuando arrancamos sin podcast, Longás, streaming, palabras mayores… y tendremos que ajustarlo -con tacto, no os preocupéis- de cara a la próxima temporada

Deja un comentario

Ir arriba